La Coordinadora Sindical encabezó una manifestación cultural esta mañana para protestar en contra de medidas de austeridad impulsadas por el gobierno y la Junta de Supervisión Fiscal.

El portavoz de la Coordinadora, Luis Pedraza Leduc, explicó que durante la manifestación enviaron mensajes de protesta a través de cánticos al ritmo de la música bomba, que históricamente se usado como método de comunicación y denuncia en Puerto Rico por sectores oprimidos.

“Estamos haciendo un acto reafirmación cultural frente a las medidas de austeridad que está tomando la Junta de Control Fiscal”, sostuvo Pedraza Leduc. “Esta es nuestra manera de un 4 de julio decirle no a la Junta, a la Ley PROMESA, a las medidas de austeridad que ahogan nuestro pueblo, recortando fondos en salud, en la nómina de trabajadores, a los pensionados, en la Universidad de Puerto Rico”.

“Tenemos que repudiar esos recortes, que se suman a los impuestos que son $1,500 millones que van contra el bolsillo de los trabajadores”, agregó. “Esto es una actividad que reafirma la necesidad de luchar, mediante la cultura, mediante un toque de bomba, que es un llamado de resistencia”.

Pedraza Leduc señaló que la Coordinadora está integrada por sindicatos del sector privado y público, incluyendo a la UTIER, EDUCAMOS, HEEND, Movimiento Solidario Sindical y ProSol UTIER.

“Representamos a cerca de 15,000 trabajadores en total”, comentó.

El líder sindical indicó que los despidos ascenderán a cerca de 5,000 empleados públicos, lo que corresponde a la propuesta del 50% de los empleados transitorios en el Gobierno Central.

En su caso en específico, Pedraza Leduc preside a ProSol UTIER, que representa a empleados del Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP). Dijo que en dicha entidad ya han comenzado a llegar las cartas de cesantías.

“Las cartas están llegando. Vamos a ver los casos uno a uno”, indicó Pedraza Leduc. “En el ICP separaron a los compañeros transitorios y por contrato que estaban en servicios esenciales, que reciben dinero y vamos a impugnar ese tipo de medidas, próximamente”.

“Las librerías están cerradas, que es donde se produce dinero, porque eran compañeros por contrato… compañeros que fueron despedidos bajo la Ley 7 y después los trajeron por contratos, y ahora (despidieron) a los contratos”, añadió.

Asimismo, señaló que el recorte del 13% al ICP afectará a entidades culturales que prestan servicio a las comunidades.

“Para pagar esa deuda, tendríamos que aceptar ser más pobres durante los próximos 10 años, aceptar menos servicios de salud, de educación, protección osical, empleos, recreación, manifestaciones culturales… en fin, menos calidad de vida”, afirmó.

 

Publicado en El Nuevo Día