En Contexto
En agosto de 2015 Sebastián Giménez, autor del libro y lector de NodalCultura, nos escribió para ofrecernos publicar libremente su libro. Fue entonces que la sección #LibrosLibres tuvo su primer germen. Mientras nuestro portal crecía y buscaba su forma -que nunca será definitiva- #LibrosLibres seguía siendo un proyecto, y Sebastián Gimenéz nos escribía de tanto en tanto.
Hoy publicamos “El último tren”, por un lado porque nos parece que la figura de José Luis Nell es la de un militante sobre quien se ha profundizado muy poco y por otro, como reconocimiento a Giménez que dio el puntapié inicial para esta sección, que esperamos siga creciendo y pueda nutrirse gracias a la colaboración de nuestros lectores

Palabras preliminares

Escribí este libro sin un plan premeditado. José Luis Nell fue una persona que me atrajo y siempre me pareció que su vida tuvo ribetes de novela, de relato épico. Su gran compromiso militante es el reflejo de toda una generación que se propuso cambiar la Argentina y convertirla en un país justo, solidario, socialista.

Nacido en 1979, no fui ni siquiera testigo lejano de los hechos que protagonizó aquella generación.

Me ha servido de insumo lo que he leído para escribir. Imposible ignorar los aportes de libros como Tacuara, historia de la primera guerrilla urbana, de Daniel Gutman, muy útil para reconstruir los primeros pasos en la militancia de José Luis Nell.

Fundamental e imprescindible fue Los Malditos Caminos, el gran documental de Luis Barone y que me sirvió de gran ayuda para luego reconstruir libremente algunos pasajes de la vida del protagonista.

El libro La Voluntad, de Eduardo Anguita y Martín Caparrós, también aportó valiosa información de contexto y puntual de su persona. Valiosos datos extraje del libro La Cullen, una historia de militancia, de varios autores. Fue invalorable el aporte del testimonio de Jorge Rulli, quien me concedió una entrevista y mucha información sobre el biografiado.

Este libro es una biografía novelada y como tal es un relato ficcional, no se preocupa por la exactitud objetiva de una investigación. Uno se provee de muchas fuentes como las que cité, pero para escribir un relato libre como este, hay que apartar por un momento esos materiales muy útiles y lanzarse a la aventura de narrar, de imaginar, de armar algo nuevo, crear una nueva realidad. Soy adherente de aquella máxima de Nietzsche de que no hay hechos, sino interpretaciones. Este texto es una interpretación.

Por supuesto, se intenta que la ficción adquiera verosimilitud, porque los personajes que la encarnan fueron reales, como muchos de los hechos que se nombran.

He intentado por todos los medios hacer un relato respetuoso de las características de los protagonistas. El objetivo no es juzgar, ni siquiera comprender las contradicciones inherentes a la misma persona humana y a los tiempos convulsionados que forman parte de la historia reciente de nuestro querido país. Es intentar recrear lo que pasó en ese momento, lo que pensaron, lo que soñaron, lo que se jugaron jóvenes argentinos que no tuvieron otro ideal que el socialismo nacional y la realización colectiva del país, buscando la liberación de los poderes de turno.

Lucía Cullen y José Luis Nell pudieron haber tenido hijos y constituir la familia tipo burguesa. Lejos de eso, sacrificaron su vida personal buscando la realización común. Además de su gran inteligencia, tuvieron la valentía de dejar todo por una causa. Esos valores conmueven aún hoy, cuando desde los medios de comunicación muchas veces se proyecta individualismo, superficialidad, vacío.

Este libro se ocupa de una persona recordada por muchos pero escrita por pocos. Ojalá que esta vida militante no se la trague el olvido, porque representa también uno de los exponentes más nobles de una generación injustamente esquilmada por el terrorismo de Estado. Este libro es un aporte para eso.

Sebastián Giménez

Puede descargar el libro aquí