Argentina: Despiden al 40% de los trabajadores de Télam, la agencia pública de noticias

En Contexto
El gobierno despidió a 354 trabajadores de la agencia pública de noticias, Télam. Esto representa el 40% de los profesionales. El ministro de medios de Argentina, Hernán Lombardi, justificó estos despidos afirmando que la empresa duplicó su planta entre 2002 y 2015, momento que asumió el gobierno Mauricio Macri. Lombardi acusa al kirchnerismo de haber construido una agencia sesgada políticamente. Sin embargo entre los despedidos, la mayoría de los trabajadores tienen más de 10 años de antigüedad y una larga trayectoria profesional. El actual presidente de Telam, Rodolfo Pousá, ocupó el cargo en el año 1999. En ese momento intentó cerrar la agencia nacional de noticias, lo que no logró porque el gobierno cayó tras la peor crisis económica y social que vivió Argentina. Los sindicatos denuncian la intención del gobierno de vaciar los medios de propiedad estatal, que incluiría también despidos en la Televisión Pública Argentina

Despidos con tufillo a discriminación

Un día después de que el Gobierno nacional confirmara que son 354 los despidos que efectivizó en Télam, los trabajadores de la agencia pública de noticias marcharon hasta las oficinas del titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, en el Centro Cultural Kirchner, para repudiar el recorte del 40 por ciento de la planta del organismo que implican los puestos de trabajo eliminados, exigir la reincorporación de los trabajadores y trabajadoras despedidos y denunciar “el vaciamiento” de los medios públicos. Acompañados de otros colectivos de trabajadores de prensa, sindicatos y espacios políticos, la columna –que según calcularon contó con más de dos mil manifestantes– mantuvo un corte de dos horas sobre el Metrobus de Corrientes y Paseo Colón para exigir que se abra un canal de diálogo con el Gobierno. La respuesta fue bastante diferente a la reclamada: “Enviaron a la Infantería de la Policía de la Ciudad de manera amenazante”, lamentó el delegado de Télam, Esteban Giachero, y agregó: “Ellos no quieren dialogar, pretenden desgastar a los trabajadores”. Las Comisiones de Legislación del Trabajo, Comunicaciones e Informática y Libertad de Expresión de Diputados citó a Lombardi a la Cámara de Diputados a que dé explicaciones.

El segundo día de despidos masivos en la agencia informativa estatal comenzó con una asamblea abierta y culminó con una manifestación frente al CCK. La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, se hizo presente en la redacciòn  en solidaridad con los trabajadores. Uno de los delegados del Sindicato de Prensa de Buenos Aires en Télam, Esteban Giachero, describió como “indiscriminado” el plan de despidos aplicado desde el lunes por el Gobierno nacional y defendido a capa y espada por Lombardi y el directorio que maneja la agencia oficial de noticias por cuanto medio afín fueron consultados. “Están llegándole telegramas a compañeros de tres, cinco, seis y hasta 29 años de antigüedad. Hoy le llegó un telegrama a una compañera que estaba en la agencia desde el 83”, mencionó y remarcó: “Lo que podemos marcar es que se apuntó selectivamente contra la gente que estaba activa en las asambleas o defendía la aplicación del convenio colectivo”.

A las justificación política que Lombardi realizó el lunes de los despidos en Radio Mitre, diálogo en el que comparó la agencia informativa con “una sede más de Resistiendo con Aguante”, y con un descargo en su muro de la red social de Facebook donde celebró que con el recorte “ganaron el periodismo y los ciudadanos”, se sumó ayer la del presidente del directorio de Télam, Rodolfo Pousá, con una afirmación que rozó lo discriminatorio. “Nuestro objetivo es profesionalizar la agencia. Hubo un núcleo duro que no se sumó a esto y que decidió mantenerse con un perfil muy ideológico”, sostuvo en declaraciones radiales el funcionario que tras manejar Télam durante el gobierno de la Alianza le ganó un juicio indemnizatorio al Estado y ahora regresó al mismo puesto.

