La Familia Mimo se complace en presentar la edición 2017 del Festival de Mimo de Lima que reúne a los más destacados exponentes, compañías, directores y productores que, con variados lenguajes y códigos escénicos, generan una gran variedad de puestas en escena aparentemente disímiles pero con un fuerte lazo en común: la capacidad del ser humano de percibir su entorno y transformarlo para crear nuevos mundos en el imaginario del espectador. Circo, clown, magia, música y danza juntos, en una fiesta de verano, dialogando con movimientos, acciones y gestos, para imitar, con amor y humor, el mundo en el que vive y con el que sueña.

El festival Iniciará con la Maratón en cámara lenta, el domingo 8 de enero a partir de las 2 p.m. un recorrido de mimos como su título lo indica, en cámara lenta que partirá en la Plaza San Martín hasta el ICPNA Lima Centro. A lo largo de fechas sucesivas, contaremos con la participación de destacados grupos y exponentes del arte del mimo como Gestus, Luis Zavaleta, Michel Ayllón, Eddy Martínez, Proyecto Huaca, Quilca Producciones, Agárrate Catalina, Qhispikay Espacio de Circo y La Familia Mimo.

El Festival de mimo de Lima 2017 se desarrollará durante seis funciones, los días miércoles y jueves del 11 al 26 de enero a las 8:00 p.m., en el Auditorio ICPNA Lima centro (Jr. Cuzco 446). Boletería: S/20. Además, los días lunes 9, 16 y 23 habrán talleres por las mañanas y en la tarde (Inscripciones: lafamiliamimo@gmail.com). Por las noches, se proyectarán las siguientes películas con ingreso libre: “El maquinista de la general”, “El dictador”, “Las trillizas de Belleville”. La coordinación general está a cargo de César Chirinos y Olga Osnayo.

Presentaciones

El Grupo Gestus será el encargado de abrir el telón el miércoles 11 de enero con Mi nombre es 23, obra apta para adultos que combina las técnicas del mimo y el clown.  23 es un payaso de barrio que vive en su pequeño cuarto y nos invita a conocer sus experiencias en repetidos fracasos en los que se involucra día a día. Nos cuenta su historia enamorándose, bailando, jugando y buscando algún oficio que lo haga sentir completo y vencedor. Se pasa el tiempo resolviendo los problemas que él mismo instaura por su forma desatinada de ser.

El jueves 12 los magos Luis Zavaleta y Michelle Ayllón pondrán en escena De magias y amores. Luis es un mago profesional en constante formación. Trabaja con niños desde el 2008 con los que realiza juegos de manipulación y destreza. Michelle es una maga como pocas, que nos sorprende con un repertorio de alto contenido emocional y artístico. Juntos han hecho posible un divertido show en el que su interacción provoca ternura y arranca risas a sus espectadores, los cuales no pueden evitar sentirse niños otra vez.

Eddy Martínez estará el miércoles 18 con Santiago vive solo. Un joven con retardo mental es abandonado por su madre. En la espera y su búsqueda, Santiago tratará de salir adelante, conviviendo con su soledad, enfrentándose constantemente con sus limitaciones físicas y con una sociedad que no lo comprende. Esta obra muestra una sociedad enferma psicológicamente, abandonada a su suerte, pero qué, a pesar de todo, dentro de su ideal, busca la felicidad. Frente al abandono, el abuso y la indiferencia, surge la ternura, inocencia y deseos de ser feliz.

El jueves 19, estará Huacas, burbujas y rock ‘n’ roll (HBR), presentado por Proyecto Huaca y Quilca Producciones. Iniciativa que busca presentar y empoderar los sitios arqueológicos de la ciudad de Lima como espacios públicos, a través de distintas acciones coordinadas con el Ministerio de Cultura, gobiernos regionales, municipalidades distritales, asociaciones vecinales, empresa privada y vecinos en general. Este proyecto ha sido premiado con el fondo internacional para la promoción de la cultura de Unesco.

La última semana Agárrate Catalina y Qhispikay Espacio de Circo coproducen La memoria de la piel. Esta obra de circo y danza nos habla sobre las experiencias que guarda nuestro cuerpo y que inconscientemente nos retienen o nos expulsan, nos acercan o nos alejan de nosotros mismos, del otro, de lo que queremos hacer o de lo que queremos ser. Experiencias que no escuchamos, que negamos pero que conviven con nosotros.

Cierra el Festival, La Familia Mimo con Pequeños souvenirs, el jueves 26. Un tour de emociones diversas y dispares que se instalarán en la memoria y recuerdos de los espectadores. Todo viaje nos deja recuerdos que llevamos con nosotros de diversas maneras. Las situaciones que vivimos a lo largo de los años nos transforman, dejando en nosotros huellas de esta suma de experiencias; desde ir a tomar el tren a la estación, hasta la visita al dentista.

Propuestas para disfrutar en familia donde se muestran las diversas posibilidades del arte del mimo.

Festival de Mimo de Lima 2017 (funciones)

Mi nombre es 23  Gestus – Miércoles 11

De magias y amores  Luis Zavaleta y Michel Ayllón – Jueves 12

Santiago vive solo – Eddy Martínez – Miércoles 18

Huacas, burbujas y rocanrol – Proyecto Huaca y Quilca Producciones – Jueves 19

La memoria de la piel – Agárrate Catalina y Qhispikay Espacio de Circo – Miércoles 25

Pequeños souvenirs  La Familia Mimo – Jueves 26

Publicado por Lima Gris

Festival de Mimo de Lima: alzar la voz y seguir en silencio

Por Juan Carlos Fangacio

Hoy que correr está de moda y el mundo vive acelerado, se puede encontrar belleza en una carrera en la que nadie se apura ni busca la meta. Así funciona la Maratón en Cámara Lenta, un recorrido simbólico por el Centro Histórico de la capital que servirá de inauguración del Festival de Mimo de Lima. A veces ir despacio puede ser un gesto triunfal.

