Espacio público en disputa

Geovanny Jiménez S. Fotografías de Erick Carvajal. “Ayer vine y todo bien, hoy vengo y me corren”, expresa un artista indignado en plena Avenida Central, cuando la Policía Municipal le pide retirarse.

¿Pueden o no pueden presentarse los artistas en los espacios de San José? Videos que se hacen virales con la Policía Municipal retirando artistas de las calles de San José confunden a los espectadores y a los artistas.

Asimismo, podemos observar la presencia de escenas que son prohibidas y otras no, momentos en los que sí se actúa, y otros no. Culturacr.net pudo constatar que un grupo religioso cantaba con amplificadores, sin ninguna restricción, pero 100 metros arriba a un grupo de muchachos de break dance se les prohíbe actuar con su grabadora.

Por eso acudimos a las autoridades municipales por respuestas. Y las encontramos: en definitiva los artistas sí pueden presentarse en espacios públicos de San José, siempre y cuando no suceda lo siguiente en orden de importancia: el uso de amplificadores de sonido, una queja del comercio o transeúntes, o la interrupción del derecho de libre tránsito por esos espacios.

Marcelo Solano, jefe de la Policía Municipal aclaró a Culturacr.net que esa resolución se tiene de al menos dos fallos de la Sala Constitucional, uno de 2015 que establece que los espacios públicos son de la gente y la gente puede realizar manifestaciones espontáneas, pero además uno más reciente de 2016 en el que “la Sala descarta la infracción a la libertad de expresión o de pensamiento” cuando los ejecutantes usan “instrumentos musicales y amplificadores de sonido en horas de la noche y en un sitio público” (expediente 16-007460-0007-CO).

También consultamos a Lilliam Quesada, directora del Departamento de Cultura de la municipalidad y ella indicó que en caso de montajes más elaborados “la normativa  indica que cualquier grupo, institución, organización  o persona que desee desarrollar un evento en el  espacio público debe solicitar autorización al Concejo Municipal a la Comisión de Obras”.

Marcelo Solano expresó: “El problema es que la cantidad de estas manifestaciones ha aumentado exponencialmente y no teníamos regulaciones como gobierno local al respecto”, explica Solano, quien expone los alcances de los fallos constitucionales.

La municipalidad no es dueña de los espacios públicos, sino que las administra, pero debe velar porque el disfrute de esos espacios se dé en regla y no se violen los derechos de otros, como el libro tránsito o la contaminación acústica“, indica Solano mientras muestra correos de quejas enviadas por exceso de ruido, como una de los funcionarios del Banco Central por reiteradas manifestaciones de música andina a un lado de sus oficinas.

El jefe policial deja claro que ellos actúan de bajo perfil e incluso entre sus filas tienen artistas que favorecen la participación de sus colegas en las calles. “Nosotros actuamos cuando se da una queja formal“, explica.

“El problema que tenemos es que hay gente que reacciona de manera inadecuada y los policías municipales son humanos, cuando se les insulta se les agrede, y ellos están cumpliendo con su deber; porque si no lo hacen entonces los acusan más bien de incumplimiento de deberes”, indica Solano.

La regulación de la policía ha sido, si se quiere, omisa, no tenemos ninguna intención ni ninguna estrategia específica para actuar en contra de nadie; la respuesta está en las quejas específicas”, añade.

El policía es un pacificador social, es el funcionario público llamado a evitar la violencia”, indica el jefe municipal. “La policía debe participar en neutro y hay un procedimiento establecido: primero se debe solicitar apagar el amplificador, si no lo hace entonces entonces debe hacer notificación escrita, si aún así insiste se llama un abogado para levantar un acta, y finalmente el policía podrá decomisar el amplificador, no los instrumentos municipales”, explica.

También es claro: “a veces se complica tanto un incidente que se judicializa y el policía debe intervenir”.

El pasado viernes 13 de enero la comunidad de músicos convocó a una manifestación pública en apoyo de su labor en sitios públicos y en contra del actuar de la municipalidad.

Todo se desencadenó cuando el 23 de diciembre pasado, un video se hizo viral al mostrar un grupo numeroso de policías de la Municipalidad, apoyados incluso por la Policía del Ministerio de Seguridad, en un operativo para detener al músico Ricardo Contreras (el Rasta) frente a la Librería Universal en la Avenida Central.

Publicado en CulturaCR
También podría gustarte