En una de esas invitaciones privilegiadas, en la cual miembros culturales neoyorquinos apuntan a sus pares boricuas isleños para coadyuvar a mejores entendimientos, se tiene que la Asociación Pro Cultura Hispánico-Puertorriqueña, que lidera la intelectual Carmen de Lucca, acaba de anunciar que se han descubierto cinco nuevas grabaciones en vivo, realizadas por la poeta inmortal Julia de Burgos, que presentará públicamente, el próximo mes de diciembre de 2015.

La emblemática reunión entre los doctores José Ramón Olmo Olmo y la Dra. De Lucca no solo incluyó establecer el lugar en el Parque Central donde De Burgos languideciera de un mareo en un banco de la 5ta. Avenida y la calle 105, días antes de fallecer como lo señalara en vida su hermana Angelina; sino que incluyó el espacio exacto donde perdiera el conocimiento metros adelante, antes de que rechazaran su entrada en el Flower Hospital, en 1953.

Las grabaciones bohemias aludidas incluyen textos leídos por Julia de Burgos de su propia inspiración, de su colega de entonces Ada Morales, y su compañero Olivo Muñoz Arce. Son unos ‘reel to reel’ de antaño leídos por Morales que insertan ‘Transmutación’, ‘Amanecida’ y ‘Noche de amor en tres cantos’. Están los poemas ‘Te quiero’ y el ‘Poema de la amistad’, signado por Ada Lee.

Siguen ‘Río Grande de Loíza’ de Burgos; ‘Canto a Rincón’ (1949) de Olivo Muñoz Arce, declamado por la poeta carolinense; ‘Poema de la íntima agonía’, a cargo de la autora; ‘Dadme mi número’, y ‘Pequeño viaje a Coamo’ de la poeta, dedicados a Minerva Muñoz, hija de Muñoz Arce. Las dos últimas inspiraciones con ‘Canción de la verdad sencilla’, declamada por Julia; y ‘Estrellita’, dedicada para Minerva Muñoz, declamada por Olivo Muñoz Arce.

“Esta obra fue propiedad de Juan Avilés, un boricua radicado en Nueva York por muchos años, presidente y miembro fundador del Instituto de Puerto Rico en Nueva York, quien tenía varias páginas manuscritas de Julia. Me las entregaría para que fuera el custodio y terminó con dos poemas y una carta de contribución de proyecto histórico-literario. De visita con Clemente Soto Vélez y su esposa Amanda, a casa de don Juan, este nos comunica que tiene una cinta magnetofónica con la voz de Julia; y que desea dejárnosla para que la escuchemos y pensemos qué hacer con ella”, expone Olmo Olmo.

Nadie tenía equipo para poner las grabaciones al día, hasta que Olmo Olmo las trae a Puerto Rico para contemporaneizarlas. Pasan más de diez años, se las entregan; y las lleva a Carmen de Lucca, una apasionada de la obra de Julia de Burgos.

“En adelante, me sentí elegida porque soy muy técnica y brego con tecnología. Lo primero que hice fue hacer todos los estudios para transferir este material a equipo moderno. Fue un trabajo intenso, lo llevé a un laboratorio, y cuando me entregaron el compacto pude identificar la voz de Julia. Se lo devuelvo a Olmo para que sintiera la misma emoción. Había escuchado un mínimo de Julia en la película de Ivonne Belén, y era una voz muy reconocible. La misión es mejorar la grabación con lo mejor de la tecnología para recuperar esa memoria”, apunta de Lucca.

Olmo Olmo añadió que al escuchar el material trabajado era como un para pelos, porque sentía a Julia cerca suyo.

“El propósito es producir una grabación que todos puedan escuchar como un cuerpo histórico. Mejorar la grabación y recoger el mejor sonido que se está trabajando ahora remasterizándose. Y, lo último es presentar la grabación con la publicación titulada ‘Papotito’, que son poemas escritos por Iris Consuelo Burgos, hija menor de Francisco Burgos Hans, y hermana menor de Julia. Sabemos que es necesario escuchar a Julia recitando poemas para revivir su memoria”, dijo De Lucca.

El Vocero