20 años de tentempié

CUL OBRA DE TEATRO ENSAYO/ FOTO JOHN GUEVARA ENSAYO

El colectivo escénico celebró su aniversario con la función de Ensayo, una obra que habla de la creación sobre las tablas y de una trayectoria sólida.

El telón se abre en el Teatro Capitol para descubrir una obra en la que los bastidores aparecen en el argumento y en la escenografía. Ensayo es una historia sobre tres actores y un dramaturgo, Juan Elías Alfaro, que dirigió y montó escena tras escena, personaje tras personaje en Urcuquí, Imbabura, con la pasión e ímpetu de los intérpretes, quienes han bregado durante dos décadas.

Las escenas se funden con la historia y el diálogo que el elenco mantiene es como abrir la puerta de camerinos, unas veces; otras como asistir a los ensayos, a sus discusiones y a esas interrupciones que suele infringir el ego sobre el trabajo teatral. Los intérpretes Lorena Rodríguez, Diego Luna, Salomé Velasco y Marco Romero. El director, Marcelo Luje, investigó -algo más de dos años- la pasión de Alfaro, una que generó funciones a mediados del siglo pasado, en las cuales los protagonistas eran miembros de la comunidad.

El zapatero del pueblo, cuando no actúa es un hombre que lee la vida de las personas en la suela de sus zapatos: “Esto de cómo se dice el texto teatral es totalmente contradictorio y difícil de explicar. ¿Cómo les hago entender?”, dice el personaje y, de pronto, aparece una luz: “No hay mejor analogía que el zapato, por afuera dice por dónde ha caminado una persona, pero por adentro nos dice cómo es, qué siente. Así es el texto teatral, no una partitura sino un lugar donde se vive, se siente, se padece y hasta se muere” (solloza).

Hay humor, no solo reflexión, y el intérprete de Alfaro interpela al público explicando que las “personas sencillas” de la historia están “ansiosas de vivir una fantasía, una ilusión y que todos los sábados salen a eso de las 20:30 a buscar sus sueños”. El 21 de mayo pasado se estrenó la obra en Urcuquí y hubo espectadores que recordaron relatos pasados de la escena que montaban hace décadas aquellos actores “naturales”, unos que cautivaron a espectadores como lo han hecho los elencos de Tentempié desde 1998. Las obras cuyos libretos, escritos por Alfaro, recuperó el colectivo son una docena. Estas dieron forma, claro, a las microhistorias de Ensayo.

Una trayectoria ineludible

Una adaptación de La Cenicienta fue de las primeras obras que Tentempié puso en escena, con el nombre Ceniza en las mejillas. Hace 20 años, Mauricio Gallegos, Diego Jácome, Luje, Rodríguez y Romero integraban el colectivo después de estudiar teatro en la Facultad de Artes de la Universidad Central.

Pero no han sido los únicos artistas de Tentempié, sino que con ellos han colaborado una veintena de otros artistas. Esta vez invitaron a Velasco Rivera para dar forma a una obra que resultó del proyecto “Abajo la amnesia”, para el cual ya han entregado los 12 libretos de Alfaro al Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCyP).

Juan Elías es presentado por Luje como un “escritor aficionado de un pueblo escondido de la serranía que cada sábado en la noche sale a atrapar ideas por las callejuelas oscuras (…) La madrugada trae consigo el sonido del silbato del ingenio, que desvanece la magia y convierte a los personajes en parte del recuerdo del pueblo y en moradores que posiblemente serán olvidados”.

Pero el olvido solo es uno de los elementos del drama cómico porque, en realidad, el teatro es una de las formas trascendentales de la memoria o, a decir del personaje de Rodríguez: Las ideas contenidas en el papel pueden ser “atrapadas por quienes las aprisionan en su corazón, son palabras que nunca morirán, un lugar de donde no se podrán borrar”.

Bastidores 

→ “Abajo la amnesia”. Este proyecto fue ganador en la categoría Creación Artística de la convocatoria pública del IFAIC 2017-2018. Se trata de una investigación que Marcelo Luje realizó durante dos años sobre la obra de Juan Elías Alfaro en Urcuquí, Imbabura.

→ 12 libretos de Alfaro componen las microhistorias de Ensayo y  fueron rescatados por Tentempié.

→ Alumna invitada. La actriz imbabureña Salomé Velasco integró el elenco de la obra que Tentempié presentó en Quito. Marcelo Luje fue su profesor en la carrera de Teatro y era la primera vez que actuaba con este colectivo. (F)

El Telégrafo

También podría gustarte