Buscan unificar el guaraní

Gramática oficial busca que guaraní se hable y escriba unificadamente

El especialista sostiene que “las reglas de gramática deben ayudar y facilitar el uso de la lengua, tanto en forma oral como escrita”, ya que “se debe apelar a una gramática que facilite la utilización del idioma y no que complique al hablante”.

Bajo esa filosofía, según Aquino, se encaró la realización de la nueva gramática, que pasó por un largo proceso de análisis, que incluyó unos diez borradores previos, que constantemente se corrigieron. Estos materiales sufrieron adiciones y sustracciones, hasta llegar a las formas correspondientes al guaraní que se plasman en el material final.

Accidentes. El académico adelanta que se busca respetar una estructura en cuanto a un uso único de “accidentes gramaticales (cambios que sufre una palabra en cuanto a su género y su número) que presentan sustantivos y verbos, así como el número (singular y plural), que en algunos casos se ven afectados por la nasalización.

“La nueva gramática busca unificar distintos accidentes gramaticales presentes en el guaraní. Hay casos en que una palabra se presenta en una o dos sílabas, pero ahora se unen y forman una sola palabra. Eso generaría discusión con algunos estudiosos”, reconoce Aquino.

En cuanto a la fonética, muy vinculada al uso del abecedario, insiste en el respeto de las “palabras nasales”, ya que al formarse nuevos vocablos se generan accidentes de número, no tenidos en cuenta y “donde la nasalización entra en juego en la variación de las formas”.

En ese sentido, informa que existen reglas de nasalización que afectan a la sintaxis del idioma y que mandan que toda palabra nasal debe contener su partícula nasal. Por ejemplo, el sufijo kuéra (forma de plural) tiene su forma nasal que es nguéra, por lo cual es incorrecto decir “mitãkuéra”, considerando que se debe respetar la nasalización para decir mitãnguéra.

Igual situación ocurre con ñandema’ete (lo nuestro), que con la correcta aplicación de la regla nasal debe ser ñanemba’ete”

Extensión. Aquino se refiere a la extensión de las palabras y a la unión de las partículas. “Como los términos en guaraní son muy extensos, algunas gramáticas optaban por dividir las partes. Esta separación no era lógica, ya que varía el sentido en parte. Por ejemplo, para pluralizar óga (casa), se debe utilizar ogakuéra (casas) y no óga kuéra, por separado”, aclara.

El académico explica que, siguiendo esta regla de unir partículas, la palabra se convierte en un vocablo muy largo, que crece en la medida que se adicionan más sufijos y prefijos a causa de accidentes gramaticales.

En la gramática anterior, el verbo guata (caminar) en una de sus formas conjugadas se escribía ambo guata hína, por separado. Con el nuevo cambio, esta palabra se escribe unida, como amboguata’aína (le estoy haciendo caminar), reguatareína (estás caminando) y oguatahína (está caminando).

Algunos ejemplos

Pluralización: Para pluralizar palabras, estas deben escribirse unidas y no separadas. Por ejemplo,para pluralizar óga (casa), se debe utilizar ogakuéra(casas) y no óga kuéra, por separado.

Regla de nasalización: Algunas palabras sufren variaciones a causa de la nasalización. Por ejemplo, es incorrecto decir mitãkuéra(los niños), siendo lo correcto mitãnguéra (los niños); o ñandema’ete (lo nuestro, incorrecto) y ñanemba’ete (lo nuestro, correcto).

Formación de palabras: La nueva gramática recomienda escribir palabras con partículas unidas y no separadas. Por ejemplo, es incorrecto amboguata hína, lo correcto sería amboguata’aína.

Ultima Hora

También podría gustarte