El colectivo de trabajadoras y trabajadores de Télam desmintió una y otra vez a la conducción de la agencia. “Estamos en un limbo, en una constante incertidumbre, que es angustiante. Mientras un compañero recibe un telegrama a otro le llega un mail dándole la ‘bienvenida a la nueva Télam’ es una situación cínica”, denunció el delegado, quien aseguró que continuarán reclamando la reincorporación de todos los despedidos, mientras sostienen un paro por tiempo indeterminado y la ocupación pacífica de los edificios de Belgrano y Defensa.

Tras la asamblea, que se realizó en la puerta de la sede de la agencia, en Belgrano 347, y la llegada de una columna de docentes de Ctera encabezados por los dirigentes Hugo Yasky, Sonia Alesso, Roberto Baradel y Eduardo López, la muchedumbre comenzó a marchar hacia el CCK. El estandarte con el rostro de Lombardi coronado con un “vaciador” encabezó la marcha, liderada por los Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) y el Sindicato de Trabajadores de Prensa (Sitrapren), los referentes de Ctera y de otros       espacios políticos. La movilización bajó por Belgrano y avanzó sobre Paseo Colón hasta el CCK, donde están las oficinas de Lombardi. Mientras la movilización avanzaba, algunos trabajadores iban recibiendo llamadas desde sus casas: “Recibí el telegrama”, confirmaban antes de abrazarse a otro de sus compañeros o compañeras para consolarse.

Hasta ayer a la tarde, el número de telegramas de despedidos confirmados era menor a los 354 despidos anunciados por el titular del Sistema Federal de Medios Públicos y confirmados ayer a la mañana por Pousá. La numerosa concentración sobre Alem finalizó con un corte de dos horas frente al CCK. “Apareció la Infantería de la Policía de la Ciudad de manera amenazante y diciéndonos que iban a desalojarnos. Preferimos evitar una conflicto, porque esto será largo y la próxima marcha más numerosa”, adelantó Giachero. En tanto, las comisiones de Legislación del Trabajo, Comunicaciones e Informática y Libertad de Expresión citaron a Lombardi para que brinde explicaciones sobre los despidos. A la cita, que tendrá lugar el martes a las 18.30, asistirán los trabajadores y trabajadoras de la agencia.

Página12


Quienes son (de verdad) los periodistas despedidos de Télam

Hernán Lombardi lo confirmó ayer a la mañana en la radio: serán 354 los despidos en Télam, alrededor de un 40 por ciento del total de empleados que tenía la agencia de noticias del Estado. “Hoy ganó el periodismo”, dijo después el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos en un comunicado cargado de cinismo.

La agencia justificó los despidos por “los abusos” cometidos durante el kirchnerismo en el nombramiento de cargos. Pero en la lista de despedidos aparecen trabajadores con más de dos décadas en el cargo.

Uno de ellos es Eduardo Kragelund, secretario de Redacción de Télam desde 2006. Durante más de una década trabajó en la agencia inglesa Reuters (en Miami y en México) y ocho años en la francesa AFP. Escribió para la Editorial Televisa en Miami, fue colaborador en España del diario El País y las revistas Triunfo, Cambio 16 y Posible y en Argentina fue redactor de policiales y política del diario Crónica. Difícilmente exista otro periodista con más experiencia que él en agencias internacionales.

***

El ingreso a la agencia a la mañana se había convertido en una especie de ruleta rusa: los trabajadores ponían el dedo en la máquina, si el molinete no se abría era la confirmación de que acababan de quedarse sin trabajo.

-Me rechazó el dedo la máquina dos veces y cerré los ojos -era uno de los comentarios que se escuchaba en la redacción.

Los compañeros y compañeras se reunieron. Algunos tenían telegramas de despidos. Los rumores decían que serían más de 300 pero no tenían confirmación oficial.

-Fijate que están mandando telegramas -le avisó Analía Páez a su esposo.