Y no por lenta la carrera deja de ser animada (si desea ver la edición del año pasado, puede verla aquí). En ella se mezclan la música, la danza, el circo, el claun y la magia. Todas expresiones aparentemente muy distintas, pero que a través del arte del mimo se integran a la perfección.

“La idea del festival es ampliar la visión que se tiene del mimo como personaje característico –explica César Chirinos, organizador principal del espectáculo–. Queremos que la gente comprenda que en este arte se usa un lenguaje particular y que pueden generarse muchas maneras de utilizarlo. De esta manera, otras disciplinas utilizan la mímica y, al mismo tiempo, los mimos pueden alcanzar otros territorios con esta forma de expresión”.

–Otros horizontes–

Chirinos ha cultivado una larga carrera en la mímica desde que tuvo como mentor a Juan Arcos, discípulo del argentino Ángel Elizondo, discípulo a su vez del maestro francés Étienne Decroux. Todo un legado silencioso.

Con esa base ha ideado una edición del festival mucho más madura y completa, con historias muy adultas como “Mi nombre es 23”, del grupo Gestus, que retrata a un payaso de barrio que satiriza sobre sus continuos fracasos; o “Santiago vive solo”, representación teatral de un joven con retraso mental que es abandonado por su madre y tiene que enfrentarse a su soledad. Reflexiones que van más allá de la risa.

Pero también pueden encontrarse románticas funciones de ilusionismo como en “De magias y amores”, espectáculos circenses con mensajes profundos sobre individuos y sus entornos, y puestas en escena en huacas, que aprovechan las posibilidades de la interacción al aire libre. Todo ello en silencio, usando la expresión corporal como herramienta comunicativa única, esencial y poderosísima.

–Remar contra todo–

Aunque el festival cuenta con la participación de compañías como Agárrate Catalina, Qhispikay, La Familia Mimo, y de artistas como Eddy Martínez, Luis Zavaleta y Michelle Ayllón, el equipo organizador apenas llega a las ocho personas: un esfuerzo notable para sacar adelante tantas puestas en escena.

“Contamos con un gran apoyo del Icpna en cuanto a infraestructura y medios de difusión, pero a nivel de financiamiento continuamos haciendo todo por nuestra propia cuenta. Ni siquiera hemos buscado el apoyo de empresas privadas o del público porque no queremos que, si el dinero no aparece, tengamos que detener el festival”, explica Chirinos. Y en una ciudad como Lima, donde el quedarse mudo es política pública, no hablar es también una forma de alzar la voz.

Publicado por El Comercio

Juan Piqueras: el adiós del mimo a los 82 años

Por Diana Ramos

En silencio, como el arte que cultivó durante toda su vida, se ha ido Juan Piqueras Sánchez-Concha, el mimo, a los 82 años. En silencio también lo lloran sus amigos Luis Kanashiro, César Chirinos o Mágico Herrera.

Piqueras descubrió la pantomima cuando estaba por terminar la carrera de arte en la PUCP y daba clases en La Cantuta. Fue entonces que conoció a Emilio Galli, él hizo que saliera el mimo que tenía dentro.

Desde 1962, cuando debutó como mimo en la Concha Acústica del Campo de Marte, se enamoró de este arte, tanto que durante años lo perfeccionó, reconociéndose discípulo de Étienne Decroux. Con Decroux descubrió que la fuerza del mimo está en su interior, pero cuando sale afuera la puede expresar. Es más que pintarse la cara, usar una camiseta rayada o hacer garabatos en el aire. Por eso dejó de hacerlo y se presentó con la cara limpia, pero con la sonrisa dibujada.

En una entrevista para La República en el 2008, Piqueras confiesa que “el mimo es el arte del silencio, de la poesía y de la imaginación. Y algo importante, el mimo es mudo no porque no pueda hablar, sino porque ha escogido no hacerlo. Y allí está la magia”.

El legado de un mimo

En la Bajada de Baños de Barranco se encuentra la Sala Juan Volatín, espacio de arte que Piqueras creó junto a su compañera de 42 años, Carmen Caro. En ella crearon el grupo Piqueras, donde se produjo una gran cantidad de obras, festivales y encuentros de mimos.

Piqueras también fue artista. Debutó en el 2005 con su exposición “Laberinto de monstruos”, en la que expresó su sentir sobre los años de violencia que vivió el país.

Al ver las obras con criaturas amenazantes, el periodista Nilton Torres le consultó si había algo que le diera miedo, a lo que Piqueras respondió: “Al otro lado, a lo que haya después de la muerte y al olvido”.

No, Juan Piqueras no será olvidado. El mimo ha quedado en cada alumno que enseñó, esos de aquellas clases que impartió hasta que lo cesaron del magisterio; de los talleres y cursos que dictó cuando lo llamaban y que nunca se negó a dar; a sus amigos mimos con los que compartió escenario y los que ahora le rinden homenaje o que simplemente se quedan en silencio porque no hay palabras para semejante pérdida.

El homenaje del artista

Juan Piqueras se iba a presentar en el Festival de Mimo de Lima, en donde participaría del maratón en cámara lenta el domingo 8 de enero. Ese día, se le iba a rendir un homenaje a él y a su esposa por su labor en la difusión de este arte.

César Chirinos, organizador del evento, declaró que “la muerte de Juan es una pérdida valiosa para los mimos en el Perú. Aunque poca gente conoce el trabajo que venía haciendo desde su casa, él siempre supo valorar la belleza de este arte y nunca lo abandonó. Estamos preparando un nuevo homenaje tras su ausencia”.

Publicado por La República