Bolivia: La festividad El Gran Poder recorrió las calles de La Paz

Más de 40 mil bailarines participan el sábado, en 67 fraternidades, que lucieron sus mejores galas en la fastuosa entrada en honor y devoción al Señor Jesús del Gran Poder, que se realiza cada año en la ciudad de La Paz y que recorre gran parte de las céntricas calles de esta urbe.

El evento, que inició al promediar las 07.00  y extendió hasta la madrugada de este domingo.

En la entrada participaron músicos, fraternidades de Kullawada, fraternidades de diablada y thinku. También se presentaron otras danzas como wacas, doctorcitos, waka tokoris, saya, awatiris, pujllay, llamerada, incas y suri sicuri.

El recorrido empezó en la zona Garita de Lima, donde está la iglesia del Jesús del Gran Poder, para luego recorrer las calles principales del centro de La Paz. Cientos de miles de espectadores, entre ellos miles de extranjeros, vieron el recorrido, de más de cuatro kilómetros de largo.

“Esta fiesta genera un impacto  económico de 95 millones de dólares. Este monto  se  divide en seis rubros”, entre los cuales, casi el 50 por ciento es la venta de cerveza y otras bebidas, contó a ANF, el secretario municipal de Desarrollo Económico, Sergio Siles.

Mientras, el secretario Municipal de Culturas, Andrés Zaratti, indicó que más de 40 mil bailarines se desplegaron el sábado por la zona de Max Paredes y el centro de la ciudad. Mientras los turistas extranjeros fueron ubicados a lo largo de todo el recorrido, pero especialmente en un palco  VIP instalado por la Agencia Municipal.

Según el programa, los últimos bailarines en salir fue la morenada de la Sociedad Folklórica de Morenos La Paz Maravilla del Mundo en Gran Poder que inició su participación al promediar las 18.00 horas.

Símbolo de la paceñidad

El presidente Evo Morales saludó el sábado desde La Habana, mediante su cuenta de twitter, la realización de la fiesta y entrada folklórica de Jesús del Gran Poder, por ser un “símbolo de la paceñidad”.

“Saludamos la fiesta del Gran Poder 2016, símbolo de la paceñidad con su propia identidad, que comparte con el pueblo boliviano”, reseña en su cuenta twitter: @evoespueblo.

Mientras, el presiente en Ejercicio, Álvaro García Linera, participó de la fiesta y entrada folklórica del Gran Poder.” Cómo no venir al Gran Poder, obligado, es nuestra alma, aunque sea unos minutitos pero venimos con mucha alegría, con mucha fe y devoción”, dijo en un breve contacto con los periodistas.

García Linera que se calificó como “moreno” fue acompañado de su esposa, Claudia Fernández.

La fastuosa entrada del señor “Jesús del Gran Poder”, una manifestación cultural de carácter tradicional y costumbrista, este año resaltó la música paceña y la vestimenta original de la ‘chola’ con miras a la postulación como Patrimonio Intangible de la Humanidad ante la Organización de las Naciones Unidas.

Publicado en El País Online

El Gran Poder coquetea con la Unesco

El Gran Poder coquetea con la Unesco

Fotos: Freddy Barragán / Página Siete. Los participantes recorrieron cuatro kilómetros a puro baile.

