Por NodalCultura
Con la presencia de a ministra de Cultura de Argentina Teresa Parodi, el canciller de este país Héctor Timerman y el secretario general de la Unión de Naciones del Sur, Ernesto Samper, se presentó la Bienal Internacional de Arte UNASUR (BIAU), que funcionará en el Centro Cultural Kirchner de la ciudad de Buenos Aires a partir del año 2017.
A partir de una idea del artista plástico Daniel Santoro, que fuera retomada por el secretario general de la UNASUR y a su instancia impulsada por la Argentina en la última reunión del consejo de jefes y jefas de estado llevado adelante en diciembre de 2014 en Quito, se decidió crear esta Bienal de artes visuales (pintura, escultura, fotografía, diseño, arte digital), como una acción concreta en pos de profundizar la integración cultural en la región.

En el marco de los festejos de la asunción del primer Secretario General de la UNASUR, Néstor Kirchner, el canciller argentino Héctor Timerman, quien como anfitrión abrió la presentación, señaló que “la cultura es una pieza esencial de la integración. Siempre fue el espacio de la resistencia y aportó las ideas y las ganas para construir algo nuevo”

Ernesto Samper, actual secretario general de la organización, llevó adelante la presentación de los propósitos y la forma en que se desarrollará la Bienal Internacional de Arte de UNASUR. Según su palabras “la bienal de Buenos Aires cumpliría varias funciones: en primer lugar sería una bienal de bienales, tendría la posibilidad de conectar las distintas exposiciones que existen actualmente dentro de la región. En segundo lugar, la bienal ingresaría al circuito de bienales internacionales, en el cual ya está el de la ciudad de Sao Paulo. En tercer lugar, sería una plataforma de los artistas suramericanos. Adicionalmente se constituirá como un verdadero taller de creación, como escuela y espacio crítico”. Señaló que a partir de este lanzamiento quedará conformado un equipo de trabajo que presentará la propuesta definitiva a al consejo de la UNASUR, que será llevado adelante por un director provisorio, que será nombrado por Argentina.

La ministra de Cultura de Argentina, Teresa Parodi, en primer explicó las características del Centro Cultural Néstor Kirchner que se inaugurará en este mes de mayo y será la sede de la Bienal hoy presentada. Destacó la importancia de la misma en términos de integración de los pueblos, aunque afirmó que “los pueblos nos hemos relacionado culturalmente siempre, aun antes de que exista la decisión política de crear y llevar adelante este tipo de espacios donde podemos decirnos de todas las maneras posibles, unos con otros, hermanados. Reconociendo nuestra identidad, nuestra diversidad. De hecho somos eso, somos nuestra cultura”.

Consultado el artista plástico Daniel Santoro, gran impulsor de la iniciativa según las palabras de Parodi, destacó la importancia que el calificativo de Internacional confiere a la Bienal. No se trata de instaurar desde el nombre un concepto prescriptivo como el de arte suramericano, que instala a los artistas de la región en una categoría instalada por el canon eurocéntrico. Esa distinción es esencial para Santoro, quien prioriza la integración y el encuentro por sobre ideas preconcebidas de identidad. Para él, la integración “Eso llevará tiempo. La bienal de San Pablo lleva 60 años y ya está instalada.El sistema internacional del arte es un tanto ‘chucaro’, pero con todo el apoyo político creo que se puede lograr algo interesante”

En relación con las políticas llevadas adelante para la integración cultural en los países de América Latina, la Ministra de Cultura de Argentina, Teresa Parodi, afirmó: “Estamos trabajando muy bien en todos los consejos en los que nos reunimos los ministros, no solamente la UNASUR, sino también en MERCOSUR por ejemplo. Lo hacemos en función de profundizar el intercambio, acompañando la necesidad que tenemos todos de que los caminos se allanen para establecer circuitos por los que circule la obra de arte, por donde circulen los artistas en nuestra región. Nosotros en particular llevamos adelante el MICSUR (Mercado de Industrias Culturales del Sur) que fue una de las primeras actividades que yo abrí como ministra, donde se plantearon en concreto las condiciones y necesidades de nuestros países para que justamente podamos encontrar los modos de favorecer esa circulación de los artistas y sus obras. Estamos trabajando con mucha convicción para lograrlo en este tiempo de cambio extraordinario de América Latina”