Argentina: “Menea para mí” de Mariana Bustinza

Por Lucía Cholakian Herrera

Una historia de amor entre dos jóvenes en un barrio pobre en un país pobre en una región pobre en un mundo pobre: la historia que cuenta “Menea para mí” es la de pibes que se encuentran, que bailan, que toman, que se equivocan, que heredan gustos y consumos y violencia, que tienen deseos y también miedo. Maxi, su protagonista y narrador, es a su vez maestro de ceremonias de la presentación de la realidad cotidiana de su barrio.  

La obra no pide permiso ni perdón, ni busca acomodar la representación de la crudeza en la que viven muchos pibes a un discurso masticado para el público teatral. Por el contrario, es una propuesta honesta, tan honesta que provoca dolor y placer. Un trabajo sólido con actuaciones impecables y una dirección presente en cada uno de sus cuadros. Una serie de imágenes que se imprimen en la piel de su público.

En NodalCultura conversamos con el equipo de “Menea para mí” y reflexionamos acerca de algunas cuestiones relativas al proceso de creación y al impacto de la obra en el circuito teatral porteño.

¿Cómo fue el proceso de trabajo para la obra?

Sobre un texto de Mariana “Cumbi” Bustinza de llevar a escena una historia de amor que sucede en un barrio bajo, en alguna zona humilde de la cuidad de Buenos Aires, un grupo de nueve actores/bailarines comenzamos a investigar bajo la dirección de Bustinza, en una obra de teatro que uniera la actuación, la danza y el canto. Luego de varios meses de ensayos sobre escenas, creación de canciones originales y realización de coreografías, además de la asimilación de un lenguaje propio de la clase social mas vulnerable, se terminó de crear Menea para mi. La obra cuenta la historia de Maxi, y a través de él se da a conocer a sus amores, familia, amigos y lo que es vivir y crecer dentro de los sectores más excluidos. Apoyados sobre todo en la observación directa en la calle, entrevistas, y la investigación sobre materiales audiovisuales, se crearon los personajes de esta historia con la mayor profundidad posible, alejados de los estereotipos.

En estos tres años de funciones, ¿qué les resultó más interesante de la reacción del público ante un material -por momentos- tan duro?

Lo mas interesante es que el público, casi en su totalidad, puede dejar de lados los prejuicios propios de las diferencias entre clases sociales, incluyendo los miedos y posiciones éticas; y conmoverse con las historias de vida que contamos. Que los espectadores puedan hacer la empatía necesaria para poder comprender, contextualizar y observar de cerca en la butaca de un teatro, la realidad que a veces prefiere ignorar. Menea para mi interpela al público de una manera directa, desbordada e intensa, como suelen ser las emociones en personajes que por lo general no reciben el respeto mínimo de sus conciudadanos.

Los valores y los sentimientos no tienen que ver con adquisiciones materiales ni con logros culturalmente exigidos, por eso creemos que cada espectador que viene a ver nuestra obra logra identificarse.

En la obra se rescatan elementos de la cultura popular y la cultura villera, desde la música hasta los códigos barriales, el lenguaje y las formas de los vínculos. ¿De qué manera llegaron a seleccionar qué se representaría y cómo?

Los elementos que mostramos fueron elección de la autora y directora. El material contiene su esencia, sensaciones y experiencias. 

Como la idea de la obra está basada en sus vivencias personales en un barrio bajo, su trabajo fue volcarlas en papel primero y luego transmitírselas a los actores. La selección fue muy personal: los diálogos, la música y los movimientos. Ahí comenzamos un proceso de investigación y minuciosa observación sobre esos rasgos individuales y grupales que sirvieran para darle una identidad real al elenco. Se buscó la mayor verosimilitud posible.

Algunos de los elementos son mas simbólicos, otros mas abstractos y otros son copia fiel de la realidad. Nuestra meta era poder profundizar y dar detalles a las construcciones de los personajes que en el cotidiano de nuestra sociedad tienen características propias, identificatorias. El objetivo de algunos sectores excluidos es pertenecer donde puedan ya que son expulsados social o moralmente de varios círculos; y logran hacerlo quienes son afines, similares. Esta situación debía llevarse al escenario. Un grupo de pertenencia se convierte en el sostén (a veces único) que en ocasiones la familia o la sociedad no cumple.  

¿Qué implica, para ustedes, el poder llevar esta historia a uno de los escenarios más concurridos del centro de Buenos Aires? E idealmente, ¿qué esperarían que ocurra a partir de ello?

