Después de varios meses de compilar microcuentos, Homero Carvalho concluyó la “Antología Iberoamericana” dedicada a este género que, en pleno siglo XXI, se ha consolidado como uno de los más leídos en el mundo.

La selección incluye a 82 autores de 17 países, entre ellos Bolivia. Carvalho señala que si algunos países tienen más autores que otros se debe a los contactos que hizo para invitar a los narradores a participar de la obra.

Carvalho ya ha realizado otras antologías tanto nacionales como internacionales y afirma que ésta era una asignatura pendiente para él, porque es un género que escribe y publica desde hace varios años.

“Un día decidí convocar a escritores de Iberoamérica que conocía, ya sea personalmente o a través de las redes sociales que se han convertido en lugares de encuentros. Esta selección, que reúne a algunos de los mejores escritores contemporáneos de microcuentos de Iberoamérica, fue posible gracias a la amistad. Todos los invitados aceptaron y muchos de ellos me aconsejaron incluir a otros, me pasaron sus contactos, me enviaron generosa y solidariamente sus antologías nacionales, como fue el caso de la generosa Violeta Rojo, o como María Palitachi, que me envío los textos que ya tenía de autores de la República Dominicana; Patricia Nasello, de Argentina, reunió a seis narradores; Teresa Domingo Catalá, a otros tantos de España; Francisco Trejo, de México, me contactó con varios escritores de su país y Dennis Ávila, de Honduras, hizo lo propio con el suyo, a todos ellos mi más sincero agradecimiento. Esta recopilación también es de ellos” aseguró el autor.

En esta muestra, se incluye a escritores consagrados, con muchas publicaciones y premios nacionales e internacionales (como se podrá constatar en las breves biografías), así como jóvenes que inician en la escritura, por lo que Carmen Camacho, poeta y narradora española, llama “Minucias titánicas”.

La cotidianidad, la fantasía, el humor negro, lo absurdo, lo perturbador, lo histórico, lo religioso, lo asombroso, lo fantástico…no hay límite para este género que ha cobrado su independencia y ha ganado carta de ciudadanía literaria entre los escritores de Iberoamérica y del mundo.

MICRORRELATOS

“Cazador de horizontes”

 (Marvin Salvador Calero – Nicaragua)

Era el octavo día de ir al viejo muelle deshabitado de San Ubaldo, el horizonte se mostraba como una diminuta secuencias de puntos. —Pensó para sí, que si el horizonte era una línea, y las líneas en matemáticas son secuencias finitas de puntos, podría ir al horizonte nadando, descomponerlo en puntos y llenarse los bolsillos de lejanía. Días después, pescadores del lago Cocibolca lo encontraron flotando a cinco kilómetros del muelle, como una coma en aquella secuencia de puntos, que encontraba límite para el ojo humano.

MICRORRELATOS

“El día que murió mi padre”

(Agustín Calvo Galán – España)

El día que murió mi padre, después de hacer todos los trámites en la funeraria, acompañé a mi madre a su casa. Al llegar a su portal, quiso entrar en la tienda que hay justo al lado, una de las tantas tiendas de alimentación del Raval y que regentan unos paquistaníes. Para mi sorpresa se dirigió a los dependientes y les dijo: Mi marido está con Alá. Todos se le acercaron para decirle que lo sentían mucho. Al salir de la tienda mi madre me preguntó: ¿Lo he dicho bien? Alá es como ellos llaman a Dios, ¿verdad?

Publicado en Los Tiempos

365729251-Antologia-Iberoamericana-de-Microcuento-Homero-Carvalho

 

La antología puede ser descargada aquí