Ratifican derogación de la Ley de Medios

En contexto: El 29 de diciembre pasado, el gobierno de Mauricio Macri firmó el Decreto de Necesidad y Urgencia N 267 por el cual se derogó la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (26522/09), y Argentina Digital; así como se produjo la disolución de sus autoridades (AFSCA y AFTIC) para unificarlas en un sólo ente, denominado Ente Nacional de Comunicaciones.

El debate por la ley conocida como «Ley de Medios» en la Argentina fue siempre  complejo, especialmente por el perjuicio que su completa aplicación hubiera producido sobre los conglomerados mediáticos, principalmente el Grupo Clarín. Una de las primeras medidas tomadas por Mauricio Macri al asumir su gestión fue el desmantelamiento de su aparato interventor y de la ley en su conjunto, bajo argumentos vinculados a la libertad de expresión y la transparencia.

Diputados ratificó validez del DNU que reforma la ley de Medios

El dictamen de mayoría fue respaldo por el interbloque Cambiemos, el interbloque Frente Renovador, el Frente Cívico de Santiago del Estero, los ex massistas, mientras que el bloque justicialista se abstuvo y el kirchnerismo votó en contra de la norma del PEN.

De esa manera, el gobierno de Mauricio Macri consiguió que se convalide las reformas a la ley de Medios que disolvió ASFCA y AFTIC, que fue reemplazado por un solo ente denominado Enacom, y cambio el artículo 41 que prohibía la venta de medios audiovisuales, y se eliminan las trabas para la integración de cadenas privadas.

La votación se realizó a mano alzada -es decir que no fue concretada en forma nominal- lo que abrió una fuerte polémica entre el oficialismo y el Frente para la Victoria que reclamó una reconsideración, lo que finalmente fue rechazado por el interbloque de Cambiemos.

«No nos dieron tiempo porque no estábamos identificados», se quejó el presidente del bloque del FPV, Héctor Recalde, quien aclaró que todo su bancada había votado en contra de la resolución que respalda el DNU.

El presidente del interbloque de Cambiemos, Mario Negri, dijo que este pedido «llega con delay porque el proyecto de resolución que convalida el DNU ya está votado».

En tanto, la líder de la Coalición Elisa Carrio le trasmitió a los kirchneristas: «Ustedes pueden pedir la reconsideración pero no la van a tener porque no tienen los dos tercios y nosotros no se los vamos a dar así de sencillo».

El debate concluyó con el retiro del Frente para la Victoria que también rechazaba un proyecto de declaración promovido por el massismo para adecuar la ley de Medios, que también fue objetado por el kirchnerismo que rechazó la reforma de esa norma eje central de su gobierno.

El DNU del gobierno fue defendido por el presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli, quien afirmó que este dictado fue dictado «de acuerdo a lo que establece la Constitución Nacional» y dijo que era necesario «realizar adecuaciones y tener un solo organismo».

Tonelli señaló que era «necesario superar los problemas que tenían estas dos leyes y sobre todo los desvíos en que estaban incurriendo los organismos encargados de aplicarlas” y resaltó que la AFSCA «era conducida por un militante político con falta de independencia e idoneidad».

Por su parte, el diputado de la agrupación La Campóra, Marcos Cleri, dijo que el tratamiento de este proyecto «es inválido porque la sesión se inició con 45 minutos de retraso por falta de quórum» y dijo que este DNU «concentra la comunicación, atenta contra la libertad de expresión».

En tanto, el diputado radical Luis Petri dijo que “intentan anular esta sesión por un retraso de quince minutos mientras que el día de la aprobación de la ley de medios el inicio se retrasó una hora y media» y dijo que este DNU «viene a corregir errores sustanciales de la ley de medios».

A su vez, el diputado del Frente Renovador, Raúl Pérez, defendió la decisión de su bloque de votar a favor del DNU porque la ley que estaba en vigencia «tuvo escaso interno en el Parlamento» y criticó con dureza la designación de Sabbatella como titular del Asfca al afirmar que fue «un funcionario mediocre».

Publicado en Telam

Diputados convalidó el DNU que derogó parcialmente la ley de medios

 

Tras un debate de varias horas, que por momentos se pareció a la discusión que en 2009 terminó con la sanción de la ley de medios, la Cámara de Diputados convalidó hoy el decreto de necesidad y urgencia DNU 267 firmado el 29 de diciembre pasado y por el cual el presidente Mauricio Macri derogó parcialmente lasleyes de medios y Argentina Digital y disolvió las autoridades federales de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Aftic) para unificarlas en el nuevo Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom).

La votación se realizó a mano alzada y contó con los votos favorables de los legisladores del oficialista Frente Cambiemos, del Frente Renovador -de Sergio Massa- y de peronistas del interior; la abstención del bloque justicialista -que agrupa a ex kirchneristas- y la oposición del Partido Socialista y del Frente para la Victoria (FPV). De esta manera, esos cambios quedan vigentes -para lo contrario hacía falta el rechazo de las dos cámaras del Congreso-; también fue ratificado el plazo de un año para que la comisión para la elaboración del proyecto de ley de reforma, actualización y unificación de las leyes de medios y Argentina Digital.

