Ministro de Cultura despidió al presidente del Instituto de Cine

Todos desentierran el hacha de guerra

La renuncia forzada del titular del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, Alejandro Cacetta, puso en alerta a la comunidad del cine y la cultura, con muestras masivas de apoyo al renunciante, pero también con una alerta que crece: “vienen por la caja del Incaa”. Las declaraciones que hizo ayer la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, sobre la “urgente” necesidad de “encarar una reforma completa del Incaa”, más allá de que se comprueben o no las denuncias de corrupción lanzadas sobre Cacetta, hicieron crecer esta alerta. Una  inédita asamblea con la participación de más de mil personas del sector cinematográfico y audiovisual votó el pedido de renuncia al ministro de Cultura, Pablo Avelluto, y fijó un nuevo encuentro para el próximo miércoles, en coincidencia con la inauguración del Bafici. La asociación Proyecto Cine Independiente (PCI), que reúne a muchos de los principales cineastas en actividad, y los críticos de la filial local de la  Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (Fipresci) denunciaron ayer que la autarquía del Incaa está en riesgo, mientras se suman voces de repudio  –desde Lucrecia Martel a Mariano Llinás– a lo que se ha calificado como una “infamia” y una “torpe opereta”.

Lo de “torpe” puede ser cuanto menos puesto en suspenso tras las declaraciones de ayer de Laura Alonso, respecto de que el organismo que dirige encarará junto al Ministerio de Cultura “una reforma integral” del Incaa, para “transparentar al máximo” el otorgamiento de subsidios y el control de esos recursos públicos. “Lo bueno es que empieza una nueva etapa para el Incaa”, aseguró la funcionaria en una entrevista radial, y contó que ya acordó con Avelluto “empezar a trabajar en una solución institucional integral”. Admitió también que, desde el inicio de la gestión de Cambiemos, señalaron “con semáforo rojo” al Instituto Nacional de Cine, como uno de los organismos del Estado que requería “una reforma integral en materia de transparencia”.

“No se trata de un nombre o de una persona que dejó su cargo sino de encarar una reforma completa del Incaa, porque hay muchas áreas opacas y quizás no hubo tiempo, oportunidad o un poco de compromiso para modificar esas cuestiones”, insistió Alonso. Habló también de la necesidad de “detectar quiénes son los intermediarios que se ofrecen como gestores para acelerar el otorgamiento de subsidios”, dando por sentado que tal situación existe de hecho. Al ser consultada sobre la denuncia que se lanzó sobre Cacetta, la funcionaria indicó que aún no está “en condiciones” de referirse al desempeño de Cacetta en el organismo porque “los papeles” que recibió la Oficina Anticorrupción para evaluar “son varias cajas y hay que analizarlas”.

Repasando, el miércoles pasado el ministro de Cultura, Pablo Avelluto, pidió la renuncia a Cacetta por “manejos pocos claros” en las finanzas del Incaa. La medida se tomó luego de que en el programa Animales sueltos, que se emite por el canal América, se difundiera un informe sobre sospechas de corrupción e irregularidades en su gestión, presentado con errores e inexactitudes varios como la confusión de nombres, fotos y cargos. Tras la acusación del director de cine Juan José Campanella, quien había dicho que la decisión de echar a Cacetta fue parte de una “torpe opereta”, el ministro aseguró tener pruebas. “Hay expedientes, hay números, los tuve en mis manos, no me lo contaron”, respondió. La denuncia no está relacionada con el manejo del millonario fondo de fomento del Incaa, sino con gastos en hoteles, reformas en la Escuela de Cine, y compras de mobiliario. “No actuamos en función de operetas sino porque hay cosas que no son claras”, defendió la denuncia el ministro.

El fondo de fomento cinematográfico, que maneja el Incaa y está establecido por ley, significa más de 800 millones de pesos anuales, y abarca en una compleja composición el 25% del impuesto aplicado a la facturación publicitaria que el actual Enacom recauda. Todo ese dinero que se recauda básicamente de los canales de televisión y las radios, es girado, también por ley, diariamente por el Banco Nación al Incaa. Un porcentaje mínimo de ese fondo de fomento está compuesto por el 10% del impuesto a las entradas de cine, que hace un tiempo el gobierno evaluó suprimir, dando luego marcha atrás tras la previsible reacción en contra de todos los sectores involucrados y una dura declaración de la Multisectorial del Audiovisual. Esa “caja” millonaria, que por ley pertenece al Incaa –o, más precisamente, al fomento del cine argentino a través de la gestión de este organismo autárquico– es la que hoy se visualiza en juego.

