Feria y Festival del Charango en Bolivia

Gabriela Alanoca C. / La Paz
El municipio de Aiquile, provincia Campero, Cochabamba, recibirá este año  a 120 intérpretes del charango, más de 100 artesanos y  la visita de 11 delegaciones que llegarán de Estados Unidos, Brasil, Perú, Argentina, Chile y Japón, por la 34° versión de la Feria y Festival Nacional e Internacional del Charango, que es Patrimonio Oral e Intangible de Bolivia.
“El 1, 2 y 3 de noviembre realizaremos en  Aiquile  la Feria y Festival del Charango, donde habrá el festival como tal, la feria de artesanos, de costumbres y tradiciones, de platos típicos  y cerraremos con una gran peña en la que participarán grupos de renombre”, explicó el jefe de culturas, turismo y deporte de este  municipio, Iván Molina.
Molina explicó que durante esos tres días el costo de la entrada es  de 10 bolivianos y para participar de la peña 50 bolivianos. Sin embargo, destacó que este evento será  de primer nivel por la calidad de intérpretes musicales que se presentarán, además de  ballets folklóricos, exposiciones de pintura y concursos de charango.
 Asimismo, los visitantes podrán conocer los charangos que participan del  concurso “Constructores del Charango Aiquile 2017”, en el cual, hasta la fecha, existen más de 30 artesanos inscritos. También podrán visitar el primer museo nacional de este instrumento, inaugurado en 1999.
“Este es un evento muy grande que congrega a los más selectos   artesanos  e intérpretes del charango a nivel nacional e internacional”, manifestó Molina.
 A su vez, el viceministro de  Interculturalidad, Feliciano Vegamonte, indicó que este festival demuestra al mundo que el charango es de Bolivia, por lo que invitó a  la población para que pueda asistir. “El charango es nuestra identidad cultural y es nuestro deber protegerlo con este tipo de ferias y festivales”.
En ese sentido, en el patio del Ministerio de Culturas  se hizo el lanzamiento oficial del festival, dejando en  exhibición siete charangos, de los cuales tres estaban perfectamente tallados en su parte trasera con  las imágenes de un toro, una sandalia y los símbolos patrios.
Los otros cuatro charangos pertenecían a las variedades  k’alampeado, selecto y walaycho, que son diferentes por sus tamaños y estructura.
“El festival tiene como fin incentivar la creación de nuevos valores en la interpretación y ejecución del charango, y promocionar la producción artesanal de los  charangos que se producen en Aiquile” expresó Molina.
En ese sentido, el jefe de culturas, turismo y deporte de este  municipio  contó que en noviembre de 1984 se realizó la primera versión de este festival, cuando un grupo de jóvenes aiquileños, en colaboración de personalidades de esa región, cumplieron este sueño.
Publicado en PáginaSiete
También podría gustarte