Flechazo. Esa puede ser la palabra que defina por estos días embelezamiento del director de origen serbio Emir Kusturica con el expresdiente José Mujica.

Kusturica se encuentra en Uruguay desde la semana pasada filmando El último héroe, su documental sobre el líder del MPP, cuyo eje fue el día del cambio de mando del pasado 1° de marzo.

El jueves, Kusturica dio una conferencia de prensa en el Hotel Radisson donde argumentó las razones por las que cree que su película “será buena” y dio sus explicaciones sobre el personaje al que le rinde admiración.

Durante la charla con la prensa, el cineasta alabó el quinquenio de Mujica y dijo que era la única realización en la práctica de las ideas utópicas de los filósofos igualitaristas Jean Jacques Rousseau y el conde de Saint Simón.

“No ha habido otro experimento social como este que experimenté”, dijo Kusturica.

Más allá de lo acertado o exagerado del comentario, no es esta la primera vez que un extranjero llega a estas costas periféricas del mundo y se encuentra con una sorpresa que le rompe los ojos. En las primeras décadas del siglo XX diferentes periodistas, viajeros e intelectuales llegaron al Uruguay en plena etapa de reformas batllistas y se encontraban con un país que no existía en el resto del mundo. Lo que ningún extranjero había hecho hasta ahora es filmar una película sobre la supuesta excepcionalidad uruguaya.

Kusturica sostuvo en la conferencia que su carácter extranjero le otorga una óptica diferente a la de los uruguayos, que convivieron a diario con Mujica y que pueden tener críticas para con su gestión o una visión no tan idealizada del político.

Pero a Kusturica eligió no agregarle ese ángulo a su retrato. “Me interesa la mirada crítica, que debe existir en toda democracia, pero soy un idealista”, dijo el director. Más blancos y negros que grises.

La veracidad de un documental puede estar en juego cuando el protagonista del mismo es alguien tan seductor como un político que está acostumbrado a actuar en diferentes facetas de su actividad.

Por ejemplo, una crónica del 1° de marzo publicada por el semanario Búsqueda el pasado jueves consignó que al llegar de regreso a su casa el domingo luego de la entrega del mando, Mujica se quitó el saco y dijo sonriendo: “Ya me saqué el disfraz”.

Consultado por El Observador sobre qué porcentaje de lo que se verá es actuado, ficiticio, y cuánto real, Kusturica reaccionó diciendo que “no había actuación”.

“Lo filmamos realizando acciones: pensando, manejando su tractor, cocinando para su esposa, caminar, simplemente reproducir escenas que vive cada día”, dijo Kusturica.

Más allá de esto, reconoció que si el ahora senador fuera un actor de ficción “sería uno de los mejores”. “Su personaje y todo lo que su naturaleza esconde es un perfil sumamante rico. Tiene una personalidad muy fuerte. Se puede conectar muy bien con las personas, así que no hay mentiras en eso”, agregó. El carisma de Mujica cautivó al director serbio. Habrá que esperar a ver el resultado en la pantalla.

El Observador


 

La película de Kusturica sobre Mujica

Parte importante de El presidente de la gente, el documental que el cineasta bosnio Emir Kusturica dirigirá sobre el presidente José Mujica, estará centrado en las charlas que ambos mantendrán a partir de diciembre en la casa del mandatario. Así lo confirmó a El País una fuente de la producción de la película. “Kusturica tiene en la cabeza la convicción de que, sobre todo en este tipo de trabajos, mucho material va a surgir de las charlas. Tanto Mujica como Kusturica son fermentales cuando se ponen a hablar, y a partir de ahí se verá qué rumbo toma”.

Ayer se daba a conocer la noticia sobre el documental, informando que el ganador de la Palma de Oro en Cannes por Papá está en viaje de negocios (1985) y Underground (1995) se encargaría de llevar la historia de Mujica a la gran pantalla. Según pudo saber El País, el acuerdo entre el cineasta y el equipo de producción fue cerrado este fin de semana en la ciudad de Dranouter, en Bélgica, donde Kusturica se encontraba actuando junto a su No Smoking Orchestra. En esa ocasión subió al escenario con la camiseta de la Selección uruguaya de fútbol.

Julián Kanarek, Marcelo Carrasco y Andrés Copelmayer, uruguayos integrantes de la comitiva que representó al Ministerio de Transporte y Obras Públicas en Bélgica e impulsores de la idea original, cerraron el acuerdo en el que ejercerán de productores ejecutivos. “Marcelo Carrasco trabaja y ha trabajado con Kusturica en varias de las ocasiones en las que él ha venido al Uruguay”, explicó la fuente, agregando que la negociación entre el presidente uruguayo y el realizador bosnio “se articuló a través de nosotros, en contacto con los representantes de él en Latinoamérica. Esto empezó a hacerse hace nueve meses y se terminó este fin de semana. Se acaba de cerrar todo lo que tiene que ver con el acuerdo. Ahora se está en etapa de preproducción, y el grueso del rodaje empezará en el mes de diciembre”.

Abordaje.

La productora a cargo de esta coproducción entre inversores privados de Brasil, Argentina y Uruguay, será la compañía argentina K&S Films, responsable de proyectos como La historia oficial (1985), Plata Quemada(2000) y Kamchatka(2002).

La idea de filmar El presidente de la gente se le ocurrió al propio Kusturica luego de que, en los últimos tiempos el presidente uruguayo fuera noticia alrededor del mundo por su modo de vida austero, lo que le valió el título extraoficial de “El presidente más pobre del mundo”. Pero, más allá de esto, lo que captó el interés de Kusturica fueron sus ideales políticos y su manera de expresarse y acercarse al pueblo. “En realidad, lo que más le interesó a Kusturica fue la figura de Mujica desde el punto de vista de su discurso”, puntualizó la fuente.

Historia.

Uno de los trabajos más populares de Emir Kusturica es Maradona By Kusturica, de 2008. documental que el cineasta hizo sobre el astro del fútbol argentino. Ante la pregunta de si habrá algún punto de contacto entre ambas películas, desde la producción afirman que se trata de proyectos muy distintos ya que, obviamente, giran en torno a dos personalidades que pertenecen a entornos diferentes.

La historia, aunque repasará toda la vida de Mujica, pondrá su foco en sus años recientes como Ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, y luego como Presidente de la República. De hecho se espera que el estreno del film coincida con la despedida de Mujica de la presidencia.

Con respecto a la información histórica y de archivo, consultados por El País, desde la producción confirmaron que hay “un trabajo de investigación previa en el que ya se está trabajando”. K&S se encuentra desde hace meses recopilando material para acompañar las entrevistas de la película.

Sin intervención pública en el filme

Una de las principales interrogantes y que más interés suscitó al conocerse la noticia, va referida al posible vínculo de los productores con el Estado y a la eventual participación pública en la realización de un proyecto que, a priori, costará unos 3 millones de dólares en producción. Consultada sobre este asunto, la fuente aclaró que no va a haber ningún tipo de intervención del Estado en la película.

Asimismo, debido a la tarea que Kanarek, Carrasco y Copelmayer desempeñan como asesores de comunicación en el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, cuyo titular es Enrique Pintado, se aseguró que en su tarea como productores todos actuarán como privados y no como parte del Ministerio.

El País