El apoyo a la autarquía del Incaa fue claramente expresado por entidades como la asociación de directores PCI y la Fipresci Argentina. En un comunicado de ayer, el PCI señala que “éste es un eslabón más en el ataque al sector audiovisual que acarrea la intención de reducir el Fondo de Fomento del Cine. Pero existe otra fuente que alimenta a este fondo: el canon que las empresas de radio y televisión deben pagar por el uso de las frecuencias nacionales. Este es otro punto crítico, ya que se excluiría este pago, que es el que conforma el Fondo Audiovisual, establecido en la Ley 26.522”. El comunicado denuncia también que esta situación “derivaría en el incumplimiento de la Ley de Cine, política ejemplar a nivel internacional que fue modelo para muchos países y que orgullosamente ha sido herramienta fundamental para la construcción de la identidad cultural y nacional”. Y concluye: “Los miembros de la Asociación de Directores de Cine PCI expresamos nuestro estado de alerta ante las operaciones mediáticas y políticas que tienen como objetivo un recorte de la cultura, la educación y los derechos de nuestra sociedad”.

En las últimas horas se fueron sumando nuevas voces de repudio. Desde Salta, la directora Lucrecia Martel se sumó a la autoconvocatoria que realizaron los directores de su provincia, y allí declaró: “Cacetta estaba tomando buenas decisiones y no tuvo una posición mezquina cuando entró al Instituto, en el sentido de que nunca fomentó esta idea absurda de la grieta”. Una contundente toma de postura fue la de la productora que dirigen Mariano Llinás, Alejo Moguilansky, Laura Citarella y Agustín Mendilaharzu: “El Pampero Cine, que desde hace más de quince años combate las políticas industrialistas y excluyentes del Incaa, acompaña esta vez los reclamos de las diversas organizaciones cinematográficas, ante la evidente infamia orquestada por el gobierno nacional, y repudia enérgicamente cualquier intento de vaciamiento institucional o de intervención mafiosa impulsada desde el poder que pueda acarrear tan grotesca operación mediática”, expresan.

Publicado en Página 12

Fomento y transparencia para el INCAA

El Ministerio ratifica su compromiso con la industria del cine

El Ministerio de Cultura de la Nación ratificó esta mañana el compromiso del Gobierno con el fondo de fomento al cine nacional a través del Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales (INCAA).

“El Gobierno no viene en absoluto a reducir o achicar el apoyo del Estado a la industria cinematográfica nacional”, aseguró el ministro Pablo Avelluto.

En este sentido, precisó el Ministro: “No estamos discutiendo el fomento de la industria, queremos que se lleve a cabo de un modo transparente”.

El Ministerio de Cultura de la Nación informa también que junto a la Oficina Anticorrupción que dirige Laura Alonso y el INCAA diseñarán e implementarán de inmediato un programa integral destinado a mejorar y profundizar los niveles de transparencia en el uso y destino de los fondos públicos administrados por el Instituto.

Publicado en Cultura

Multitudinaria defensa al cine nacional

“Lo primero que queremos decir es que en el cine nacional la grieta no existe”, dijo con firmeza Claudio Remedi frente a las puertas del Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales (INCAA) durante la asamblea abierta que se realizó el lunes al mediodía. Así inauguró la lectura del nuevo documento en el entre otras cosas se reclama la defensa irrestricta de la ley de cine del fondo de fomento cinematográfico y la autarquía del INCAA.

Durante tres horas, la calle Lima permaneció cortada mientras un numeroso grupo de productores, directores, actores y trabajadores de la cultura hablaron con preocupación acerca de la situación que atraviesa el sector audiovisual y que no sólo tiene que ver con el ámbito institucional puertas adentro del INCAA, sino que también afecta a todas y cada una de las producciones cinematográficas y los espacios de formación.

“Creo que la comunidad cinematográfica estaba cómoda, descansando en la certeza de que el INCAA era eterno”, expresó Puenzo quien se refirió a los años de pelea por la ley de cine y que se aprobó en 1994. “Se pensó que la ley de cine era para siempre y que la posibilidad de filmar que era envidiada en otros países era una posibilidad natural y no lo es. Tenemos que pelear por la ley de cine cada día, cada semana, cada año”, continuó el director. “Yo le pido a los que ahora están en el centro de la escena que hagan este laburo, que peleen, que laburen, y para eso estamos juntos, de eso se trata”.

