México: Feria del Libro de Ocasión

La Coalición de Libreros, con el apoyo del Gobierno de la Ciudad de México y del Fideicomiso del Centro Histórico realiza su XXX Feria de Libros de Ocasión. Las actividades iniciaron este día y continuarán hasta el domingo 4 de marzo.

Son 90 expositores quienes ofertarán a los visitantes libros descatalogados, raros, antiguos, de viejo, de especialidades, arte y ediciones de autor en carpas instaladas “con una visión estética agradable” en el paseo Ángela Peralta, ubicado entre el costado oriente de la Alameda Central y el Palacio de Bellas Artes. En esta muestra bibliográfica se desarrollarán diferentes actividades culturales: presentaciones de libros, proyección de videos y películas; charlas, conferencias y música en vivo de diferentes géneros. Se regalarán 5mil folletos con un texto sobre los libreros de viejo de García Diego y tres textos de Orozco y Berra. Y “Tan viejo como la Ciudad de México es entre nosotros, el oficio de librero” dijera alguna vez, Humberto Musacchio.

Al hacer un recorrido por la historia de esta coalición de libreros de viejo se entiende el esfuerzo sostenido durante 30 años como expositores de ediciones atrasadas. César Sánchez habla sobre el origen “La Coalición de libreros surge cuando ya teníamos 7 años de estar en el callejón de la Condesa. La Feria del Libro del Palacio de Minería atrajo a los libreros de viejo a instalarse en ese callejón. Esto fue en 1988. Siete años después cuando se pone el bando dedicado al comercio en vía pública, las autoridades nos retiran del Callejón de la Condesa. Es cuando nos vemos en la necesidad de conformar una figura que nos representara como libreros para poder ser interlocutor con el gobierno y tener, como finalidad, ejercer nuestro oficio, paralelamente con la Feria del Libro del Palacio de Minería. Entonces fue cuando nos coaligamos. No formamos una asociación por algo tan sencillo: no estamos de acuerdo con las asociaciones gremiales, porque esas formas de organizaciones son, más bien, para promocionar a determinados individuos y enriquecerlos. Los libreros de viejo no queríamos ser representados por alguien que nos bajará nuestro dinero, se promocionara y luego fuera diputado. Fue cuando formamos esa figura: nos coaligamos para un fin concreto: tener actividades paralelamente a la Feria de Minería.” Asienta Sánchez.

En estas tres décadas, la Coalición ha tenido diferentes domicilios “estuvimos en el callejón siete años; luego en el Museo Nacional de Arte un año; después nos fuimos al Club de Periodista; de allí salimos porque ya estábamos en proceso de conformar un ente que nos representara, además, no aceptamos las condiciones económicas del Club de Periodistas. Ante esa situación volvimos a pedir la calle y las autoridades nos dijo que no. Fue cuando les solicitamos que fueran interlocutores con el MUNAL. Así, el Patronato accedió a platicar con nosotros sin conceder ningún tipo de compromiso por la mala imagen que teníamos los libreros de viejo por la experiencia anterior en el Museo. Con algunos cambios presentamos nuestra propuesta al Patronato: le dijimos que nuestro objetivo era aglutinar al gremio de los libreros de viejo, ir a Guadalajara a la Feria de aquellos años y de ahí irnos a Frankfurt como representantes de nuestro gremio. Éramos jóvenes, con mucha energía. Hicimos por escrito todo esto. Y así entramos de nuevo al MUNAL. Estuvimos ocho/nueve años. Pensamos que nunca íbamos a salir de allí. Pero por conflictos internos del MUNAL tuvimos que salir. Nosotros no provocamos el conflicto, pero fuimos afectados y optamos por salirnos.

En otra ocasión, ocupamos una parte de la Plaza Manuel Tolsá y de la Xicoténcatl; pero era increíble la animadversión, en ese tiempo, del área jurídica y de gobierno de la delegación Cuauhtémoc hacía nosotros: nos negaban la autorización de estar ahí. Pero, siempre, las dificultades nos han llevado a cosa mejores; y ahí fue cuando iniciamos la relación con Francisco Toledo. Le dijimos al Maestro que los libreros no éramos nada en la ciudad de México, que necesitábamos su respaldo, que dijera que él estaba organizando la Feria: que le dijeran a él que no –no a nosotros-. Él aceptó la propuesta. Y efectivamente, el gobierno central decía ‘sí, hágase la feria’ y la delegación decía, ‘no’. Ese año que estuvimos afuera del MUNAL, Francisco Toledo nos obsequió 15 grabados. A partir de entonces, su logo aparece en nuestros folletos. Siempre que podemos le agradecemos al Maestro Toledo. Quiero destacar este punto: sobre todo, la calidad humana de Francisco Toledo al obsequiarnos 15 grabados y dejar usar su nombre y respaldarnos en esa situación y por haber salvado nuestra Feria, porque estábamos a un tris de que nunca hubiera Feria del Libro de Viejo. Sabemos que somos comerciantes y, como dice Gabriel Zaid ‘El libro es mercancía y es bien cultural’. Somos mercaderes, pero también somos promotores de un objeto cultural. Y no puede existir un gremio librero si no le va bien económicamente. Pero eso no implica que vendamos pornografía, piratería. No. Entre nosotros se ha privilegiado el nivel cultural en la oferta del libro, lo que nos permite mantenernos en un alto nivel como promotores de fomento a la lectura y que además sea, una cuestión cultural.” Remata, César Sánchez.

La inauguración oficial será el próximo sábado 24 de febrero a las 17:00 horas por parte del historiador, académico y encargado de la Capilla Alfonsina, Javier García Diego.

Entrada libre, horario: de 10:00 a 20:00 horas. La clausura de la Feria del Libro de Ocasión será el domingo 4 de marzo a las 20:00 horas.

Publicado en JORNADA
También podría gustarte