Falleció el gran dramaturgo argentino Carlos Gorostiza

Carlos Gorostiza ha sido, probablemente, el iniciador del teatro moderno en Argentina. Con su primera obra, “El puente”, escrita y dirigida por él en su estreno en 1948, Gorostiza irrumpe con una dramaturgia desapegada del formato del drama clásico, instalándose mucho más cerca de un realismo duro que de algún modo anticipa.

Dueño de un manejo muy preciso del habla de sus personajes, Gorostiza había nacido en Buenos Aires en 1920 y se formó teatralmente en el grupo de teatro La Máscara, uno de los más importantes en el movimiento de teatros independientes. Como gran parte de los intelectuales de izquierda tuvo en sus obras tempranas una visión crítica del peronismo. La esfera íntima atravesada por el drama urbano fueron escenarios de sus obras.

A lo largo de más de 60 años de carrera ha escrito obras destacadas como “El pan de la locura”, “Los prójimos”, “Matar el tiempo” y “¿A qué jugamos?”

Fue uno de los impulsores del movimiento “Teatro abierto” que en el año 1981, bajo una feroz dictadura militar, propuso un ciclo de obras de autores nacionales, que se definieron de la siguiente manera: “Escribimos contra un orden despótico y brutal, pero aspiramos, pese a todo, a escribir nuestro mejor teatro, a esmerarnos en la búsqueda de la excelencia”. Teatro Abierto fue una impresionante impugnación del régimen desde la cultura, que conmovió al país entero. En ese ciclo presentó la obra “El acompañamiento”, que luego sería llevada al cine por Carlos Orgambide.

Con el retorno de la democracia, Gorostiza aceptó el cargo de Secretario de Cultura de la Nación, bajo la presidencia de Raúl Alfonsín. Su gestión estuvo marcada por el impulso de una cultura federal y abierta a los sectores populares.

Sin embargo, Gorostiza no sólo fue un gran dramaturgo. En 1999 obtuvo el premio Planeta de novela por su obra “Vuelan las palomas”, que había sido precedida por dos novelas y un libro de relatos, “Los cuerpos presentes”. En el año 1984 recibió el premio Konex de Platino a las Letras.


 

También podría gustarte