Ante la ofensiva oficial en la que no sólo se volcaron acusaciones de corrupción si no también que se cuestiona la forma de financiamiento, muchos actores argentinos participaron de un spot que realizó la Asociación de Directores de Cine PCI donde manifestaron su preocupación ante esta situación y explicaron de qué se trata la ley de fomento. “Las respuestas que han dado Avelluto y Peña diciendo que no hay conspiración en contra del cine es una respuesta para la gilada. Es una vergüenza”, dijo con dureza Puenzo. , es evidente que nadie puede tener conspiración contra la cultura, salvo nombrar ministros como Avelluto y como Lopérfido. Es evidente que hay un plan de negocios y una intención firme de sacarle los cánones que pagan quienes hacen negocios gracias a las señales que son del país”, finalizó el realizador.

Entre los oradores, estuvo Pino Solanas quien destacó, “lo más importante de todo esto es que acá no hay brecha, estamos todos unidos en defensa del cine nacional. Esta cinematografía es una de las diez más importantes del mundo, y es el espejo del alma de este país. Con Luis (Puenzo) pasamos muchas noches haciendo frente y buscando consenso y se consiguió una ley que permitió sumar al presupuesto, el 25% de lo que aportan por licencias y cánones los canales de televisión y las radios, y eso posibilitó duplicar y triplicar la producción de instituto. Acá hay una muchachada deseosa de dirigir de actuar y de formarse como técnicos de la cinematografía, y eso lo vamos a defender. No pueden mirar el cine como otra unidad de negocios, el cine es la cultura, el cine es el país”, puntualizó el director y senador.

Por su parte, Vyrna Molina se expresó en representación del sector de cine documental. “Para los documentalistas el cine tiene que ser una cuestión de estado y no de mercado. Es muy importante saberlo si queremos conservar la cultura y la identidad como pueblo”.

Desde el sindicato de trabajadores del Incaa (SICA), Guido Valerga expresó, “no nos transmitan más intranquilidad, queremos que nos muestren la ley y que nos digan cómo vamos a sostener el fomento y cómo vamos a sostener la autarquía del Instituto. Apoyamos la escuela pública por eso apoyamos la Enerc. Además de las fuentes de trabajo y la autarquía, estamos defendiendo la pluralidad y la cultura de este pueblo, que todos tengamos el derecho a expresarnos y no por eso nos traten de corruptos.

Entre los actores que participaron de la actividad estuvieron Juan Palomino, María Onetto, Luis Ziembrowizki, Edgardo Nieva, Fernán Mirás, Cristina Banegas, Luisa Kuliok, Lautaro Delgado, Darío Grandinetti y Patricio Contreras. Como representante del sector, Alejandra Darín, presidenta la Asociación de Actores participó también de la conferencia. “Estamos defendiendo el cine nacional, los puestos trabajo y la autarquía. Gracias al trabajo de quienes nos han precedido gozamos de una ley de cine (la ley 17.741) que es modelo en el mundo. Tenemos que trabajar para las cosas que están bien. Desde actores estamos integrando este gran frente de unión del cine en su defensa. Así se construyen cosas mejores para este sector y para este país.

El documento que fue elaborado y leído durante la jornada manifiesta:

Ante la burda campaña en contra del cine argentino, los aquí reunidos, representantes de todo sector cinematográficos exigimos:

-La defensa irrestricta de la ey de cine y del fondo de fomento cinematográfico completo y la autarquía del Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Visuales

-Exigimos la defensa de los miles de puestos de trabajo que el cine genera, de los trabajadores del INCAA y de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc)

-Exigimos transparencia en la comunicación de la redacción del proyecto de la ley de convergencia de la Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones), un proyecto que propone la supresión de cánones de las grandes empresas de la televisión, cable y radiodifusión que hoy sostienen una parte importante de los fondos del INCAA, del Instituto Nacional de la Música y del Instituto Nacional del Teatro.

-Repudiamos toda posible intervención del INCAA ante recientes declaraciones de otros funcionarios que atentan contra la autarquía y normas desenvolvimiento del instituto. Con el objetivo de llevar transparencia y representatividad proponemos que el próximo presidente del instituto nacional de cine debería tener un amplio consenso de la comunidad audiovisual.

-Crear una comisión que lleve adelante una campaña de comunicación dirigida a la sociedad en la que se repudie la operación mediática que difamó a las instituciones Incaa y Enerc. Exigir a América TV un derecho a réplica.

-Reclamar que el nuevo presidente del Incaa surja entre candidatos previamente consensuados por medio de una asamblea representativa de toda la comunidad audiovisual.

-Organizar un plan de visibilización de la problemática explicitada en este documento cuyo primer paso se dará en el marco del Bafici.

-Garantizar la celeridad de las firmas de expedientes y resoluciones en el Incaa para asegurar la continuidad de la producción cinematográfica actual y el sostenimiento de los puestos de trabajo.

