Libros libres donde no hay bibliotecas

Curridabat cuenta con seis bibliotecas al aire libre, ¡sea parte de ellas y aproveche la lectura!

“Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida”, dijo alguna vez el reconocido escritor peruano Mario Vargas Llosa.

La lectura aumenta el conocimiento y pule la ortografía, por lo que es un hábito vital para el humano. Eso buscan aumentar los vecinos de Curridabat, que cuentan con seis bibliotecas al aire libre para leer de manera gratuita, accesible y en cualquier momento

Yuryvannia Sancho, directora de Cultura de la Municipalidad del cantón, afirmó que la iniciativa les ha dado muy buenos resultados en los últimos meses.

Desde la semana anterior se instauró una biblioteca al aire libre en el parque Central de la localidad.

¿En qué consiste?

En sectores como el barrio José María Zeledón, el parque del Prado, Pinares y el parque Central, la entidad creó una especie de cajones para que las personas depositaran en ellos libros que ya habían leído y pudieran tomar los de su interés.

“La idea es que las personas tengan una biblioteca al aire libre que no esté regulada por el método normal de una biblioteca, sino que puedan ir, obtener un libro, leerlo y poder devolverlo. Ha tenido muy buena aceptación”, afirmó Sancho.

La funcionaria aseguró que hasta el momento todo marcha bien, no hay registros de libros dañados y los vecinos procuran siempre mantener los cajones con al menos ocho libros, tanto para adultos como para niños.

“Los mismos vecinos se encargan de que si en algún momento no hay, ir a abastecer la biblioteca.

Tienen rotación, la gente lleva sus libros para reemplazarlos y uno de los lugares donde teníamos más temor era en el parque central pero la idea es poder apropiarse de los lugares públicos para transformar los espacios para la lectura”, añadió la directora.

Cualquier persona aunque no sea del cantón puede utilizar estas bibliotecas, siempre y cuando mantenga el compromiso de reemplazar el ejemplar que toma.

Si usted desea hacer donaciones de libros puede dejarlos en las propias bibliotecas o bien, directamente en la Municipalidad de Curridabat.

CR Hoy


 

“Biblioteca abierta” fomenta la lectura en el parque de Curridabat

Una especial caja ubicada en el parque del Prado en Curridabat se convirtió en una “biblioteca abierta”, diseñada para fomentar la lectura y recuperar los espacios públicos.

“La biblioteca abierta de Curridabat se ubica en el parque del Prado. Es una caja acondicionada con libros para las personas, sin pago, sin burocracia. Se espera que la gente pase también a dejar libros y que no los destruya. Es una iniciativa para que los ciudadanos recuperemos los espacios públicos y el civismo”, explicó Edgar Mora, alcalde de Curridabat.

Su funcionamiento es sencillo y solamente se debe cumplir con tres reglas para disfrutar de sus beneficios.

“La librería funciona de manera libre, la primer regla es que lo que es de todos no se roba, sino que se usa, la segunda regla es ser amable y cortés, lo suficiente para traer de vez en cuando un libro, y la tercera regla es que somos ciudadanos co-administradores, lo que significa, que si yo veo que hay un problema, algo no funciona, y lo puedo arreglar, me sienta libre para poder repararlo”, mencionó el alcalde.

Por último el funcionario expresó que el libro en sí mismo impone respeto a ser cuidado por todos los ciudadanos.

“La autoridad es como la belleza, es decir, está en el ojo del enamorado, los libros imponen autoridad, al libro, le concedemos la autoridad de enseñarlos algo, esa misma autoridad es la que protege el libro en un espacio libre como este”, concluyó Mora.

Teletica

También podría gustarte