Triste partida: fallece el histórico Inti Illimani, Max Berrú

La música chilena está de luto. Max Berrú, el músico fundador de Inti Illimani, falleció hoy a los 74 años, tras perder la batalla contra el cáncer que se le diagnosticó el año pasado.

Así lo confirmó la agrupación musical a través de redes sociales, indicando que “MAX, nuestro amado Maxito, el mejor de todos nos dejó hace un ratito”.

Siempre ligado a las luchas sociales y a la de los trabajadores, en redes sociales se han manifestado que es curioso que haya partido justo el 1 de mayo, ya que él se sentía un chileno más, pese a que su país de nacimiento fue Ecuador, Berrú se ligó con Chile por más de cinco décadas.

En una de sus últimas entrevistas, entregada a la revista Culto de La Tercera, tras diagnosticar su enfermedad, Berrú aseguró que estaba “tranquilo y contento, porque me siento bien. He vivido con normalidad y tranquilidad una experiencia que para mucha gente puede ser tremenda. Pero no hay tormentos ni miedo”.

“Yo he sido un hombre de bien, un hombre bueno y solidario. He sido preocupado por los demás y eso hace que a uno lo quieran. Además, gracias a todo el trabajo con el Inti, primero en la campaña de Allende, luego en el exilio, mostrando nuestro apoyo desde el primer día del Golpe.

Este grupo es una de las cosas más importantes a las que he contribuido en mi vida. Me siento querido y me siento feliz. Y si me toca morir, me muero feliz”, agregó en la misma oportunidad.

Con Inti Illimani logró reconocimiento mundial, ya que se le otorgó el título de precursor de la Nueva Música Chilena, hasta su retiro en 1997, luego de tres décadas y 25 discos, a las puertas de la fractura que siete años después dividiría a la agrupación en dos alineaciones rivales: el Inti Nuevo (de Jorge Coulon) y el histórico (de Horacio Salinas).

Los homenajes que se han realizado tras conocerse la noticia en redes sociales han sido varios. Desde la diputada Camila Vallejo, quien indicó en su cuenta de Twitter que “hoy nos deja un gran compañero, del canto, de la vida, de nuestras luchas y nuestra cultura. Gracias Max Berrú por todo!!!. Mis condolencias a la familia y sus seres queridos”, hasta el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, quien a través de la misma red social indicó que “gracias maestro por tanto. Jamás te olvidaremos”.

Sus funerales se realizarán en la Casa Michoacán, ubicada en Lynch Norte 246, comuna de La Reina.

Publicado por El Mostrador

Adiós a Max Berrú: el ecuatoriano que dedicó su vida a cantarle a Chile

Por Matías de la Meza

“Este grupo es una de las cosas más importantes a las que he contribuido en mi vida. Me siento querido y me siento feliz. Y si me toca morir, me muero feliz”, decía Max Berrú sobre Inti-Illimani a La Tercera en septiembre pasado. La entrevista ocurría un mes después de un diagnóstico de mielanoma múltiple, un tipo de cáncer de médula ósea.

En un período queberru vt terminaría siendo el último de su vida, Berrú se mostraba tranquilo y satisfecho por una carrera que dejó como principal legado la formación de uno de los conjuntos más relevantes e influyentes de la música popular chilena. Y aunque se retiró de Inti Illimani en 1997, nunca dejó de manifestar su orgullo con el grupo, y posterior dolor cuando el conjunto se quebró y dividió en dos facciones en 2004: la de Horacio Salinas y la de Jorge Coulon. “Creo que se ensució el legado del grupo y me dio mucha pena cuando me enteré de eso, sobre todo por los valores éticos y morales que transmitíamos. Fue una decepción”, aseguraba en esa entrevista de septiembre.

Finalmente, la enfermedad terminó quitándole la vida hoy, a los 75 años, apagándose de forma definitiva una de las voces más importantes de la canción latinoamericana.

A pesar de ser ecuatoriano, Berrú dedicó su vida a cantarle al pueblo chileno, y a través de este a todo el continente. El músico llegó a Valparaíso en 1962, como parte de la delegación de fútbol de su país que participaba del Mundial de Chile. Terminó echando raíces en Chile, donde como estudiante de la entonces Universidad Técnica del Estado conocería a Coulon y Horacio Durán, con quienes formaría Inti-Illimani junto a Salinas. El trasfondo cultural de Berrú sería fundamental en el sonido del grupo, mezclando el folclor chileno con sonidos de toda Latinoamérica.

Su compromiso con las causas sociales lo transformarían en una voz activa en los años de la Unidad Popular, donde trabó además amistad con Víctor Jara, y lo llevarían al exilio por 15 años tras el inicio de la dictadura militar en 1973. A pesar de ser extranjero, Berrú vivió su vida personal y profesional como un chileno más.