-Abrir el debate sobre el plan de fomento actual para lograr en el futuro un plan inclusivo y democrático que contemple a todas las producciones.


TEXTO DE LA RENUNCIA DE PABLO ROVITO A SU CARGO DE RECTOR DE LA ENERC – 17 de Abril de 2017
ASAMBLEA PERMANENTE EN DEFENSA DEL CINE ARGENTINO·LUNES, 17 DE ABRIL DE 2017

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 17 de Abril de 2017
Sr Ralph Haiek
Vicepresidente a/cargo
Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales
c/c Asamblea Federal y Consejo Académico de la ENERC

Ref: Renuncia al cargo de Rector de la ENERC

Sr. Ralph Haiek:
Por la presente, renuncio al cargo de Rector de la Escuela Nacional de Experimentación y realización Cinematográfica, al que accedí por Concurso Público Nacional en el mes de agosto de 2011.
Como es de público conocimiento, el pasado martes 11 de abril, se emitió un ignominioso “informe periodístico”, en el programa “Animales Sueltos”, plagado de falsedades e inexactitudes. Esta burda operación de prensa sirvió como apoyo para legitimar un pedido de renuncia del Presidente del INCAA, Sr. Alejandro Cacetta, que no reconoce antecedente válido.
No es mi intención dirimir aquí las denuncias de corrupción que esgrimieron dos pseudo periodistas, de escaso rango intelectual y nulo rigor profesional. Lo que me parece preocupante es la forma indecorosa en que se mancilló el buen nombre y honor del Sr. Alejandro Cacetta que era, hasta hace escasos días, el hombre que llevaba adelante las políticas públicas de fomento al cine y con quien usted compartió la gestión.
¿Qué esperar entonces en el caso de las acusaciones realizadas sobre mi persona por el gasto y la no realización de la obra de remodelación de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica?
No se trata del hecho de que la realización de la obra es fácilmente comprobable solo acercándose hasta la sede de la calle Moreno 1199 y que tanto Usted como el Ministro de Cultura dela Nación conocen, sino que también se me acusa del costo de la misma y de su administración.
El hecho es que mi nombramiento es de carácter Académico y, como usted sabe, no he tomado contacto ni formado parte de ninguno de los actos administrativos y erogaciones económicas que se han llevado a cabo para realizar las remodelaciones del edificio de la calle Moreno 1199.
En mi carácter de Rector de la ENERC, he diseñado la escuela que queríamos realizar y controlado el seguimiento de la obra, día a día, durante los casi seis años que lleva mi gestión. Y estoy sumamente orgulloso del trabajo realizado, que ha colocado a nuestra escuela entre las mejores del mundo.
Pero no tuve ninguna injerencia ni contacto con los expedientes de licitaciones, contrataciones y/o compras que se realizaron para llevar adelante dicha obra. Ese trabajo se ha realizado desde la administración del INCAA y usted mismo, en su carácter de Vicepresidente (o, en ocasiones, a cargo de la Presidencia cuando el Presidente estaba ausente), ha formado parte de la aprobación y gestión de esas acciones. Ni siquiera conozco el presupuesto que ha demandado dicha obra y su ejecución no estaba dentro de las tareas presupuestarias que se realizan a diario para llevar a cabo los programas académicos de la escuela.
¿Qué debería pensar cuando veo que usted calla y otorga validez a estas acusaciones a sabiendas de la inconsistencia y falsedad de las mismas?
¿Cómo podría entender que no se está haciendo uso de esta perversa desinformación, llevada adelante por canallas inescrupulosos, cuando usted y el Ministro de Cultura, que conocen la situación, no dicen nada al respecto?
¿Cómo podría continuar trabajando en la escuela durante su Presidencia, cuando la lógica que el Ministro esgrime para separar del cargo al Sr. Alejandro Cacetta es incomprensible, en tanto lo deja a usted a cargo, siendo que debería alcanzarle el mismo criterio por haber compartido la gestión?
Hay pocas maneras de entender estas señales y, seguramente, las próximas semanas y sus propias acciones. nos darán las respuestas.
Por el momento entiendo que, frente a esta falta de apoyo, solo me queda presentar mi renuncia y dejar la escuela a la que ingrese como alumno en el año 1984, en la que me formó como cineasta, de la que fui instructor y que dirigí los últimos años.
Dejo una escuela pujante y valiosa, pública, federal y gratuita en todas y cada una de sus actividades, que cada día abre las puertas en las cinco sedes existentes en cada región del país, para formar cineastas capacitados artística y técnicamente y comprometidos con la cultura de su país;
Con planes de estudio consolidados y equipamiento técnico de última generación y una nueva Carrera de Dirección de Arte, única en su tipo en la región;