Un rato más tarde llegó el correo. Analía Páez, que había ingresado como pasante en la agencia en 1996 durante la presidencia de Carlos Menem, que fue aspirante, redactora y redactora especial, que pasó por Gremiales, boletines de radio y televisión, Información General y Cultura, fue despedida después de 22 años.

El marido de Analía está desocupado y ella es el único sostén económico del hogar. Tiene una hija adolescente y otra más chica.

***

Claudia Lorenzón entró a Telám en 1995. Había estudiado un profesorado de Letras y luego Periodismo en Santa Fé. Viajó a Buenos Aires para conseguir un buen trabajo. Empezó a colaborar con distintos medios: Treceveinte, una revista para adolescentes, y El Parlamentario. Una compañera del instituto de su provincia entró a la beca Clarín y le contó que era una buena oportunidad. Entonces ella se preparó y fue elegida. Trabajó seis meses. Cuando estaba terminando la formación, se enteró que buscaban cronistas para la sección Información General en la agencia. También logró entrar.

Claudia fue parte de la sección que después pasó a llamarse Sociedad. Fue redactora y editora. El trabajo era intenso: cubrió desde accidentes aéreos hasta la tragedia de Once. Hace cuatro años pidió el pase a la sección Cultura. Siempre se había interesado en la literatura y quería volver a escribir. Durante los últimos años pudo hacerlo: entrevistó a diversos escritores y escritoras. Leía todos los libros fuera del horario laboral. Ayer recibió el telegrama. La despedían después de 23 años de trabajo.

***

Hasta ayer al mediodía Natalia Cocina escribía cables para la sección Sociedad. Entró a la agencia en 2005, cuando fue el relanzamiento del portal web. Venía de Mar del Plata donde había trabajado en Radio 9 y después en Buenos Aires en Tercer Sector y Revista Acción. En la agencia fue parte del staff del portal hasta que pasó a la cablera. El cambio le gustó: la escritura era más estructurada. Era consciente de que producía contenido para ser usado en medios de todo el país. Intentó tocar temas que suelen estar relegados en las agendas: personas en situación de calle, salud, adultos mayores, géneros o infancia.

El día de la votación de la ley de aborto en la agencia estaban de paro. Se discutió y un grupo de comunicadoras se repartió la cobertura. A Natalia le tocó ir a la marcha pro vida. Estuvo desde las 5 a las 10 de la noche. Volvió a dormir unas horas a su casa y después de nuevo a la agencia. La marcha no representaba su postura ante el aborto. Pero el criterio de trabajo siempre es el mismo: si hay una persona en Salta que no está a favor del aborto debe encontrar su voz en Telám. Ayer, Natalia fue despedida.

***

Algunos de los que no habían sido despedidos recibieron un correo electrónico: “Sos parte de la nueva Agencia Télam. Confiamos en vos”, le decían. Una mezcla de burla y amenaza.

Cerca del mediodía, unas horas antes de que comenzara el partido de Argentina en el que se definía la clasificación a octavos de final o su eliminación del mundial, Lombardi confirmó la cifra: 354 trabajadores de prensa quedaban en la calle.

Cuando Lombardi habla de que se duplicó la cantidad de gente lo que no dice es que fue en el período de la revolución tecnológica en los medios”, explicó a Cosecha Roja Francisco Basualdo, delegado del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA) en Télam.

En 2003 la agencia solo tenía servicio de cables, servicio fotográfico, el área de administración y publicidad. Quince años después la agencia contaba con  infografías, videos, podcast, archivo fotográfico y audiovisual, streaming, especiales multimedia, una redacción dedicada al portal web, 27 corresponsalías en todo el país y seis corresponsalías internacionales.

“Tienen como modelo a agencias como la española EFE y la BBC. Bueno, EFE tiene 6300 empleados y corresponsalías en todo el mundo. La BBC tiene un total de 35 mil empleados y colaboradores”, agregó Basualdo.

Desde hace semanas la asamblea de trabajadores venía denunciando el plan oficial para disciplinar a los trabajadores y liquidar la agencia estatal. Ayer el gobierno le dio el tiro de gracia.

CosechaRoja

También podría gustarte