Hip hop desde el encierro

Fue en una de las tantas tardes de conversaciones entre el profesor de Educación Física de la cárcel Concesionada del Grupo 3 Santiago 1, y quienes allí se encuentran privados de libertad, en que surgieron las primeras ideas de lo que después se convertiría en “Expresar o Morir”, el primer disco de Hip Hop de Santiago 1.

Una verdadera obra de arte, que ha logrado impactar positivamente en la vida de todos quienes participaron en su creación y que los llenó de expectativas, al ver que un trabajo de meses se concretó y dio como resultado un disco con nueve temas, todos escritos, musicalizados y grabados con 10 internos del Penal y con la Gestión y Guía permanente del equipo de Reinserción Social de la Concesionaria.

“Al ver que la pasión por el Hip-Hop nos unía y motivando además la participación de otras personas privadas de libertad que compartían el mismo anhelo por hacer música, es que se propuso al encargado del área Deportiva y Cultural del servicio de Reinserción Social de la Empresa Concesionaria, Manuel Hurtado, la realización de un taller de Hip-Hop enmarcado dentro de un “Club de Fomento Lector”, por todas las propiedades lingüísticas que son inherentes a esta cultura”, cuenta Gonzalo San Martín, el profesor a cargo del grupo y uno de los grandes gestores de esta iniciativa.

La tarea fue ardua y los jóvenes participaron en talleres en los que se analizó la cultura Hip-Hop y sus elementos, figuras literarias propias del género, análisis de letras y lo más atrayente la creación de letras e improvisación de canciones. “No exagero al decir que en este proceso, escuché los versos más crudos, reales, sinceros y emocionantes de mi vida, rimas que solo quedarán guardadas como un tesoro en la memoria colectiva de quienes compartimos dicho momento de libertad”, señala San Martín.

Una inspiración para muchos

El taller finalizó en un principio con la grabación de un tema en el Gimnasio del penal Santiago 1, que obligó a desarrollar el ingenio para lograr una buena acústica. Sin embargo, tras el éxito y la motivación del taller, además del compromiso de los internos, se decidió ejecutarotras 8 sesiones más. Fue así como después de largas jornadas de creación, discusión, enojo, alegría, pasión, llanto y amor, se lograron escribir las nueve canciones, comenzando a dar forma al primer disco de Hip-Hop hecho en Santiago 1.

“Esto ha sido algo súper emocionante, y el saber que otros también pueden participar, quiere decir que hicimos algo productivo. Además demostramos que nosotros podemos cambiar y de eso se trata también el tema emblemático del álbum, la canción ‘Vamos que se Puede’”, nos cuenta un emocionado Eduardo González, interno del penal y quien se autodenomina como uno de los precursores en la creación del disco, además de ser vocalista junto a otros 6 personas más.

Eduardo tiene 2 temas propios “Vamos al Choque”, y “Te quiero Mami”.  Esta última es de gran importancia para él, ya que se la dedico a su madre, la cual falleció hace tres años, mientras él estaba en Santiago 1 por otra condena. “Volver a ese lugar y cantar, me hizo revivir ese momento de tanto dolor que lo plasme en esa canción”.

“Mi papá estaba súper contento, ya que cuando falleció mi madre yo deje de cantar, no tenía ganas de nada, pero mi padre siempre me incentivó y  apoyó en esto, por lo que el volver a cantar le dio esperanzas de que yo iba salir adelante, ya que sabe lo importante que es esto para mí”, agrega Eduardo.

Gonzalo San Martín, cuenta que la falta de equipos de grabación especializados y de conocimiento técnico, no impidió que pese de las dificultades se pudieran grabar dichas canciones y se hiciera un archivo digital para presentarlo a alguna productora que creyera en el proyecto.

Fue así que la Productora “Tony Rec”, decidió producir el disco, desde la grabación con equipos de última generación, la creación de pistas auténticas, la edición y masterización del disco, la producción de material audiovisual con un video clip incluido, la difusión de la canción “Vamos que se Puede” en la Radio Universidad de Chile, la realización de un evento artístico de lanzamiento al interior del Establecimiento Penitenciario, hasta la financiación de la carátula dejada en manos del destacado Ilustrador Nacional “Arséniko”, además de la producción de copias físicas del disco. En total fueron 19 sesiones de creación y grabación comprendidas entre los meses de abril y septiembre del año 2015.

Músicos aplauden la iniciativa

El músico chileno Juan Lagos, más conocido como Zaturno, integrante de Tiro de Gracia, es uno de los primero en reconocer la importancia de este tipo de iniciativas dentro de Santiago 1, ya que reconoce que insertarse nuevamente en la sociedad es muy difícil para un interno, por lo que áreas como la música los pueden ayudar en su camino.

“El Hip Hop tiene un mensaje que está latente, muestra realidad y está en las calles. Yo también crecí en calles, en los que amigos míos no corrieron la misma suerte y el Hip Hop a mí me salvó la vida y ojalá que a algunos de ellos les salve la vida también, porque la calle es dura y de ahí venimos todos y el Hip Hop es de la calle”, señala el reconocido músico nacional.

Por su parte, una voz influyente de la música chilena, el ex integrante de Los Prisioneros Claudio Narea, cuenta que él vivió una experiencia similar junto a Mauricio Redolés, a quien ayudó en una actividad que se realizó dentro de la cárcel y la que fue muy exitosa e interesante.

“Me parece muy interesante que ellos conozcan otra faceta de la vida que nunca han experimentado, y es una ventana positiva para su vida. Como alguna vez participé en un proyecto similar, estuve compartiendo con internos y conocí a gente muy talentosa y los hiphoperos que hay en este disco, también pueden haber encontrado algún tipo de forma nueva, un talento escondido que no sabían que existía y eso me parece muy potente”.

Sobre la elección del Hip Hop como forma de expresión, Claudio Narea lo explica como una relación con la música que hoy impera en nuestra sociedad, como en décadas pasadas se hizo en otros países con otras tendencias musicales.

“Siempre se ha hecho música en la cárcel. En otros países, en los años 40 se iba a la cárcel a grabar a los presos, y he visto mucho material de eso. Es interesante que esto quede registrado para el futuro. El Hip Hop está asociado a temáticas sociales. Yo tengo un disco de internos de otros países que está relacionado con el blus antiguo, porque fue grabado en 1934, y el Hip Hop es una música actual y por eso tiene todo el sentido que hayan escogido este ritmo”, señala el ex Los Prisioneros.

El disco cuenta con 9 canciones que entregan un acercamiento a la cosmovisión carcelaria, testimonios auténticos que demuestran un talento apenas explotado, como muchos otros talentos que duermen en nuestras cárceles, esperando alguna oportunidad como la que se acaba de entregar con este proyecto para salir a la luz, demostrándole al mundo que no existen barrotes ni muros imposibles de superar y que con esfuerzo y convicción podemos lograrlo todo.

Publicado en FM La Tecno
También podría gustarte