Verónica Zapana S.  / La Paz
Después de  guardar su ropa  diaria, colocarse unas trenzas y pestañas  postizas,  además de maquillarse, Ruth se apura e ingresa a un vestuario improvisado que se instaló ayer en la avenida Baptista, para vestirse de chola paceña y participar  en la Entrada de Jesús del Gran Poder 2016, que en esta versión tenía su mirada puesta en la Unesco, para que la reconozca como patrimonio.
«Tatita, todos bailaremos con fe y para ti. Protégenos y has que lleguemos sin novedad al final”, dice Ruth en  voz baja. Se persigna y luego se integra al grupo de cholas morenas  de la Morenada Juventud  San Pedro Residentes de Achacachi,  Catedráticos, que fue uno de los primeros grupos que hizo   el recorrido.
La entrada comenzó cerca de las  8:00, con casi una hora de retraso, en la avenida Baptista, cerca del Cementerio General. A esa hora no había muchos espectadores, pero a medida que pasaban las horas  la gente fue sumándose a la fiesta.
Mientras la morenada pasaba por la Iglesia del Señor Jesús del Gran Poder, los pocos  espectadores aplaudían el baile y la elegancia de la agrupación, que aglutina a unas 500 personas.
El recorrido une el centro paceño con Miraflores. Los participantes bailaron en una ruta  de casi cuatro kilómetros, con fe y devoción en busca de salud, dinero y estabilidad laboral.
«Es lindo ver nuestra riqueza cultural. Ya son más de 30 años que participo  como bailarín y espectador de esta fiesta. Sé que jamás me cansaré de apoyarla”, afirma don Roberto, mientras se baja del palco para bailar un poco de esa danza.
Él afirma que cada año  la fiesta tiene una particularidad. Sin embargo,  siente que este año tiene algo especial.
«Creo que la alegría y la belleza resplandecen más que nunca. ¿Será el apoyo para que sea reconocido como Patrimonio?”, se preguntó.
La festividad convocó a cerca de 34.000 bailarines de 67 fraternidades, quienes disfrazados con trajes de colores fuertes, como el verde, fucsia, celeste, turquesa, naranja y plomo, deleitaban a los cerca de  200 mil espectadores.
Martín Miranda, de la kullawada Los X del Gran Poder, afirmó que la festividad es una de las más grandes que tiene Bolivia, por lo que es oportuno que sea reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la
Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
El 17 de mayo, el  representante del Museo Nacional de Etnografía y Folklore, Clever Cárdenas, informó que el comité impulsor de la Fiesta del Gran Poder y varios intelectuales se reunieron para postular a la fiesta como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad ante la Unesco.
 «La Asociación de Conjuntos Folklóricos nos ha informado que estamos en busca de esa declaración, por eso nos han pedido que nuestro disfraz no tenga innovaciones. Eso hicimos. Mostramos lo más original del baile, claro, acompañado de la elegancia y alegría que caracteriza a nuestra danza”, apuntó don Martín.
Desde el Ministerio de Culturas se informó que para la postulación se debe armar una carpeta con una variedad de información sobre la festividad.
Para ello el Gobierno realiza tres actividades. La primera consiste en la recolección de firmas de  la población que participa en la entrada para la adhesión y en  apoyo a la postulación.
La segunda actividad consiste en tomar fotografías incluso aéreas de la festividad. El  Ministerio de Culturas realizó las tomas con un dron.
Además  desplegó un equipo de más de 20 personas, que realizaron un levantamiento de datos para medir el impacto sociocultural  de la población respecto a la festividad.
Esta actividad comprende  dos tipos de  encuestas, uno específicamente para los  bailarines y  el otro para el público. El estudio será uno de los aportes para la elaboración del expediente de postulación de la festividad, que se concluirá hasta fin de año.
 A decir del vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, es importante que la Festividad del Gran Poder sea declarada patrimonio, porque  «todo es cultura pura”.
«Todo, el traje, los bordados, los pasos, la música, las canciones, la coreografía, la representación de cada danza.
Todo es una articulación de cultura tradicional con cultura viva renovada, permanentemente con arte”, afirmó el segundo mandatario.
Afirmo que por eso el Ministerio de Culturas está llevando  la postulación como una reivindicación del Gran Poder, con el apoyo de los bolivianos y especialmente de los  paceños.
Tras esa declaración, García Linera nuevamente se sumergió en la entrada y participó  cantando, bailando y tocando platillos en la festividad.
La emoción embargaba al gobernador de La Paz, Félix Patzi, que en algunos momentos bajaba del palco para bailar morenadas, kullawadas, tinkus y otros. «Yo soy bailarín, tengo que admitirlo. En el Gran Poder participé dos veces: en una morenada y en una kullawada”, afirmó.
Frente a ese palco  también bailaba el alcalde de La Paz, Luis Revilla, que junto a su esposa se contagiaban de la alegría de los fraternos que a cada instante les pedían acoplarse en el baile.
Impone la moda
Mientras las autoridades bailaban, los espectadores no sólo observaban la belleza y el colorido de los bailes, sino también la nueva moda que se impondrá en este año.
«Mira mami, te vas a hacer hacer un juego así”, dijo una niña de unos 13 años  a su mamá que miraba la fiesta.
En seguida, doña Guadalupe Suxo  comentó que ella acude a la entrada para ver qué tipo de ropa marcará la tendencia de la moda. «Esas polleras de color esmeralda con perlas y guipiur son las que me gustaron”, dice sonrojada. Inmediatamente levantó la mirada y reconoció a su comadre, por lo que en seguida le invitó un vaso de cerveza.
Algunos  detalles
  • Ofertas Las peinadoras ofertaban   maquillaje y arreglo de cabello desde 10 hasta 50 bolivianos.
  • Economía La festividad genera un impacto económico de casi 100 millones de dólares.
  • Moda  Las damas guías de las morenadas dejan de lado los cetros y usan ramas de flores para distinguirse del resto de la tropa.
  • Colores  En las combinaciones de tonos predominaban el fucsia, el turquesa, el beige, el café, el naranja, el amarillo, el rojo y el negro.
  • Marca La marca registrada de Bolivia se luce en los trajes de los bailarines, ya sea en la de morenos, de kullawas o  de llameros.
  • Detalles Los bailarines también llevaron detalles de aguayo y la whipala.
  • Trajes Como novedad, los trajes de caporales llevaban apliques de cuero.
  • Tricolor Los colores de la bandera boliviana resaltaron.
Publicado en PáginaSiete
También podría gustarte