Murió Mama Zoila, la ‘Reina de la Bomba’ en el Ecuador

Óscar Paredes, director ejecutivo de la Fundación PODER, entidad dedicada a defender los derechos humanos y promover emprendimientos en el país, conocía a Mama Zoila. Para él, será un referente histórico perenne para las 27 comunidades que conforman El Valle del Chota.

Varias son las razones, la principal es que “al igual que ella, nosotros, el pueblo afrochoteño, creemos que la bomba no es solo un instrumento musical y un baile típico, la bomba es la vida misma», resaltó Paredes.

Mama Zoila no solo era una bailarina; su forma de hablar, bromear y trabajar, para sacar adelante a sus siete hijos, la hacían el referente por excelencia de la forma de vida del pueblo afro. Promovió el cambio de mentalidad en los jóvenes afrochoteños, motivándolos a profesionalizarse en la universidad. Se dedicó incansablemente a sacar adelante a sus hijos para que lo logren. Paredes refirió que su población es consciente de su ascendencia histórica en la esclavitud, que nacieron sin tierra, de ahí parte su prolífica revelación artística.

Paredes manifiesta: “nuestros viejos aspiraban que seamos peones de las haciendas, pero ellas, las mujeres afro como Mama Zoila, no querían que seamos peones, querían que nos eduquemos”, aunque eso signifique tirarse a golpes en la ‘cacharreras’ para conseguir dinero, según afirma el líder social.

Él conoció a Mama Zoila y a su hermana Aida, otro referente del pueblo afrochoteño desde muy joven. Recuerda que, con la canasta de aguacates y pepinos, acudía a las distintas comunidades a representar el baile de la bomba, mostrar su cultura y conversar con la gente. Incluso, recuerda ocasiones en la que protestaban danzando con canastas vacías.

Esta es una demostración de cómo el folclor y el arte son fuentes indiscutibles de cambio, por eso el director de PODER pondera la alegría de la cultura afro: “Nunca perdió la alegría… al igual que nosotros los afros”.

 Mujer

Betty Acosta, artífice al Grupo Artesanal Esperanza Negra, GAEN, de la comunidad Mascarilla, perteneciente al cantón Mira, provincia de Carchi, expone que, si bien lo primero que se le viene a la mente es el nombre con el que le conocían, ‘la Reina de la bomba’, la reconoce como una mujer que luchó por los derechos y la dignidad de su comunidad.

La artesana, cuya especialidad es las máscaras en arcilla, expresa que Mama Zoila deja un gran vacío, no solo en la comunidad afro, sino en el país.

Cree que gracias a ella y a otras mujeres, las afroecuatorianas ahora son reconocidas y pueden acceder a los estudios. Además, estima que las brechas de género han disminuido, aunque lamentablemente aún se percibe cierto racismo.

La recuerda en el baile y a su pareja, con quien danzaba portando una botella sobre la cabeza, conociendo que en ella residía no solo el baile, sino la historia del pueblo afro.

Acosta dice que ellos nacen bailando bomba y que con el tiempo usan la falda, el delantal, la blusa floreada, el peinado típico, la toalla pañuelo o turbante cubriendo la cabeza y sin zapatos, al igual de Mama Zoila, para representar a su tierra.

 Antecedente

Conocer sobre el poder curativo de las plantas medicinales, llevó a la homenajeada a Cuba y a Estados Unidos, invitada por la Universidad Andina Simón Bolívar. Era curandera, cabeza y líder.

En el 2005, junto con su pareja de baile, representaron al país en un festival en Bogotá, Colombia. En el encuentro artístico fueron declarados ‘Maestros de baile’, al haber obtenido el primer lugar. Más adelante obtuvo otros galardones, como la presea Pedro Moncayo y Esparza, en 2004, desde Ibarra. (FCS) (F)

Publicado en El Tiempo
También podría gustarte