[Exclusiva NodalCultura] Piero embajador de la paz en Colombia

Por Daniel Cholakian – NodalCultura

La relación de Piero con el proceso de paz en Colombia no es reciente. Durante los frustrados diálogos de paz del Caguán, acompañó al presidente Pastrana. Estuvo en el Urabá antioqueño durante las conversaciones con paramilitares en el gobierno de Uribe. Apoyó en 2008 la marcha por las víctimas del paramilitarismo y de crímenes de Estado en Colombia. En estos momentos, comprometido largamente con la paz en el país, Piero acompaña varias iniciativas para lograr que finalmente el proceso llegue a un final sostenible.

Junto a la Fundación para una nueva vida (Funuvida) Piero, que es Embajador de Paz de Buena Voluntad en Colombia, lleva adelante un proyecto artístico que acompaña esta construcción cotidiana de la paz. “Cuando me contactó la fundación Funuvida y nos contó su proyecto artístico, nos pareció muy interesante porque nos permitía recorrer el país, ir a los lugares que no sean los obvios, a los pequeños pueblos, a estar muy cerca de la gente. Sumé a León Gieco y Victor Heredia ya que los tres tenemos una gran cantidad de canciones que hablan sobre la paz”, comentó Piero a NodalCultura desde Bogotá.

El cantante y autor  es conciente de que ya ha habido otras negociaciones que han salido mal y que esta es una oportunidad especial, porque realmente nunca se ha llegado tan lejos. “Estamos con mucha expectativa con todo lo que significa, es algo realmente difícil, pero va avanzando y se van cumpliendo las pautas”, afirmó.

En el mismo sentido que Piero se manifestó Alejandro Toro, director de Funuvida. “Estamos trabajando hace 10 años por la finalización del conflicto armado en Colombia, y vivimos con muchísima esperanza este momento, a pesar de todas las malas intenciones y malas informaciones que se circulan en contra del proceso de paz. Estamos frente a cuestiones muy puntuales como es el tema de la dejación de las armas, con fechas concretas, actores concretos, con la firma de los acuerdos que será el próximo 26 de septiembre, y a semanas de la refrendación de los mismos, donde la gente va a tener la posibilidad de votar SI o NO. Estamos decididos a acompañar el esfuerzo por el SI a la paz en Colombia”.

Respecto de en qué marco Piero se sumó a las iniciativas de Funuvida, Toro explicó a NodalCultura: “Hemos acompañado todo el proceso de 4 años en La Habana. Tenemos una agenda investigativa, una agenda académica, con encuentros a nivel nacional, con intelectuales, con estudiantes y una agenda cultural. Por ejemplo, estamos finalizando nuestra tercera investigación sobre la implementación de los acuerdos sobre territorios colectivos, sobre comunidades afro indígenas campesinas. Pero también afirmamos que la música es el alma de la paz. Entonces hemos convocado a artistas, entre ellos a Piero que ha estado involucrado con Colombia y la paz desde hace muchos años. Él nos ha ayudado a aunar esfuerzos para que muchos artistas se sumen al sueño de la guerra del amor. Con esta canción de Piero y Alejandro Lerner, que compusieron hace 30 años, quisimos retomar para hacer una guerra contra la injusticia, una guerra contra la inequidad, una guerra por la justicia social.”

Piero rescató la importancia del modo en que organizaron el proyecto de trabajar con la música como vehículo de paz: “Pudimos meternos más adentro de los lugares tradicionales, en alguna población que tenía 35000 habitantes y ahora tiene 2000. Hicimos conciertos en los que todos salíamos llenos de mucha energía, porque se vinculaba con el pasado y con la memoria histórica que está muy presente en esos lugares. Territorios en los cuales está la guerra aun latente.”