Curiosamente, la polémica se originó con posterioridad a la votación. Hubo gritos, reclamos de votación nominal (que permite identificar el voto de cada diputado) y lamentos por la derogación de la ley de medios; la controversia se extendió luego sobre una declaración impulsada por el Frente Renovador con una serie de propuestas para la comisión redactora de la nueva ley de comunicaciones. Antes de votar esa declaración, y luego de pedir la reconsideración de la derogación parcial de la ley de medios, los diputados del Frente para la Victoria (FPV) se levantaron de sus bancas y abandonaron el recinto.

La declaración propuesta por el massismo pide a la comisión redactora que incluya en el proyecto disposiciones «asimétricas que prevean medidas de competencia adecuada en la TV por cable» y llevar a «cinco años, prorrogables por otros cinco más» la prohibición para que las telefónicas accedan al servicio de televisión por cable, pero habilita la venta de las operadoras de cable; y sostiene que el Estado puede ordenar la grilla de canales de la TV por cable y garantizar el acceso a la producción independiente, entre otras cosas. El vocero del proyecto fue el diputado massista Alejandro Grandinetti, que antes de asumir como legislador fue conductor en LT8, una emisora rosarina del grupo Manzano-Vila, uno de los actores que sería beneficiado de esas eventuales disposiciones. Esta declaración tuvo 134 votos favorables, 14 negativos y 12 abstenciones, y la ausencia de los diputados kirchneristas.

En ese contexto y con quorum ajustado, también se convalidaron los DNU 13/2015 y 223/2016 que reformaron la ley de ministerios para ajustarla a la estructura de gabinete definida por el nuevo gobierno de Cambiemos. El decreto 13 también había modificado las leyes de medios y Argentina Digital al transferir al nuevo Ministerio de Comunicaciones competencias de las ex Aftic y Afsca.

Publicado en La Nación

Ratificaron DNU que modifica Ley de Medios y crea el Enacom

Los diputados aprobaron el decreto a mano alzada, de modo que no se contabilizó quiénes votaron afirmativamente, en contra ni quiénes se abstuvieron: de acuerdo con los argumentos expresados, el DNU fue rechazado por el Frente para la Victoria-PJ y referentes del socialismo y de Libres del Sur, entre otras bancadas opositoras.

El Frente para la Victoria solicitó minutos después, cuando ya se trataba el siguiente tema del orden del día, que se reconsiderara la votación para que fuera nominal, pero el pedido no fue tenido en cuenta.

La aprobación del decreto de creación del Enacom supone la confirmación de la entrada en vigencia de este organismo, para el cual Macri designó como responsable a Miguel de Godoy, en el marco de la modificación por decreto de los principales artículos de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y la de Argentina Digital, ambas impulsadas durante el gobierno de Cristina de Kirchner.

De acuerdo con el decreto aprobado, el 267, publicado el 29 de diciembre pasado, el Enacom -que controlará las licencias de medios audiovisuales y las telecomunicaciones- será un ente «autárquico y descentralizado», aunque funcionará «en el ámbito del Ministerio de Comunicaciones», a cargo de Oscar Aguad.

La resolución, además, establece la creación de una «Comisión para la Elaboración del Proyecto de Ley de Reforma, Actualización y Unificación» de la Ley de Medios y de Argentina Digital.

El diputado macrista Pablo Tonelli señaló que «no era conveniente sostener la politización de la conducción de la Afsca y de la Aftic, que iba en contra de la recomendación de la Corte Suprema cuando falló en contra del grupo Clarín» en la causa por la constitucionalidad de la Ley de Medios.

Al respecto, señaló: «La Afsca estaba conducida por un notorio militante político (Martín Sabbatella), que tenía una consecuente falta de idoneidad e independencia. Además, una auditoría determinó que 120 empleados de la Afsca aportaban parte de sus sueldos al partido Nuevo Encuentro».

Tonelli dijo además que durante la gestión de Sabbatella «no se cumplió con la asignación del 33 por ciento de espectro a los medios comunitarios» y que «se adjudicaron bandas de frecuencia sin coordinación con la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC)».

«Sólo se adjudicaron 5 frecuencias de FM. Se hicieron 42 concursos desérticos y se declararon 13 canales de televisión digital abierta», aseveró el legislador del PRO.

En cambio, el kirchnerista Marcos Cleri sostuvo que «este decreto pretende construir un discurso único que viole la libertad de expresión» y que «se avasalla al Congreso Nacional, no sólo porque no se lo citó, sino porque los directores propuestos fueron removidos», en alusión a Sabbatella y al exjefe de la Aftic, Norberto Berner.

Por su parte, el radical Luis Petri afirmó que «este decreto cumple con los requisitos formales y sustanciales» y que no se trató la creación por ley de la Enacom porque «el Congreso estaba en receso y estaba asumiendo un gobierno».

«Había necesidad y urgencia de dictar un marco regulatorio transitoriamente. Pareciera ser que la Ley de Medios tiene una categoría supralegal, que se necesitaran mayorías calificadas.

