Argentina: Artistas, editores y narradores en defensa de la literatura infantil

Inauguración de la muestra “Hasta la vida” en el ECuNHi

La muestra “Hasta la vida” recoge las ilustraciones y los textos recopilados por el Colectivo LIJ. Además se realizará el lanzamiento del sello editorial ECuNHi.

 


Manifiesto del Colectivo LIJ 

Somos escritores de literatura para chicos y jóvenes y estamos convocando aquí a ilustradores, editores, narradores, especialistas y otros trabajadores implicados en el género a fin de unir nuestra fuerza creativa y ponerla al servicio de cuidar y defender lo que tenemos, recuperar lo que habíamos conseguido y, por supuesto, concretar nuevos sueños.
Estamos convencidos de que la mejor manera de capear el temporal (esto que -para quienes suscribimos- es un ataque contra los bienes culturales) es fortalecer lazos y ser solidarios entre nosotros y con los sectores más vulnerables .
Queremos luchar:
– para que se reabran los programas inclusivos que ya se cerraron y para que no se cierren otros;
– para mantener dentro del presupuesto del Estado los subsidios que sostienen la actividad cultural en todas sus expresiones.
– para que continúen las compras de libros que no solo multiplicaron lectores y permitieron que la literatura llegara a hogares y a escuelas adonde de otro modo jamás hubiera llegado, sino que -además- favorecieron la labor de imprenteros, editores y muchos otros trabajadores en Argentina
Por todo esto y contra todo lo que ponga en riesgo los derechos fundamentales de la infancia, compartimos este espacio de compromiso, de solidaridad y de lucha.
¡Súbanse al bondi, allá vamos!


Por el ECUNHI

Hay lugares marcados por la muerte,

por historias que preferiríamos no

decirnos.

Y como las decimos de todos modos,

como las cantamos a gritos,

como las marcamos despacio,

con los dedos,

con los días,

ellas vuelven a mirarnos,

y en lugar de acabar,

empiezan.

En lugar de hablar de muerte,

dicen

vida.

A las orquestas juveniles (marzo)

El silencio no es

salud.

No cuando es mordaza.

La música,

en cambio, baja

hasta el fondo de la vida

y la levanta.

Sonido a sonido,

voz a guitarra.

Como hojas que suben a tocar la lluvia.

Y si está tejido

en la trenza de la música,

el silencio es

lo que debería ser siempre:

ese momento

en que la música

baja

hasta el fondo de la vida

y la levanta.

Márgara Averbach

 

También podría gustarte