No pensamos la función social de nuestra propuesta como eje fundamental del proyecto. Tampoco ignoramos que la historia de amor sucede en una coyuntura que le da un matiz especial. Nuestra mayor satisfacción es poder seguir realizando Menea para mi luego de dos años enteros de funciones y encarar este tercer año aun con la buena recepción del público y de la prensa. Queremos contar una historia de amor que tiene elementos de ficción y elementos de realidad. Invitamos a la comprensión y a la reflexión. Nos consta que el público que ve la obra se conmueve, reflexiona, debate, escribe… Si podemos colaborar en generar un pensamiento que invite a una sociedad mas inclusiva y desprejuiciada, Menea para mi habrá tenido sentido. Visibilizar aquello que se ignora es un gran estimulo. Nuestra intención es poder continuar haciendo temporadas y llevar la obra de gira. Recibimos una Mención Especial en los Premios TEATRO XXI que otorga la  UBA (Universidad de Buenos Aires) y GETEA (Grupo de Estudios de Teatro Argentino e Iberoamericano). Recibir el apoyo de académicos, de la prensa y del publico hace que sea posible que continuemos haciendo nuestro trabajo.  

La política en Argentina se transformó significativamente en los últimos tres años, generando un impacto negativo en las clases trabajadoras y sobre todo en sus juventudes. ¿Tuvo esto algún impacto en su manera de concebir la obra, hicieron algún cambio en ella a partir de esto?

El material no fue cambiando ni hizo falta reforzar ningún elemento. La realidad misma se encargó de que lo que contamos en escena haya tenido cada vez mas realce y unidad con lo que pasa mas allá de la puerta del teatro. La pobreza y la exclusión no son elementos nuevos.“No quiero tu lastima, quiero tu respeto” dice uno de los personajes. La diferencia está en que ese llamado a la solidaridad es cada vez mas necesario en la sociedad argentina. Pero no por propuesta nuestra, sino porque así se vive: con menos respeto. De un lado y del otro. Del lado del que tiene y del lado del que no. La delincuencia como salida de la marginalidad es día a día más notoria, y ante eso nosotros proponemos otro enfoque, otro ángulo de análisis de eso que nos afecta también como ciudadanos. Confiamos en que aportamos desde nuestro arte, de la manera en que podemos y sabemos, lo necesario como para quitar estigmas, contextualizar y entender que entre todos podemos construir un presente mejor. Porque pensar en un futuro, a muchos les queda casi imposible.  


 

FICHA TÉCNICA

Menea para mi, el amor en un barrio bajo.
De Mariana Cumbi Bustinza Obra destacada en los PREMIOS TEATRO XXI (UBA / Getea) 2014-2015
[teatro + danza + cumbia]

Domingos 21 hs – Teatro El Extranjero
(Valentín Gómez 3378 – Abasto)

Menea para mí habla de lo que provoca la falta de amor. Es la historia de Maxi un pibe de un barrio bajo que nació un enero mirando al cielo.
Las vivencias contadas por él: sus padres, sus hermanos, su amor, su desamor, su ira, las drogas, la bailanta, la cárcel, sus amigos.
La pobreza y los problemas lo hicieron crecer de la única manera en que se puede. Donde los niños a los tiros se hacen hombres, donde nadie les regala nada y el camino de la carencia es inevitable al igual que el amor.
Porque seguimos creyendo fervientemente que el amor puede más.

Con Ezequiel Baquero, Luciano Crispi, Catalina Jure, Victoria Raposo, Victoria Schwint, Florencia Rebecchi, Micaela Quintano, Germán Matías, Mercedes Hazaña y Vanina Cavallito.

Dirección Musical y temas originales: Facundo Salas
Asistencia de dirección: Ángela Rodríguez Ayala
Coreografías: Mariana Cumbi Bustinza
Escenografía y ambientación: Agustín Leonardo Adesso
Diseño de Iluminación: Adrián Cintioli
Diseño gráfico: Pablo Rusconi / Agustin Adesso
Fotografías: iti el demasiado
Prensa: Simkin & Franco
Productores Ideame: Flavio Miloni / Sr. Schwint.
Dramaturgia y Dirección: Mariana Cumbi Bustinza

Facebook: Menea para mi
Twitter: @meneapami #vuelveMENEA
Reservas: www.elextranjeroteatro.com

También podría gustarte