Sol Gabetta, la violonchelista argentina más reconocida del mundo

Por Marcelo J. Silvera – @MarceloJSilvera

El 18 de abril de 1981, acá en Villa María, una bella niña tomaba su primera bocanada de aire y le anunciaba al mundo su llegada. 10 años después se marcaba el inicio de su carrera profesional obteniendo su primer premio y se marchaba a estudiar a la Escuela Reina Sofía (Madrid – España). A los 12 años tocaba en el Teatro Colón de Buenos Aires. A los 23 ganó reconocimiento internacional tras alzarse con el premio Crédit Suisse Young Artist Award.

Es la violonchelista más reconocida del mundo. Su talento es tal que en Alemania acuñaron el adjetivo “Gabettístico” para hablar de otros músicos que realizan interpretaciones de su nivel.

Hija de estas tierras, aunque radicada desde muy pequeña en Europa, Sol Gabetta habló con News!

Hace muchos años que dejaste la ciudad y el país. Alguna vez leí por allí que no sabrías decir de qué lugar sos  (y que tu hogar parece ser el avión). Sin embargo cada vez que hay una nominación a un premio o se emite un documental sobre tu vida y música, recibo muchos mensajes de villamarienses orgullos de que naciste acá… para los villamarienses, sos nuestra

Para mi es muy difícil a veces decir de qué lugar vengo.  Sí puedo decirte que he vivido 25 años afuera de Argentina y sólo 10 allí,  eso me hace que soy ciudadana del mundo, pero obviamente las raíces nunca se pierden y con mucho orgullo y alegría puedo decir que soy argentina.

Varias veces hablamos de tus jornadas de mucho ensayo, de estudio y perfeccionamiento. Muchos no reconocen el esfuerzo detrás del talento, pero sin esos “sacrificios” no serías la artista que el mundo elogia ¿cómo son tus días hoy, con la misma intensidad de práctica que antes?

Mis días son obviamente de mucho más sacrificio y mucha  responsabilidad  porque hoy cuando salgo a escena hay mucha gente que está esperando lo mejor de mi, sin errores ni fallas, pero al mismo tiempo cada día gano en  experiencia, la responsabilidad se vuelve parte de mi vida y también me divierto organizando todo, como cuando uno construye una casa prácticamente mi carrera es lo mismo o sea ha sido construida poco a poco, una construcción propia, no es que lo sienta como algo anexo o algo más difícil de mantener simplemente  que es algo más delicado ya que llegar al éxito es difícil, pero mantenerlo lo es aún más.

Es un mensaje para aquellos que quieren ser “los mejores” en lo suyo (sin importar la profesión): Trabajo arduo, perfeccionamiento constante, dedicarle la vida… y poco tiempo ocioso!

Para mi la llave del éxito es ser uno mismo, no importa la profesión que uno tenga hay que ser innovador, ya que tratar de copiar algo que tuvo éxito nunca funcionó.

El año pasado editaste al menos 3 discos ¿es una exigencia del sello discográfico o una necesidad personal de dejar plasmado la mayor cantidad posible de obras?

No, la empresa discográfica no me obliga a nada.  Grabo cuando tengo los programas preparados  y también es mi agenda de trabajo la que fija los tiempos disponibles para grabar.  Los CD pueden estar preparados con anticipación y la empresa y yo decidimos cuándo es el buen momento para lanzarlos al mercado.  Por eso el año pasado salieron 3 CD casi al mismo tiempo.

En Argentina el mercado para los discos de música clásica es muy acotado. Incluso muchas veces hay que conseguir vía Internet ya que las disquerías no los traen. ¿cuál es la realidad en Europa?

En Europa funciona bien la venta de CD sobre todo después de todo concierto la gente se siente motivada a comprar sobre cualquier evento musical, probablemente para seguir escuchándolo cuando les ha gustado el concierto,  también por Internet funciona la música sobre todo fraccionada y el usuario tiene la posibilidad de escuchar las obras que más le interesen.

¿Eso a qué crees que se debe?

Acá en Europa los discos aún funcionan, la causa que su distribución es abundante a todo el continente se debe a que el mercado de la música acá cuenta con muchos más seguidores, lo que hace que el volumen de venta para las editoras sea rentable.  En otros continenetes la decisión es de cada país y de acuerdo al interés del público.

Debo confesar que perdí la cuenta de tus premios…

Yo también la he perdido, porque a decir verdad no tienen tanta importancia, es un lindo reconocimiento pero lo que me hace crecer como música y ser humano es una buena interpretación que me deje un recuerdo inolvidable, una experiencia sobre la escena de algún repertorio interpretado, que para mi fue de gran dificultad y saber que estuvo bien hecho ,eso es más importante para mi que cualquier premio.

Ahora en julio tienes tu concierto en BBC Proms, sin dudas una gran presentación, pero es una de las tantas en tu carrera, tocaste con las mejores sinfónicas del mundo, con grandes orquestas, bajo la batuta de excelsos directores… ¿cuál es lugar al que aún no llegaste y tienes como meta?

Sí, es el festival más importante de Europa. Evidentemente estaba entre mis aspiraciones. El concierto del 15 julio será transmitido por 35 canales TV en vivo y tocaré con la orquesta de la BBC de LONDRES (Hay muchas orquesta BBC en Inglaterra) con su director oficial Sakari Oramo.  El hecho de haber sido invitada para la apertura de los PROMS es ovbiamente un reconocimiento a mi carrera profesional.  Pero las metas no se puede decir que las has alcazado porque eso marca un final, hay muchos lugares en el mundo, las grandes capitales casi todas me han recibido, pero mi interés es aún tocar en algunos lugares que no son capitales  y que por razones emocionales es muy agradable ir, pero todo es cuestión de agenda.

El Sr Violonchelo Gabetta es un anciano de elevadísima edad, ¿cómo se cuida y se repara un instrumento tan valioso y que no se fabrica en serie? ¿Tienes un lutier personal?

El instrumento que toco tiene más de 200 años, hoy es una obra de arte, es como decir que tienes un cuadro de Van Gog en tus manos.  No se reproducen exactamente, porque es imposible, los instrumentos nuevos son siempre una copia, y su sonido no es el mismo.

Por otro lado los intentos de darle otra forma al instrumento, son innumerables, pero no se ha logrado. La pregunta que se hacen los luthier es el por qué de la forma original. La historia ha hecho respetar la forma.

Con respecto a si tengo un luthier: sí, porque el luthier es la persona de confianza al que le debo llevar regularmente el instrumento para su mantenimiento, te diría que es imposible que pase más de 15 días sin que lo revise debido a que el instrumento, con los viajes  y constantes cambios de temperaturas, humedad, presión y movimientos sufre variaciones que deben ser corregidas constantemente.

Sé que los conciertos los programas al menos con 2 años de antelación. ¿Tienes idea de la cantidad de presentaciones que ya están confirmadas?

Toco actualmente unos 120/130  conciertos por año, lo que hace tener cubierto por dos años la agenda.  Para 2019 estoy tratando de reducir este número.

Alguna vez, cercana espero, ¿podremos verte en vivo en Villa María?

Yo desde hace varios años pienso en poder llegar, pero todo es cuestión de organizar las giras, cosa complicada y difícil de conciliar tiempos y desplazamientos.  De cualquier manera te aseguro que nunca olvido y sería para mí un gran placer.

Publicado en NewsMagazine
También podría gustarte