La presencia de la violencia de los últimos 60 años en los territorios campesinos del país es central. Alejandro Toro reflexionó a propósito de la centralidad de enfocar el proceso de paz en la búsqueda concreta de la paz en todo el país y no enfocar este proceso, como ya se ha hecho, en la legalización formal de las organizaciones, pasando los guerrilleros a formar parte de la vida política legal. “La paz territorial sólo será posible si se generan condiciones en los territorios para consolidar una no repetición de los conflictos.De nada sirve que no se ataquen las causas que dieron inicio al conflicto. Muchas organizaciones no hablamos de post conflicto, sino de época de post acuerdos. Serán los próximos años en los que deben cumplirse los acuerdos pactados para que se asegure esa paz territorial. La mayor parte de los conflictos y la gran mayoría de las víctimas, han ocurrido en los territorios. 4 millones de desplazados, 220 mil homicidios, 70 mil desaparecidos, 30 mil secuestros. Si no hacemos un trabajo de reconciliación y de presencia efectiva del Estado con todos sus ministerios, salud, educación, cultura, no podremos hablar a futuro de sostenimiento de la paz.

Esto es un proceso y nosotros estamos acá para decir Si a la vida, Si a la paz”, afirmó Piero, “hay muchas de las historias de violencia, de desaparición, de desplazamientos. Por eso ahora debemos andar con mucho cuidado, de todos modos. Siempre que hubo negociaciones de paz, siempre hubo provocaciones, siempre hubo muertos, siempre hubo problemas colaterales. Yo ya había estado con las FARC hace casi 20 años en otras instancias de buscar una negociación, que siempre fracasaban así como aparecían.” Lo cual confirma que el acuerdo de paz, como dijo el comandante de las FARC Timochenko, es recién un punto de partida.

Sobre un aspecto clave de este proceso, la justicia transicional, Alejandro Toro explicó: “El ideal es de las víctimas es que los victimarios paguen una cárcel efectiva dentro de la justicia ordinaria. Pero eso no iba a suceder. Las FARC no iban a hacer una fila para que los esposaran y entrar a una cárcel, como tampoco lo harían otros actores que participaron de la violencia, como los empresarios que alimentaron el conflicto o los agentes del Estado que participaron del mismo. El valor de esta justicia transicional, donde priman las víctimas, es la verdad. Si no van a pagar cárcel efectiva, que digan dónde está aquel hijo desaparecido, aquel esposo asesinado, aquella hija hijo reclutado,  el familiar secuestrado. Con esta intención se crea este tribunal especial para las FARC, dentro del proceso de la comisión de la verdad, que obtendrá insumos para el tribunal especial que comienza a aplicar la justicia especial para las FARC. Estamos hablando de penas no privativas de la libertad. Va a primar la verdad y la reparación a las víctimas. Todos los guerrilleros desde Timochenko hasta el último guerrillero raso va a pasar por el tribunal especial para la paz. Deben contar todo. Y si a alguno se le comprueba que no fue consecuente con la verdad, comienza a perder beneficios hasta llegar a la justicia ordinaria que le puede aplicar penas entre cinco y veinte años de cárcel. Y no habrá indultos, porque son delitos de lesa humanidad y no pueden ser indultados.”

Dando cuenta del particular momento que vive el país y el espíritu con el que se construyeron estos acuerdos de paz, Piero dejó una pequeña anécdota: “En un momento me preguntan a boca de jarro que haría que con respecto a la paz, y yo sin pensar demasiado y sin darme cuenta que había una cámara allí, dije ‘¿Qué haría? Yo les diría que se dejen de joder y que firmen’. Parece que eso dicho como un chiste llegó a La Habana, todos se mataron de risa, aplaudieron y terminaron invitándome en febrero de este año a estar con ellos y a ver de cerca cómo era lo que estaba pasando.

Como parte del proyecto que llevan adelante el cantante argentino y embajador de la paz y Funuvida, el pasado 9 de septiembre se realizó en Bogotá un masivo concierto gratuito por la paz, llamado “La guerra del amor” del cual Piero y su canción fueron protagonista principal. Además de él, participaron del mismo artistas como César López, Marta López, Piero, León Gieco, Alejandro Lerner, Maia, Jhon Harold Dávila, Marta Gómez y el grupo rapero Todo Copas.

También podría gustarte