Kiosko: 10 años de encuentro del arte boliviano y regional

Un grupo de 14 artistas bolivianos, mexicanos, españoles, argentinos, peruanos y brasileños da vida a la muestra Todos los ojos en Bolivia. Se trata de una exposición  que resume  diez años de residencias artísticas Kiosko.
La exposición, instalada en el Centro Simón I. Patiño de Santa Cruz, se inaugurará este miércoles 3 de agosto, a las 19:30.
El visitante podrá apreciar las obras de Alejandra Alarcón (Bolivia), Narda Alvarado (Bolivia), José Ballivián (Bolivia), Alejandra Baltazares (México), Sandra de Berduccy (Bolivia), Iván Cáceres (Bolivia) y  Marco Godoy (España).
A la lista se suman  Federico Lamas (Argentina), Douglas Rodrigo Rada (Bolivia), Eduardo Rivera Bluebox (Bolivia), Gema Ruperez (España), Julio González Sánchez (Bolivia), Valentino Sibadón (Perú) y Celina Portella (Brasil).
Rada, que también es el curador de la muestra, explica que se han tenido más de 80  artistas en estos diez años de residencias y en esta retrospectiva ha hecho una selección de obras, entre las que podían tener alguna reflexión sobre lo boliviano, sobre la historia del arte o sobre qué es el arte en sí y sobre lo humano. Es así que se exhibirán videos, dibujos, pinturas, instalaciones y animaciones.
“Me parece que es el momento para hacer un análisis de lo que se produjo en estos años y a la vez ver cómo ha cambiado el contexto y análisis de las obras”, recalca el curador, según una nota de prensa.
Mientras que la directora de Kiosko, Raquel Schwartz, califica estos diez  años como muy positivos, con los que se ha logrado generar encuentros e intercambios entre artistas de distintas partes del mundo que han respondido a las convocatorias de las residencias y que “también han enriquecido a nuestros artistas bolivianos en todo su proceso creativo”.
“Queremos mirar nuestra historia, reflexionar sobre estos diez años, seguir trabajando y esperamos tener relevos y ver movimientos de jóvenes que también puedan seguir generando estos intercambios”, finaliza Schwartz.
Kiosko Galería es un espacio de arte contemporáneo, alternativo e independiente creado en el año 2006 y gestionado por artistas en la ciudad de Santa Cruz.
En una década, Kiosko es la plataforma para generar, promover y fomentar el arte contemporáneo desde la región al mundo. “Contamos con espacios de exhibición, residencias para artistas y curadores, productora de eventos relacionados con la educación, formación, fomento y difusión del arte contemporáneo y de sus artistas. Creemos en los artistas y en el arte que se sale de los márgenes”, dice su presentación.
Publicado en Página Siete

Kiosko: una década de arte en Santa Cruz

Hace diez años, la galería Kiosko emergió como un pequeño espacio para difundir la obra de artistas bolivianos. En ese entonces funcionaba en la calle Monseñor Santistevan, en las mismas instalaciones donde operaba el estudio de diseño gráfico Simple.

“Abrimos con una exposición de Roberto Valcárcel”, recuerda Raquel Schwartz, directora y una de las ideólogas de este proyecto, junto con los artistas Sergio Antelo y Roberto Unterladstaetter.

“En 2005 estábamos organizando la segunda versión del taller internacional de arte contemporáneo Kilómetro 0 con Roberto, después de conversar un poco hablamos con Sergio de tener un lugar propio para exposiciones. Nos gustó la idea y lo estuvimos pensando como tres meses, porque solo teníamos a Simple Studios como soporte y sostén del proyecto”, cuenta Schwartz.

El siguiente paso fue encontrar una casa, la remodelaron, y en una pequeña sala, donde antes era un garaje, crearon Kiosko. Le pusieron ese nombre porque lo veían como una pequeña tienda que estaban abriendo. Así fue como el 19 de mayo de 2006 se inauguraba esta nueva opción para el arte boliviano.

El gran trabajo
“Desde 2006 hasta ahora han pasado muchas cosas”, puntualiza Schwartz, y agrega: “Con Simple hemos aportado y construido bastante a partir del diseño. Fuimos el primer espacio de diseño gráfico en Santa Cruz y de ahí surgieron otros jóvenes que hicieron otros emprendimientos”; además desde Simple se gestaron proyectos piloto para eventos como festivales de música.

Todo eso cambió cinco años después: después de esa efervescencia de los primeros años, cambió todo. Se tuvieron que cambiar de sitio, a la calle Bolívar, y Schwartz prácticamente siguió sola con el proyecto. “Simple siguió, pero ya no con la fuerza que tenía al comienzo, y Kiosko creció”, dice Schwartz. “Este fue un emprendimiento más personal, de mi parte”, señala.

“En estos diez años, Kiosko ha sido la casa de muchos artistas, que han pasado por sus salas. Seguimos aportando con los jóvenes que aparecen. Creo que hemos madurado un poco más y hemos aprendido a leer los contextos sociales del momento, las necesidades”, manifiesta la artista.

Desde 2007 Kiosko se convirtió en una de las pocas instituciones que ofrece residencias en Bolivia. Hasta hoy han pasado por esta casa 90 artistas, bolivianos y extranjeros, gente como Douglas Rodrigo Rada, Alejandra Delgado, Julio González, Diego Aramburo, Sergio Bastani, Andrés Bedoya, Liliana Zapata, Séverine Hubard (Francia), Tabata Daza (Colombia) y Óscar Barbery, tuvo la oportunidad de quedarse por dos meses en sus instalaciones a plantearse diferentes maneras de encarar una inquietud artística.

Consolidación
2014 fue un año importante, ya que se trasladó nuevamente, pero esta vez a un edificio propio, ubicado en la calle Arenales. Desde un año antes, en ese mismo lugar, empezó a funcionar otra sala de exposición, Nube Gallery (otro proyecto surgido de Kiosko, que sirve solamente de exposición, no así Kiosko, que es más precisamente donde se muestran los resultados de las residencias), dando de esta manera más opciones a los artistas de ser parte del circuito cruceño y, por ende, boliviano de arte contemporáneo.

Kiosko ha sabido madurar en estos 10 años, comenta su directora, ya que en este tiempo ha habido un cambio generacional de artistas, ya sea por la globalización, las búsquedas de los jóvenes, y ellos han sabido apoyarlos.

Desde hace tres años tienen un programa de intercambio con la carrera de Arte de la Universidad Gabriel René Moreno, gracias al cual artistas que llegan a Kiosko imparten charlas a sus alumnos.

Y aunque han habido muchos cambios en cuanto a arte en Santa Cruz, Schwartz señala que diez años es muy poco para que definan lo que sucede en una ciudad. Raquel prefiere seguir apostando por la colaboración entre artistas e instituciones, algo que siempre ha sido flojo en Bolivia, y sobre todo, por una mejor educación. “En el colegio no se enseña arte, y en las academias de arte es bastante académico, tienen que abrirse un poco más”, recalcó Schwartz

Publicado en El Deber

 

También podría gustarte