500 miniaturas muestran la transformación de Bolivia

Por Tamara Barragán

Más de 500 piezas, entre miniaturas y ekekos, darán vida a la exposición Alasitas, donde crecen las Illas, que propone a través de estos objetos narrar la evolución que se ha vivido en Bolivia en diferentes áreas, desde la arquitectura hasta el transporte. La muestra será inaugurada el 26 de enero, a las 19:00, en el Museo de Etnografía y Folklore (MUSEF).

«Con la exposición buscamos mostrar que la Feria de la Alasita y los artesanos no son ajenos a la realidad. Mostraremos que a través de estás maravillosas y tradicionales piezas se puede contar cómo ha cambiado Bolivia”, dijo Varinia Oros, curadora de la muestra.

Según Oros, el MUSEF tiene una colección de 7.000 bienes culturales de la Alasita, tanto miniaturas como piezas rituales. Sin embargo, en esta ocasión, se seleccionó objetos que representan pasajes históricos de Bolivia desde la década de los 70 hasta la actualidad.

Los responsables del repositorio dividieron la exposición en ocho categorías. En la muestra, se presenta una colección de ekekos con representaciones que datan desde el año 1800 y con réplicas de importantes piezas arqueológicas de esta figura.

«Tenemos una categoría dedicada a los alimentos. Se muestra a través de las miniaturas cómo las costumbres culinarias de los bolivianos han ido cambiando”, dijo.

Otra de las categorías de la muestra es la moda. Por ejemplo, en la misma se puede apreciar cómo el presidente Evo Morales impuso su estilo en los últimos años.

En el área de tecnología se exhiben miniaturas que van desde «los teléfonos de disco hasta los celulares con pantallas planas”, dijo Oros. «Este proceso de globalización no es ajeno a los artesanos y a sus productos”, añadió. También se presenta una colección dedicada a los billetitos de Alasita que proponen un repaso de la economía del país. En la categoría de arquitectura se exhiben desde casas coloniales hasta cholets. Y en transporte se exponen miniaturas desde los primeros colectivos de La Paz hasta las cabinas del Teleférico.

Publicado por Página Siete
También podría gustarte