La hora del Estado Transformador

En toda Latinoamérica, los intentos políticos de los gobiernos populares chocan contra los límites que les impone un modelo neoliberal que ha concentrado su poder y provoca crisis cíclicas. La búsqueda de atemperar los efectos sobre las clases populares mediante políticas de Estado de Bienestar ha resultado ineficaz y obliga a repensar la estrategia. El libro Ocupémonos, del argentino Enrique Mario Martínez, plantea la necesidad de que en los países periféricos se pueda construir colectivamente un proyecto capaz de superar las fórmulas clásicas de reclamar inclusión a un sistema que es esencialmente excluyente. Se trata de buscar un nuevo camino basado en la construcción de un tejido social diferente que atienda de las necesidades comunitarias y no considere al trabajo como una mercancía.

La pobreza y la desigualdad recrudecen con los gobiernos neoliberales, pero no se superan con los gobiernos populares, a pesar del esfuerzo por aplicar políticas para los sectores postergados. En el caso de la Argentina, desde 1974, cada nueva crisis económica achica el salario real y en las últimas décadas la brecha social aumenta. El ciclo se repite y deja la sensación de que no se puede hacer otra cosa.

Frente a este panorama Martínez, ex Presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial argentino (INTI), expone en Ocupémonos un camino diferente mediante la participación masiva, con instancias de deliberación, consenso e implementación. Un proyecto de país para abrir un nuevo camino de una comunidad que se ocupa de sus necesidades acompañada por la estructura estatal.

Para Martínez la base de ese cambio está en la democratización de los derechos económicos para que la producción popular pueda abrir el camino alternativo que propone. Ese protagonismo de los trabajadores en un sentido amplio incluye a vastos sectores de la clase media y puede romper con las ideas instaladas sobre la economía popular, que está lejos de ser un parche provisorio.

Uno de los ejes centrales de Ocupémonos es la demostración de que el Estado de Bienestar ha fracasado y para hacerlo toma los resultados de las políticas para superar la pobreza de un país del Primer Mundo como los Estados Unidos (desde el New Deal hasta la War on Poverty, de Lyndon Johnson) y le dedica un capítulo a un pormenorizado análisis de los límites que encontraron los gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, aún con políticas redistributivas de fuerte contenido social.

La demostración de que el capitalismo no tiene “rostro humano” y de que las políticas neoliberales agudizan las desigualdades, llevan a Martínez a proponer una salida alternativa al capitalismo, pero que puede convivir con ese sistema y generar trabajo en la base social. La alternativa se desarrolla a partir de atender demandas sociales mediante la autogestión de los trabajadores, orientada y apoyada desde los ámbitos estatales, y amparada por una reforma constitucional que reconozca sus derechos económicos. La propuesta excede el marco argentino y merece ser discutida en todo el ámbito de los movimientos populares latinoamericanos.

Enrique Mario Martínez coordina actualmente el Instituto para la Producción Popular (IPP) y ha sido asesor del gobierno venezolano durante la gestión de Hugo Chávez.

Ocupémonos puede conseguirse ingresando aquí

Capítulo 1

Ocupemonos