Tercera entrega de los relatos ganadores del concurso Microcrónicas de las Calles Latinoamericanas

En Contexto
En los últimos días de Octubre de 2015 lanzamos tímidamente nuestro concurso “Historias en las calles latinoamericanas” para textos en formato de crónica que no superen los 1000 caracteres. Convocamos a escritoras y escritores de los 33 países de la región. El entusiasmo de nuestros lectores superó nuestras expectativas. Recibimos más de 300 obras provenientes de más de diez países de toda la región. El jurado internacional conformado estuvo conformado por Sergio Olguín de Argentina, Cristian Londoño Proaño de Ecuador y Marcos Daniel Aguilar de México. Las doce obras ganadoras serán publicadas en cuatro tandas de a tres, con nuestra actualización de los días viernes.

Digno funeral para sepulturero 

“Sepulturero” era el perro amigo de todos los feligreses de la catedral de Arauca, y de  los transeúntes que a diario se movilizaban por el lugar. Nadie supo de dónde llegó ni quién le puso el nombre, muy apropiado porque, invariablemente, acompañaba las misas de todos los difuntos y los escoltaba hasta el cementerio, regresando a su lugar de estadía frente al templo.

Murió de viejo. No valieron los cuidados con los veterinarios que le consiguió el cantante minusválido Giovanni Zapata, defensor de los discapacitados, tampoco los tratamientos médicos que le donaron. Lo interesante fue que “Sepulturero” tuvo el mismo trato de sus acompañados al cementerio: ataúd de madera con flores artificiales encima, responsos en la plaza Bolívar y cortejo fúnebre de a pie, como se acostumbra en la tierra del joropo. Fue enterrado en un espacio aledaño a una de las entradas del camposanto, y no hubo que decirle “descanse en paz”, porque en paz siempre vivió.

Yaneth Osses, Arauca, Colombia

Nací en Bucaramanga, pero hace 26 años vivo en Arauca, una región del llano colombiano, frontera con Venezuela. Tengo tres hijos, una de los cuales también escribe, y fue ganadora en el Concurso Nacional de Cuento, cuarta versión, y eso me enorgullece. La mayor es Comunicadora Social y en poco tiempo nos dará nuestro primer nieto. El menor es un varón que estudia diseño gráfico. Mi esposo es periodista y todo el tiempo hemos estado dedicados a todos estos avatares de las letras. Me gradué como Licenciada en Idiomas de la Universidad Industrial de Santander.
Entre otras cosas, escribí un cuento de la revolución de los comuneros para participar en las becas para santandereanos que promulgó la gobernación de Santander en el 2010, pero no clasifiqué. Ahora va a ser publicado por Editorial Magisterio, lo cual me hace feliz.
Estoy enamorada de las letras y del ejercicio de escribir, lo cual trato de transmitir en las aulas a mis estudiantes.


El coche es un mero accidente en La Habana

El coche es un mero accidente en La Habana que por milagro sigue existiendo a cuesta de invenciones y reinvenciones de un vehículo traído en la década del cincuenta. El conductor está de más, él sobra en el mundo biciclo donde la urbe circula y circula hasta no parar. La ciudad es un carrusel. Los cuerpos semidesnudos flotan por las calles como ángeles negros, ángeles morenos, ángeles trigueños, ángeles dorados, ángeles níveos, todos volando en bicicletas en un paraíso robado. Descamisados, pantalones ceñidos, pantalones súper cortos, blusas transparentadas, troncos humanos expuestos al sol, un enjambre de erotismo baña el aire para que no quede duda que el país se lleva en la piel, en el pecho, en las nalgas, en el contorno de las caderas que anuncian la primacía del cuerpo. Aquí la reina es la piel. El músculo su consorte. En La Habana no se le teme a la desnudez porque lo que se oculta es lo que se lleva adentro.

Benito Pastoriza Iyodo, 60, Nacido en Puerto Rico, vive en San Juan de Puerto; Saint Petersburg, Florida, EEUU.

Escritor puertorriqueño.   Sus libros publicados son: Prostíbulo de la palabra, Cuestión de hombres, Elegías de septiembre, Cartas a la sombra de tu piel, El agua del paraíso y Nena, nena de mi corazón. Su obra ha sido traducida al inglés y al portugués.


Lionel

“¿No tenés una moneda?”, dispara un tal Lionel, en lo que es menos un saludo o una presentación, y más la contraseña de una generación en Argentina. Lionel tiene 7 años pero parece mucho mayor. Guardan sus espaldas dos de sus hermanos, Gonzalo de 10 años y Cristian de 12. Se trasladan decididos y formando un triángulo equilátero, barriendo el campo visual de lado a lado. Hace ya un tiempo que vienen en tren desde Berazategui, para deambular y juntar algo de dinero en las cercanías de la Facultad de Humanidades de la Universidad de La Plata. “La Policía no puede entrar acá” –explica Lionel-, “además somos menores”, continúa, confiando un dato evidente. Dice que viven con una de sus abuelas y que este año dejaron de ir a la Escuela. No se decide a contar por qué. Solamente sonríen cuando les pregunto qué les gustaría hacer de grandes. “Andar en auto”, responde Lionel mientras cruzan la Avenida 122. La calle es como el desierto y, como decía un poeta, el desierto nunca se acaba.

Ignacio Piñeiro, 36, La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina

El autor es Abogado, Profesor Universitario de Filosofía Jurídica y estudiante en la Licenciatura de Filosofía de la UNLP. Ha colaborado en medios gráficos y radiales en la ciudad de La Plata.


Los doce textos seleccionados por el jurado son:

Aracataca y punto de Natalí Risso, Argentina
Días de cine, días de oro de Alexander Amézquita Pizo, Colombia
Digno funeral para sepulturero de Janeth Osses Barrera, Colombia
El coche es un mero accidente en La Habana de Benito Pastoriza Iyodo, Puerto Rico
El hombre que atrapó una calle de Reinaldo Cedeño Pineda, Cuba
Esas ganas de volver al pueblo de Romina Noelia Fernández Di Santi, Argentina
Guerra de Víctor Freyman Vargas Pedraza, Colombia
Hoy no es un buen día para vender de Orlando Saucedo Pacheco, México
De islas de Silvina Mariel Martínez Cabrera, Argentina
Las escrituras sobre la pared (I) de Cintia Mannocchi, Argentina
Lionel de Ignacio Piñeiro, Argentina
Noche Veinte de Juan Miguel Fernández Lucas, Bolivia

Medios de distintos países de la región se han hecho eco de este concurso de microcrónicas. Como comunicamos en anteriores publicaciones, una selección de los textos participantes serán leídos al aire en el popular programa radial argentino “La vuelta de Zloto”, conducido por Marcelo Zlotogwiazda, emitido de lunes a viernes de 16 a 19 hs (GMT -3). Más información sobre el programa en:http://www.amdelplata.com/index.php/component/grillaprogramacion/?view=detalles&id=62

Además de ello luego de conocerse los ganadores varios medios de comunicación cubanos se han hecho eco del concurso: Radio Cubana, Diario Sierra Maestra, y el sitio de la Unión de Periodistas de Cuba, entre otros.

Cada una de las microcrónicas recibidas permite que nos reconozcamos en nuestros relatos, en nuestros personajes, en lo que ocurre en nuestras calles. Nos permite vernos con nuestros propios ojos y demostrarnos que estamos mucho más cerca de lo que nos quieren hacer creer. Conocernos es una de las formas de la creación de identidad.

También podría gustarte