Falleció el arquitecto y diseñador Dicken Castro

El artista y diseñador antioqueño Dicken Castro falleció este lunes en Bogotá.

“Se fue el nadador, el arquitecto, el diseñador, el papá, el hombre que gozaba con todo, el bailarín, el ojo de lo popular, el ser de la Guadua. Estarás siempre con nosotros. Dicken Castro septiembre 1922 – noviembre 2016”, escribió su hija Rosalía Castro en su página de Facebook.

El artista era considerado uno de los padres del diseño gráfico en Colombia, creador de muchos logos inolvidable de grandes empresas y de nuestras monedas.
“No hay que construir solo para ser famosos ni creerse los mejores arquitectos del mundo”, eran algunas de las recomendaciones de este profesional colombiano.

La caja de compensación familiar Colsubsidio, la firma Ospinas y Cía. y el Instituto de Seguros Sociales fueron algunos de los nombres relacionados con el ingenio del arquitecto y diseñador gráfico quien -además- creó el primer logotipo de la Bienal Colombiana de Arquitectura.

La inspiración de este y de los demás símbolos; como él los llama, fueron para él la búsqueda de la esencia de cada concepto, que cumple su cometido cuando adquiere identidad y vida propia.

Aseguraba que el diseño gráfico llegó sin buscarlo. “En la época en que empecé a diseñar, esta disciplina no se conocía como tal y aunque nunca la estudié, sí me interesó muchísimo y fui docente del tema, aunque mi pasión siempre fue la arquitectura”, le dijo a este diario alguna vez.

Castro fue de los primeros en apreciar la guadua como un elemento regional inmerso en la arquitectura, que -advierte- “no es para todas las construcciones ni regiones, pero sí un elemento con el que se pueden lograr grandes”.

El uso del ladrillo a la vista también tiene al arquitecto como referente en Colombia. “Fue algo que probé eficientemente en mi casa en Suba, donde pasaba los fines de semana con mis cuatro hijos, amigos y familiares”, recordó Castro, quien anotó, con gracia, cómo los resultados eran catalogados por los visitantes como una “pobreza bien utilizada”.

Agregaba que ese aprovechamiento y el gusto por la esencia de los diferentes materiales utilizados y adaptados a cada necesidad, son los que deben implementar las nuevas generaciones de profesionales a quienes les recomienda buscarla.

“No solo pensar en hacer el edificio enorme sino también la pequeña casita.Esto incluye no creerse los mejores arquitectos del mundo, ni construir únicamente para ser famosos o tener prestigio porque -insiste- en el camino es posible que se pierda la esencia”.

La humildad de los grandes sabios fue algo que siempre sembró en las muchas generaciones de estudiantes a los que él, de manera generosa, compartía sus conocimientos.

Además de su destacada carrera profesional, su don de gentes lo convirtió en un gran amigo de sus amigos, con quien tenía inolvidables tertulias artísticas. Uno de sus secretos, sin duda, para alcanzar una larga vida, plena y lúcida, fue su pasión por el deporte.

Publicado en El Tiempo

Dicken Castro: «el gran caballero del diseño»

Por Sergio Rodríguez

En la memoria de los colombianos están presentes los logos de Colsubsidio, la Cámara de Comercio de Bogotá, o el reverso de la vieja moneda de 200 pesos o la de 1000. Dicken Castro fue el autor de esas imágenes y muchas más. El arquitecto de profesión fundó la Facultad de diseño de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. El día de ayer, 20 de noviembre, falleció en Bogotá a sus 94 años.

Carlos Duque, fotógrafo y diseñador, fue discípulo de Castro además de diseñar campañas de Luis Carlos Galán, Andrés Pastrana, Enrique Peñalosa y Álvaro Uribe. Hablamos con él sobre la importancia de la figura de Castro, su influencia y por qué es considerado el padre del diseño en el país.

¿Cómo fue su relación profesional con Castro y como maestro?

No lo conocí como maestro, sino que después de muchos años ya conocía a Dicken como diseñador y había iniciado mis labores profesionales como diseñador gráfico y tuvimos la oportunidad de montar una oficina juntos. Con Gustavo Sorzano, otro diseñador, la tuvimos durante unos dos o tres años. Allí desarrollamos muchos proyectos y tuve la oportunidad de vivir de cerca los métodos y la disciplina de Dicken. Pero sobre todo conocí al ser humano, al hombre. Era excepcional, conocí también a su familia, su mujer y sus hijos, una familia maravillosa y muy talentosa. Tengo gran respeto por el trabajo y la experiencia de este hombre y su legado con el diseño gráfico colombiano.

¿Cómo lo influenció en su obra?

Yo trataría primero de hacer una definición de Dicken, porque él representa para el diseño gráfico un puente entre la arquitectura y el diseño. Los primeros diseñadores colombianos surgen de la arquitectura porque es muy afín al diseño en particular, pero Dicken da un salto tremendo hacia el diseño de marcas, logotipos, diagramación y creo que esa mezcla de profesiones y de oficios como que marca un punto de partida en esta generación de diseñadores gráficos de nuestra época, en los años sesenta y setenta. De tal manera que con él conviví y viví experiencias de las cuales, por supuesto, aprendí muchísimo, pero aprendí particularmente esa falta de pudor y de sumergirse en disciplinas que no necesariamente representan su profesión. Fue un gran arquitecto y tuvo el atrevimiento de traspasar esa frontera para caer en el diseño gráfico, ahí se movía como pez en el agua con todos sus conocimientos de espacio, de color, de rigores y también era gran dibujante.

¿Por qué se puede decir que Castro es el padre del diseño en Colombia?

En los sesenta en Colombia no existía el diseño, era una disciplina avanzada en Estados Unidos, pero acá, todavía no salíamos del concepto del ilustrador, del dibujante y había gente que diseñaba, pero el concepto profesional no existía. Y Dicken comenzó a navegar en esos terrenos, fue pionero.

Él siempre estuvo muy ligado a la academia, en la Universidad Nacional, en la Tadeo, fue el gran profesor y maestro de muchos de los diseñadores de las generaciones nuevas del diseño. En ese sentido diría que el concepto de diseño de Dicken ha sido la generosidad para transmitir sus conocimientos e inspirar a otra gente.

Ya en el terreno explícito, muchas de las marcas colombianas de últimos 30 o 40 años son marcas diseñadas por él. Una de las más famosas es el diseño del símbolo del Congreso Eucarístico, cuando el papa Pio XII visitó Colombia y se acuñaron monedas conmemorativas con el símbolo. Incluso diseñó algunas monedas con unos diseños precolombinos muy bonitos. Era un hombre muy sensible con las raíces precolombinas, con la naturaleza, fue un gran investigador de la guadua. Todo esto le da un peso conceptual a su lectura del diseño que es lo que hemos heredado todos: ese respeto por los materiales, las raíces y la naturaleza. Era muy versátil, diseñaba libros, hacía fotografías… era realmente un talento muy productivo.

¿Qué valores rescata de la obra de Castro?

La mayor obra de Dicken es él mismo. No solo nos deja el legado conceptual y profesional en la lectura del diseño. El ser humano, la generosidad, el respeto por los colegas, por la competencia, en fin… ese es el gran legado de Dicken, el gran señor, el gran caballero del diseño. Esto fue lo viví más de cerca con él.

Publicado en Revista Arcadia
También podría gustarte