Argentina: “Crónicas Tumberas”, historias de teatro en cárceles

Ocurre teatro. Como todos los martes, en la unidad 46 del Complejo Penitenciario Bonaerense San Martín, construido sobre el mítico basural de Operación masacre. Un lugar feo, con una energía de mierda y un olor que descompone.

10 de diciembre de 2009, Día Internacional de los Derechos Humanos. No buscamos esa fecha a propósito, pero que la primera obra que estrenamos en la cárcel coincidiera con ese día nos obligó a dejar el ateísmo de lado por un rato.

Pelos recién teñidos, planchados o con peinados tirantes. Un calor agobiante. La policía nos miraba mal porque tanto movimiento la obligaba a trabajar más. “Linda idea la de ustedes de hacer teatro… Las presas de todos los pabellones quieren venir a ver la obra y si se cruzan se van a cagar a facazos…”, nos decía una penitenciaria.

Crónicas Tumberas, Las almas repudian todo encierro (Introducción)

 

La lectura de este libro de Carolina Iannuzzi ha de producir en cada lector los efectos propios de su personal experiencia de vida, es decir, que tocará en cada quien las perillas de los interruptores de aquellos sentimientos que sus vivencias hayan marcado en su sensibilidad.

Por eso, no se trata aquí de exaltar la calidad literaria ni la agilidad de la prosa que, por momentos, se convierte en poesía, ni tampoco los aspectos testimoniales pintados con colores vivos y con frecuente ironía, propia de quien se adentra en el dolor e inevitablemente se escapa por instantes con el humor ácido que evita desbocarse en la indignación.

En lo personal, me lleva a pensar sobre todo en la vocación de Carolina, pero no en la vocación artística, sino en la particularidad de esa fuerza que la impulsa a crear por vía del teatro esos momentos de libertad en la prisión.

Prólogo por Eugenio Raúl Zaffaroni

El sábado 16 de abril se realizará la presentación de “Crónicas Tumberas”, un libro que recopila anécdotas de teatro en cárceles escrito por Carolina Ianuzzi, docente en los penales de San Martín, Ezeiza y Devoto. Será en el Club Premier de Caballito, Campichuelo 472, a las 19 hs.

La obra de Iannuzzi se presenta como un golpe de realidad. Su palabra está en un equilibrio perfecto entre la sensibilidad y el relato fáctico, lo cual permite acceder a la experiencia de lleno, y así, recorrer los pasillos de los penales; cruzando los muros, compartiendo las más desbocadas furias y las más emocionantes alegrías. Pero por sobre todo, este relato deconstruye todos esos “otros” relatos: todo lo que se suele creer que sucede allí adentro. En lo que es generalmente pensado como un mundo en el que sólo puede existir la violencia, la autora muestra belleza, deseo, creatividad e ingenio. Ahí, donde imaginaríamos que crecer algo es imposible en tanta oscuridad, crea Luces Libres. Las anécdotas que acerca dan cuenta de que no existen límites para lo que puede hacer un cuerpo que vuelve a aprender a jugar. Reivindica al teatro como un lugar de acción transformadora, como una usina de revoluciones.

Todo preso es político, reza uno de sus subtítulos. Y también todo teatro es político. Entonces, Carolina Iannuzzi hace política en las cárceles. Y todos los revuelos que genera son pasos hacia la libertad.


 

La autora
Carolina Iannuzzi nació en Bs. As. en 1983. Es actriz y dramaturra. Está orgullosa de que al sufragio femenino en su país lo haya concretado una colega. Es madre, murguera, cocina rico y no tiene muy en claro si es de San Lorenzo o de Racing. Casi siempre se levanta de mal humor, pero después de unos mates se le pasa. Es la autora e intérprete del unipersonal de humor político “Amante Pueblo”. Le gusta Damas gratis y Led Zeppelin. Cuando no llega a fin de mes, pasa el cartel en peleas de bajo presupuesto. Sueña con ver el día en el que las cárceles no sean más para los pobres y tenga que cambiar de laburo.

 

También podría gustarte