Si tanto les importaba, deberían haber modificado la Constitución», lanzó Petri, en alusión al kirchnerismo.

El legislador de la UCR señaló que «hay que dar la discusión política de esta ley», pero pidió «que el kirchnerismo rinda cuenta de la democratización de voces en la Argentina».

«Lo que en definitiva buscaban era desguazar un grupo de medios cuando quería democratizar la justicia en realidad la querían coptar. La Ley de Medios cumplió el fin ideológico de disciplinar a los medios que osaran pensar diferente al Gobierno anterior», dijo el diputado por Mendoza.

A su turno, el massista Raúl Pérez, integrante de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, por donde obligatoriamente pasan los DNU, confirmó su voto a favor en el recinto, aunque reclamó la discusión de una nueva Ley de Medios.

«Lo que nosotros necesitamos y además no estamos discutiendo hoy es que el oficialismo cumpla lo que el decreto dice: la constitución de una comisión redactora y bicameral en la sanción de una nueva ley de telecomunicaciones, de medios y de incorporación de tecnología», dijo el diputado del interbloque federal Unidos por una Nueva Argentina (UNA).

El Enacom tendrá «todas las competencias y funciones» que tanto la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual como la de Argentina Digital «asignan, respectivamente, a la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) y a la Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y las Tecnologías (Aftic)», establece el decreto.

• Sesión sin kirchneristas

El bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ se retiró del recinto en el marco de una sesión especial, al cuestionar la votación de un proyecto de declaración al que, según señaló, no tuvo acceso y luego de que le rechazaran un pedido de reconsideración para que la votación del DNU de creación del Enacom fuera nominal.

Ya sin los diputados kirchneristas en el recinto, la Cámara baja aprobó también el decreto 13 del año pasado, mediante el cual se modifica la Ley de Ministerios -ley 22.520- y el 223 de este año, por el que se cambia el nombre del Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable por el de Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable.

También se aprobó una «expresión de la más rotunda condena a la oleada de atentados terroristas que se han producido en Bruselas, Bélgica, y en diversas ciudades de Medio Oriente perpetrados por seguidores del autoproclamado Estado Islámico».

Asimismo, se aprobaron los decretos de facultades delegadas relacionadas con impuestos 276 -régimen especial para el biodiésel-, 275 -empleadores titulares de establecimientos educativos de gestión privada- y 355 -champán-.

• Nuevos auditores

El radical Jesús Rodríguez, el massista Gabriel Mihura Estrada y el camporista Juan Ignacio Forlón juraron como auditores de la Auditoría General de la Nación (AGN) por la Cámara de Diputados, en la misma sesión en que se aprobaron sus designaciones.

La AGN funciona con un presidente (por ley debe pertenecer a la oposición del Gobierno y en este caso es el peronista Ricardo Echegaray), tres auditores por el Senado (el radical Alejandro Nieva y los peronistas Javier Fernández y Vilma Castillo) y tres, por la Cámara de Diputados, designaciones que estaban pendientes.

Antes de nombrar y hacer jurar a Rodríguez, Mihura Estrada y Forlón, la Cámara aprobó una resolución para dejar caer las designaciones de Forlón y de Julián Álvarez, también de La Cámpora, y sus respectivas juras realizadas el 4 de noviembre del año pasado.

Estos nombramientos habían sido cuestionados judicialmente por la oposición al gobierno de Cristina de Kirchner, por considerar que se pretendía designarlos «de manera extemporánea», es decir antes de que vencieran los mandatos de ocho años de los auditores peronistas Vicente Brusca y Oscar Lamberto, y del recambio parlamentario del 10 de diciembre.

La bancada kirchnerista insistió este miércoles con la propuesta de Forlón, recordando que a su criterio le correspondería legalmente proponer a dos representantes, por considerar que es la primera minoría de la Cámara, al contar con 79 de las 257 bancas.
El oficialismo, en cambio, interpreta que el interbloque Cambiemos (conformado por los bloques del PRO, la UCR y la Coalición Cívica-ARI), al contar con 82 diputados, es la primera minoría de la Cámara baja.

El massismo, en tanto, cuenta con 23 diputados si se lo considerara como bloque y 36, como interbloque.

Con la jura de Mihura Estrada, el massismo consiguió este miércoles un lugar en la AGN, un organismo de control administrativo y financiero del Estado que depende del Congreso.

Mihura Estrada fue jefe de Gabinete de Asesores de la gestión de Sergio Massa como jefe Gabinete del Gobierno de Cristina de Kirchner (de 2007 a 2009) y se desempeñó como gerente de Asuntos Jurídicos, cuando el tigrense era director de la Anses.

Rodríguez, en tanto, fue el último ministro de Economía de la Presidencia de Raúl Alfonsín durante unos meses y se desempeñó como diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires durante los períodos 1983-1987, 1987-1991, 1993-1997 y 1999-
2003.

Forlón, por su parte, se desempeñó como presidente del Banco Nación durante la presidencia de Cristina de Kirchner.

Publicado en Ámbito

 

También podría gustarte