Creado por chilenos, Casa Poli fue elegido entre los mejores 10 edificios de concreto en el mundo

A 40 kilómetros de Concepción, en una apartada península de la localidad de Tomé, se alza una edificación que, desde que se construyó en el año 2005, ha dado de qué hablar. Casa Poli, de los arquitectos Mauricio Pezo y Sofía von Ellrichshausen, fue ganadora de premios como la Mejor Obra en la Bienal Iberoamericana de 2006 y el Mies Crown Hall Americas a la mejor obra emergente de la década en 2014. Y hace unas semanas fue considerada por el diario británico The Guardian como uno de los 10 mejores edificios de concreto en el mundo. Según el crítico de arquitectura Rowan Moore –quien en 2014 resultó elegido como crítico del año en los UK Press Awards-, Casa Poli es una de las obras destacadas que se han construido a partir de este material, junto con clásicos como el Panteón romano o la iglesia Saint-Jean de Montmartre.

Ubicando a este edificio chileno en el puesto nº10 de la lista, el crítico pide perdón a arquitectos como Frank Lloyd Wright  y Oscar Niemeyer – a quienes designa como “magos con el concreto”-,  por no ubicarlos en el ranking.  Pero, explica Moore en el artículo del The Guardian, la última vacante va a la Casa Poli porque es “una casa en un promontorio donde las dificultades de acceso limitan las sutilezas en su construcción. El resultado es una estructura cuya pureza cúbica es compensada por una aspereza en su substancia, y donde las huellas de los moldes de madera en el concreto dan la sensación de una inusualmente exaltada cabaña de madera”.

Construida en un terreno de una hectárea en la Península de Coliumo, Casa Poli es una edificación cúbica de 180 metros cuadrados, rodeada de acantilados y un paisaje rocoso, que fue diseñada en diferentes niveles y con habitaciones que se adaptan dependiendo de su función como casa de veraneo o espacio cultural.

Publicado en La Tercera
También podría gustarte