“Fue un personaje del realismo mágico. Yo escuché las historias que García Márquez escribiría después en Cien años de soledad de la boca de Max, antes que saliera el libro. El Max era único. Uno podría decir que es la personalidad de los ecuatorianos, pero él era especial”, dice un muy emocionado Jorge Coulon. Su ex compañero y amigo estuvo con Berrú en sus últimos días, visitándolo en su casa la semana pasada. “Uno lo veía muy deteriorado, pero seguía siendo el Max de siempre, haciendo planes. Quería viajar ahora en mayo a Valparaíso. Pero él estaba muy tranquilo, muy sereno. Decía que ya había hecho todo lo que tenía que hacer”, dice. Berrú seguía pensando en tocar en vivo con su grupo Los Insobornables, además de hacer un libro sobre su vida, trabajo que según Coulon, queda inconcluso, ya que “sólo él tenía la documentación necesaria para hacerlo”.

“Era un hermoso ser humano. Era muy difícil encontrarlo enojado, al contrario, era muy conciliador. Disfrutaba mucho su trabajo y por eso mismo se mantuvo al margen de los conflictos de Inti-Illimani, porque los quería a todos. Por él, ese quiebre jamás habría pasado”, dice Roberto Márquez, de Illapu. Si bien Berrú no tomó nunca un bando en el quiebre de su ex grupo, si fue crítico con uno de sus antiguos compañeros: “Para mí el principal culpable es Horacio Salinas. Él quiso hacer todo (…) No es fácil convivir con alguien que hace una selección de las amistades. Yo lo encuentro arribista”, decía a La Tercera. Hoy, Salinas no contestó las llamadas de este medio.

Sus colegas también destacan la labor del fallecido músico en las luchas sociales. “Uno siempre lo encontraba en los lugares en los que había que ser solidario; sea de los detenidos desaparecidos, de derechos humanos. Era un hombre inmenso. Es una pérdida tremenda, porque se va un hueón grande en el día mundial de los trabajadores. Y ese pueblo y esos trabajadores a los que les cantó toda su vida no lo olvidarán”, dice Amaro Labra, líder de Sol y Lluvia, y diputado PC.

“Yo he sido un hombre de bien, un hombre bueno y solidario. He sido preocupado por los demás y eso hace que a uno lo quieran” decía Berrú en la entrevista de septiembre. Los que hoy lo recuerdan parecen darle la razón.

Publicado por La Tercera

Max Berrú, el ex jugador de Liga de Quito que llegó a Chile para el Mundial

Max Berrú, el ex jugador de Liga de Quito que llegó a Chile para el Mundial

Antes de formar Inti Illimani, antes de transformarse en un emblema de la música chilena, y un referente clave para la conformación de la Nueva Canción Chilena a mediados de la década del sesenta, Max Berrú soñó con ser futbolista.

Fue un sueño que comenzó en Ecuador, su país de nacimiento, y que alimentó jugando en la reserva de la Liga de Quito, antes de tomar el barco que lo llevó en 1962 desde Quayaquil a Valparaíso para no regresar nunca más.

Berrú llegó precisamente a la Quinta Región junto a una delegación ecuatoriana de fútbol que no quería perderse por ningún motivo el Mundial que Chile iba a organizar ese mismo año, y finalmente se instaló en el país.

“Viajé una semana en barco, porque no tenía plata para el avión. Era hincha de Brasil, había visto a Pelé en Suecia 58. Me fui solo con mi guitarrita, cantaba en la cubierta con los pasajeros y me enamoré de Valparaíso cuando llegué y vi las casas de los cerros, era una coreografía, un espectáculo”, afirmó en una entrevista con La Hora hace un par de años.

Aunque su carrera en el fútbol no continuó, los pasos siguientes de Berrú también estuvieron marcados por su talento en la cancha. Ingresó a Ingeniería Mecánica en la Universidad Técnica del Estado gracias a una carta de recomendación del técnico chileno Román Soto, entrenador del primer equipo de Liga. Un empujón que sería clave para dar origen a una de las bandas más importantes en la historia de Chile.

Ahí, en esas salas, Berrú conoció a Horacio Durán y Jorge Coulón, con quien compartió su pasión por el fútbol y la música hasta sus últimos días. “Acá también me hice hincha de la U, hasta ahora soy socio y me tocó la época del Ballet Azul. Ahí conocí a Leonel Sánchez, al Fifo Eyzaguirre, a Rubén Marcos”, recordó el ecuatoriano.

Años más tarde, en 2012, los históricos de Inti Illimani incluso recordaron a El Mercurio cómo el partido entre Chile e Italia del Mundial de 1962 los siguió cuando vivieron en ese país durante la dictadura. “Los italianos no olvidaron ese partido. Decían que les robamos. Nosotros reconocimos que era increíble que el árbitro no hubiera visto el combo de Leonel”, afirmba Berrú, líder de “Todas las furias”, un equipo de fútbol que los mismos músicos organizaron en Europa.

Publicado por Titikakas