Recreación teatral del exilio mexicano de León Trotsky

El próximo 21 de agosto se conmemora el 76 aniversario del asesinato del revolucionario ruso León Trotsky (1879-1940). Para recordar la efeméride se estrenará la obra Viena #19, que aborda el último exilio en Europa, la llegada a México y el primer intento y posterior asesinato del revolucionario ruso.

Escrita por los dramaturgos Emmanuel Martín y Fernando Martínez, con dirección de Sergio Cuéllar, la puesta en escena se estrenará en el auditorio del museo que lleva el nombre del líder comunista, el 18 de agosto a las 20 horas.

La propuesta escénica es un recorrido histórico en el que se relata la etapa en que vivió en el país, así como su fraternal e íntima relación con Diego Rivera y Frida Kahlo.

La historia

Trotsky participó desde joven en la oposición clandestina contra el régimen autocrático de los zares, organizando una Liga Obrera del Sur de Rusia. Fue detenido varias veces y desterrado a Siberia, pero consiguió huir de allí en 1902 y se unió en Londres a Lenin, quien era jefe de la oposición socialdemócrata en el exilio. Trotsky colaboró con Lenin e intentó en vano reconciliar a la facción que dirigía (los bolcheviques) con la facción rival de la socialdemocracia rusa (los mencheviques).

Regresó a Rusia para participar en la Revolución de 1905, durante la cual organizó el primer soviet o consejo revolucionario. Al fracasar la revolución, fue deportado otra vez a Siberia y nuevamente se escapó, en 1906.

Tras recorrer medio mundo y entrar en contacto con los focos de conspiradores revolucionarios, se trasladó a Rusia en cuanto estalló la Revolución de febrero de 1917, que derrocó a Nicolás II.

Puso su talento de organizador y agitador al servicio del Partido Bolchevique. Desempeñó un papel central en la conquista del poder por Lenin, y fue el principal responsable de la toma del Palacio de Invierno por los bolcheviques, que instauró el régimen comunista en Rusia, conocida como la Revolución de octubre de 1917.

Lenin lo designó su sucesor antes de morir en 1924, pero la ambición de Stalin, que contaba con fuertes apoyos en el aparato del partido, le impidió acceder al poder. Trotsky no cejó en su lucha revolucionaria, la cual canalizó desde el exilio escribiendo en defensa de sus ideas, además de que encabezó una corriente comunista disidente (agrupada en la Cuarta Internacional desde 1938). Stalin ordenó a un agente soviético que lo aseisnara.

De acuerdo con Fernando Martínez, Viena #19, título que hace referencia a la calle donde vivió Trotsky, en Coyoacán, gira en torno a la etapa en la que el revolucionario ruso vivió en México. Estuvo en varios países y en otros lo rechazaron por las presiones de Stalin, hasta que, finalmente, de Noruega se trasladó a México, en un barco petrolero que llegó a Tampico, bajo el asilo que le ofreció el presidente Lázaro Cárdenas, con la intermediación del pintor Diego Rivera.

Personaje ejemplar

En la Ciudad de México, recordó Martínez, en principio llegó a la casa de Rivera y Kahlo, en Coyoacán, y luego se cambió a la calle de Viena, donde ocurrieron los últimos días de su vida, los cuales se recrean en la obra de teatro.

Los aspectos principales que se abordan son el destierro de Noruega, la llegada a México, la relación amorosa de Ramón Mercader, el sicario, con la asistente de Trotsky, Silvia Angelov, y finalmente el asesinato.

La obra tiene la finalidad de rescatar esa memoria histórica, ya que el 21 de agosto se cumplen 76 años de ocurrido dicho homicidio. El 20 lo atacaron y murió el día 21.

El montaje es una de las principales actividades que se llevarán a cabo en el Museo León Trotsky, para conmemorar su aniversario de fallecimiento.

Para Martínez, León Trotsky es un ejemplo para la juventud y para quienes tienen ideas avanzadas. Fue un hombre muy congruente. Es un ejemplo de resistencia, que hace mucho bien a un país como México.

De acuerdo con Cuéllar, director del montaje, “la idea es hacer una revisión apegada a la historia de dichos acontecimientos. Es una especie de recorrido temporal cromático, primero en blanco y negro, que representaría el exilio en Europa, luego en sepia, que representa el vivir a salto de mata en algunos países, y al final a color, su estancia en Coyoacán.

Para Martín Soto, quien interpreta al personaje principal, para la puesta en escena fue muy importante el temperamento más que el ideario político. Fue un hombre con una gran ideología, pero al mismo tiempo era un ser muy nervioso, iracundo, que brincaba a la primera provocación, para luego de pronto descender esa intensidad.

Viena #19 cuenta con las actuaciones de Ana Cordelia Aldama, Emmanuel Martín, Isabel Bazán, Rubén López y Carlos Kapisztrán. Integra también el trabajo de multimedia de Outsider Proyects y escenografía de Érika Gómez. La asistente de dirección es Ana Laura Spinel.

La obra se estrena el 18 de agosto a las 20 horas, en el auditorio del Museo León Trotsky (Río Churubusco 410, colonia del Carmen, Coyoacán). Funciones: jueves y domingos de agosto y septiembre a las 20 y 18 horas, en ese orden. Entre las actividades para conmemorar la fecha de fallecimiento de Trotsky se realizarán algunas exposiciones y se proyectarán documentales y películas.

Publicado en La Jornada

 

También podría gustarte