Chile se convirtió hoy en el primer país latinoamericano y el séptimo a nivel mundial en comprometerse formalmente a resguardar la propiedad intelectual de artistas audiovisuales, tras ratificar el Tratado de Pekín.

Representantes del gobierno depositaron este lunes el instrumento de ratificación en la sede de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI) en Ginebra, señaló el texto, difundido por la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon).

“Nos parece que es una decisión muy importante, pues este tratado reafirma este tipo de derechos de los artistas, permitiéndoles exigir que sean identificados como tales”, destacó el director de la Direcon, Andrés Rebolledo, quien encabezó por parte de Chile la ceremonia realizada en Ginebra.

Asimismo, el acuerdo evitará la mutilación de las interpretaciones o ejecuciones de los artistas y salvaguardará los derechos contra la utilización no autorizada de sus obras en medios audiovisuales.

Dicho tratado, que fue suscrito en Pekín, en 2012, permite incorporar a los artistas, intérpretes o ejecutantes de obras audiovisuales al sistema internacional de la propiedad intelectual, dando mayor firmeza a sus derechos patrimoniales y morales.

La directora general adjunta de la OMPI, Anne Leer, sostuvo que Chile “está tomando el liderazgo en la región” y que este tratado es “muy importante para los artistas locales y para la industria audiovisual”.

Rebolledo explicó que dicho tratado establece un marco jurídico internacional más claro que, en este caso, permitirá a los artistas chilenos consolidar su posición en la industria audiovisual, concediéndoles protección en el entorno digital y contribuyendo a salvaguardar los derechos de los beneficiarios contra la utilización no autorizada de sus interpretaciones en el cine o la televisión.

Una vez que entre en vigencia esta norma, por ejemplo, un actor chileno tendrá la certeza de que sus actuaciones no podrán ser utilizadas a nivel nacional o internacional en medios audiovisuales como el cine y la televisión sin que se cuente con su debida autorización.

Además, tendrá la posibilidad de obtener una participación en los ingresos internacionales de las producciones en las que ejerce su labor.

El Tratado de Pekín, que ha sido firmado por 74 países, y entrará en vigor una vez que 30 suscriptores del acuerdo hayan depositado sus instrumentos de ratificación ante la OMPI, constituyó el primer instrumento sustantivo en materia de propiedad intelectual acordado desde hace más de 18 años en el seno de esa organización.

Hasta ahora, seis países (Botswana, China, Japón, Eslovaquia, Siria y Emiratos Árabes Unidos) habían cumplido con dicho trámite.

El Mostrador