Banquete LGBT: arte por la igualdad

Los artistas invitan a un banquete especial

“La historia la escriben los vencedores. Deciden lo que recordaremos y lo que ocultaremos. Así ha sido con el eros masculino. Las pruebas del amor homosexual fueron discretamente suprimidas. El resultado de este engaño ha sido una polarización innecesaria de la sociedad y un sufrimiento, jamás reconocido, padecido por las personas que se enamoran de otras de su mismo sexo”.

Así reza parte del texto curatorial de El Banquete LGTB, que hasta el 9 de noviembre se exhibe en la Casa de la Cultura, institución que por primera vez alberga una muestra con esta temática. “El objetivo es visibilizar y poner en valor a los artistas LGTB bolivianos, que a través de su cosmovisión aportan con obras que se constituyen en base para la construcción del arte nacional”, afirma el curador Eduardo Ribera.

Al ingresar a la principal sala de exposiciones del céntrico edificio, uno se encuentra con una selección de artistas iconográficos de la historia del arte que fueron gais, lesbianas y transexuales, como Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Caravaggio, Frida Kahlo, Sandro Botticelli y Francis Bacon. Luego se puede apreciar seis microrretrospectivas de los artistas bolivianos Nadia Callaú, Alejandra Dorado, Ana Carola Vargas, Katia Crimson, Julio González y Roberto Valcárcel, quienes, además, escogieron una obra de un artista icónico LGTB, que sirvió de disparador para la creación de una nueva obra que completa su muestra.

Las propuestas
Julio Gonzales, que escogió a Leonardo Da Vinci, ofrece una mirada personal sobre la Gioconda. Son dos fotografías de dos personajes; uno representa a la Mona Lisa de Río de Janeiro y el otro a la Mona Lisa del río Piraí. Ana Carola Vargas escogió a Frida Kahlo y creó un cuadro que está relacionado con el background de la obra Las dos Fridas. Por su parte, Alejandra Dorado propuso a Francis Bacon e hizo un video con una cara desfigurada, mientras que Roberto Valcárcel escribió un texto inspirado en la obra de Caravaggio, junto a sus trabajos en los que predomina el texto como imagen, característica de la obra que el artista contemporáneo viene proponiendo en los últimos años.

La retrospectiva de Nadia Callaú, coherente en su afán por ampliar el debate del cruceñismo y la identidad, incluye La historia andando, un happening realizado en 2008 en el que 70 jóvenes lucen poleras con los nombres de diversos personajes y son saludados por el alcalde Percy Fernández.
Asimismo, en las paredes de la sala están pegados algunos de los 448 papeles amarillos en los que la gente manifestó sus sentimientos hacia esta tierra.
“Estamos en el siglo XXI y en Santa Cruz estos temas ya están dejando de ser tabú a la vez que los movimientos que buscan la reivindicación de sus derechos ya está en la agenda social. Este evento nació paralelo a la marcha nacional LGTB, que promueve el acuerdo de vida para que las personas del mismo sexo puedan tener las mismas oportunidad de formar una familia como todos los demás”, mencionó Callaú

Publicado en El Deber
También podría gustarte