Que realiza, entre sus cinco sedes, más de 200 cortometrajes anuales, con un centro de posproducción de imagen y sonido de última generación;
Que realiza más de 80 cursos y talleres anuales en coproducción con las Secretarias de Cultura de todas las provincias, y que ha formado a más de 2000
alumnos por año en todo el país, desde que comenzó el Plan de Capacitaciones
Federales;
Que abre sus puertas a la comunidad con talleres y cursos abiertos en las diferentes sedes y con ciclos de cine gratuitos, como el que se realiza todos los
fines de semana en El Cine de la Escuela. a cargo de Fernando Martin Peña;
Con la mejor Biblioteca especializada en cine y audiovisual de Iberoamérica y con la incorporación de un Catálogo Colectivo en línea que reúne a más de 20 Bibliotecas de una docena de países de la región;
Que publica libros didácticos sobre cine, la Biblioteca INCAA ENERC, y también desarrolla anualmente el Concurso Federal y Nacional de Estudios sobre Cine Argentino y publica los ensayos ganadores del mismo;
Que abre todos los días las puertas de su Biblioteca a los investigadores y estudiosos de cine y los convoca a reflexionar y discutir sobre su actividad en el encuentro anual La Imagen Argentina
Con un Centro de Documentación y Archivo ejemplar, que asombra a todos los que lo conocen. donde se conserva la documentación sobre la historia del cine en nuestro país;
Que ha recuperado. digitalizado y restaurado más de cincuenta cortometrajes de su acervo histórico
Que convoca anualmente a todos los egresados de escuelas de cine del país a profundizar el desarrollo de sus proyectos con tutorías de profesionales del más alto nivel en el Concurso Gleyzer Cine de la Base;
Que facilita a sus egresados el intercambio estudiantil, con otras escuelas de primerísimo nivel, de países como Alemania, Francia, Cuba, España y China, para que sigan formándose una vez que terminan su carrera;
Que tiene convenios con la Universidad Nacional de San Martin, La Universidad Nacional de las Artes y la Universidad Nacional de Tres de Febrero para que sus egresados puedan cursar licenciaturas y maestrías al terminar su carrera;
Que ha afianzado su inserción internacional en la Federación de Escuelas de Cine de América Latina (FEISAL) de la que hemos sido anfitriones en su 25 aniversario, en el año 2014, y en la CILECT (The international Association of Film and Television Schools), que ha celebrado, por primera vez en Sudamérica, su Congreso anual en el año 2013;
Dejo, en síntesis la escuela que me hubiera gustado tener cuando fui alumno y que construimos con toda la comunidad educativa y el personal del INCAA en los últimos cinco años
Me llevo el recuerdo cálido de todos mis compañeros de trabajo, personas que trabajan en el estado y son diariamente denigradas en los medios de comunicación por su rol de funcionarios y empleados públicos, pero que son personas que aman su trabajo, lo realizan incansablemente (aún fuera de su horario de trabajo y de sus obligaciones, restándole tiempo a sus familias y a sus vidas personales), y construyen diariamente un país mejor.
Me llevo la dedicación y la pasión de los docentes, todos ellos profesionales de primerísimo nivel que, día a día, generosamente, forman a los futuros cineastas de nuestro país
Y me llevo, muy especialmente, el cariño de mis alumnos y el inmenso orgullo de verlos defendiendo su escuela y sus derechos y siendo el motor de la movilización de esta industria extraordinaria que se asienta en las políticas de Estado que nuestro país aplica desde hace 70 años
Agradezco muy especialmente todas las muestras de apoyo a la gestión y todo el cariño personal que he recibido en el curso de estos días, de alumnos, profesores, profesionales y toda la gente que conoce el trabajo que realizamos durante estos años.
Espero, tal vez ingenua pero profundamente. que se respete el trabajo realizado en la ENERC, se siga con las obras que están en curso, se profundice su institucionalización manteniendo el Concurso Público de elección del Rector y que mi renuncia ayude a que termine aquí esta caza de brujas que se ha desatado en los últimos días.
Me pongo a disposición de la Asamblea Federal del INCAA y de la comunidad educativa de la ENERC para acompañar, desde mi humilde lugar, las acciones que fueran necesarias para mantener y profundizar el trabajo realizado
Sin otro particular

PABLO LUIS ROVITO
DNI 16.335.868
Rector elegido por Concurso Público para dirigir la Escuela Nacional de Realización y Experimentación Audiovisual

 

Dejar Respuesta

© 2017 Noticias de América Latina y el Caribe. ; 17 de Agosto, 2017 - Contacto