Colectivos y artistas por los 43

SONY DSC

Con Fenómeno 43, artistas de México y otros países crean una obra en torno a Ayotzinapa

Para no olvidar y para mostrar que el arte es un hecho social y los artistas participan de él, hace unos meses siete profesionistas lanzaron desde Puebla una convocatoria particular para que artistas crearan una obra de arte de cualquier disciplina concerniente a la crisis social, política y económica del país, particularmente a lo sucedido aquel 26 de septiembre de 2014, cuando desaparecieron 43 muchachos de la Escuela normal rural Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Hoy, a más de siete meses de lo ocurrido en aquella comunidad de Guerrero, el proyecto que comenzó como una galería virtual se convirtió en la exposición “Fenómeno 43. Manifestaciones visuales para despertar a México”, en la que se reúnen 43 obras de distintos creadores del país y del extranjero, de edades y disciplinas diversas.

“Lo que quisimos fue causar un fenómeno, el cual surgió a partir de un acontecimiento difícil como lo fue la desaparición de los normalistas y los momentos de frustración, dolor, incertidumbre y hastío que ello causó”, señaló Xanath Hernández, joven diseñadora gráfica y miembro de este equipo conformado Samuel Segura, Manolo Jacinto, Juan Carlos Pinacho, Zeul Alonso, Ivón García y Marisol Castañeda.

La respuesta a la convocatoria, asegura ahora Castañeda, rebasó las expectativas del equipo por lo que fue necesario armar un festival que durará dos meses y que iniciará el próximo 14 de mayo con la apertura de la muestra, con fecha y lugar aún por definir.

Durante una entrevista, ambas coinciden que con Fenómeno 43 se intenta, ante todo, proponer un diálogo ciudadano que se nutre de la creación para detectar los errores y aportar las propuestas de solución. Así, explican que durante cuatro meses y medio que duró la convocatoria se recibieron 99 obras de países como Italia, Argentina y EU, así como de Puebla, Coahuila, Oaxaca, Guerrero, Morelos, Veracruz y el Distrito Federal, en el caso nacional.

Tras la selección de un jurado integrado por directores de museos, críticos, gestores, activistas, estudiosos y artistas como Erik Ramírez, Mariela Velasco, Antonio Álvarez Morán, Mely Arellano, Luis Calvo, Brahim Zamora, Elizabeth Flores, Oscar López Hernández, Beatriz Meyer, Alonso Pérez Fragua, Marcela Intani, Horacio Torres, César López y Enrique de Jesús Pimentel, se seleccionaron las 43 obras.

Entre éstas, se recibieron 27 pinturas, 18 fotografías, 15 carteles, nueve audiovisuales, cuatro caricaturas, cuatro collages, seis instalaciones, cuatro linograbados, cuatro xilografías, dos arte objetos, dos poesías, un bordado, una pieza dramatúrgica, una escultura y un fotomontaje.

La muestra, adelantaron Hernández y Castañeda, estará dividida en cuatro secciones delimitadas conceptualmente por el mismo número de colores: la zona roja con la temática del crimen; la amarilla en referencia a la efervescencia social suscitada; la negra, para referir a esa “cortina de censura” generada por el Estado; y la zona blanca, destinada a la propuesta social.

Destacaron que en el sentido de reflexionar de manera grupal, a lo largo de los dos meses que dure la exposición, ésta se acompañará de diversas acciones. Entre ellas, el performance “Vírgenes y diosas II. Piedras de memoria” a cargo de Violeta Luna el día de inauguración; una jornada de serigrafía y estampado, un taller de caricatura con Fernando Resendiz, lectura en voz alta con la participación de Isis Samaniego, Miguel Vélez y Paco Rubín; un taller para niños impartido por Marcela Intani en Improntalab, un taller de grabado con el artista Mario Martínez y otra charla más con escritores.

Particularmente resaltaron el apoyo que han brindado las universidades Iberoamericana y Autónoma de Puebla –a través del Complejo Cultural Universitario–, así como el Museo Regional de Puebla, que serán las sedes de la proyección de los documentales Voces de la Tierra y Un día en Ayotzinapa 43, ambos con la presencia de sus directores José Luis Reza y Rafael Rangel, respectivamente.

La jornada de Oriente

Algunas imágenes de Fenómeno 43

fenomeno_5
fenomeno_1
fenomeno_3fenomeno_2

 

 

 

 

 

 

 

fenomeno_4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fenómeno 43

El arte por Ayotzinapa

La noche del pasado 4 de abril, durante el foro informativo de la Caravana 43 en el Museo Nacional de Arte Mexicano (NMMA), el arte también sembró la semilla de conciencia.

Al estilo del colectivo artístico mexicano Taller de Gráfica Popular que utiliza el arte para promover causas sociales y revolucionarias, en la ciudad existe el Instituto Gráfico de Chicago (IGC), organización sin fines de lucro que busca mantener la tradición activista y crítica en el grabado.

El arte del IGC se imprimió como parte del programa de actividades en Chicago de la Caravana 43 de familiares de los estudiantes normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero el 26 de septiembre del año pasado.

El 4 de abril en el NMMA, integrantes del IGC como Eric García y Chema Skandal! realizaron grabados con motivos sobre la caravana, desde aquellos con rostros de algunos de los estudiantes desaparecidos y con la leyenda “Somos semilla”, de madres sosteniendo el retrato de sus hijos desaparecidos, hasta rostros de enmascarados con la mano en alto en señal de lucha.

El arte de IGC venía a tema con la misión de la Caravana 43 y su paso por EEUU: Crear conciencia.

Al foro realizado en el NMMA asistieron más de doscientas personas, tanto de origen mexicano, como norteamericanos, afroamericanos y hasta brasileños. Este evento marcó el término del segundo día de actividades de la Caravana 43 en la ciudad, que culminará este lunes su paso por la ciudad.

El objetivo es informar, dar a conocer de su propia voz, lo que ha sido la lucha.

Así mismo lo reiteró Omar García, uno de los estudiantes que sobrevivió a la masacre y que forma parte de la caravana, durante la sesión de preguntas y respuestas con el público que acudió al foro en el NMMA.

Omar García destacó que lo que estaban haciendo es “porque nos vimos obligados a hacerlo, no por querer figurar ni por querer ganarnos un nombre”.

Resaltó que, en ocasiones cuando personas se les acercan para retratarse con ello, su trato es descortés. “Mejor métanos en una jaula y paséenos por todo el país”, acotó.

García destacó que el objetivo de la Caravana 43 y de ellos, a título personal, es encontrar a los 43 estudiantes desaparecidos.

“Hemos tratado de despertar la conciencia de las personas, tratando de decir que tenemos que hacer algo”, agregó.

García dice que, los compañeros que sobrevivieron a la matanza, “están como si ya hubiésemos muerto”.

“Nos pudo haber tocado. Solamente nos salvó un poste, un auto, un autobús, los cristales de un autobús o porque no cupimos en las patrullas, y pensábamos que iban a volver por nosotros. No hay nada heroico en lo que estamos haciendo y eso lo tenemos que poner en alto. En esta lucha lo que más se quiere es humildad. Aquí no hay interés ni de los padres ni de los estudiantes. Todos tenemos que hacer algo para que se dé el cambio, para que esto cambie un poco, sin pedir nada a cambio”, reiteró García.

Tras el foro informativo, varios asistentes optaron por formarse para llevarse un grabado del IGCl, que en esos momentos, sumó en su mesa artística a el pintor Héctor Duarte.

Vívelo Hoy

 

También podría gustarte