Censura de género

Polémica en el Teatro San Martín: bajan la obra «Esperando a Godot» porque tiene mujeres en su elenco

Escándalo. No cabe otra palabra. Esperando a Godot, un clásico de la dramaturgia del siglo XX escrito por Samuel Beckett, estaba por estrenarse en Buenos Aires en una versión adaptada por Leonor Manso y dirigida por Pompeyo Audivert. Todo encaminado, ya estaban en el proceso de ensayos. La fecha que tenía para ver la luz era el sábado 22 de septiembre. Sin embargo, algo detuvo todo: la agencia que custodia los derechos de representación de Beckett revocó la autorización concedida alegando que sólo podía ser representada si todos los actores eran varones.

En esta adaptación, los papeles de Lucky y El muchacho serían interpretados por las actrices Analía Couceyro e Ivana Zacharski, respectivamente. El elenco se completaba con Roberto Carnaghi como Vladimiro, Daniel Fanego como Estragón y Pompeyo Audivert como Pozzo. Sin embargo, esta excepción parece ser nueva, ya que en 1996 una versión fue estrenada en Buenos Aires con un elenco mixto, interpretado también por mujeres y varones. ¿Por qué entonces surge este impedimento?

Mediante un comunicado, el Complejo Teatral de Buenos Aires, que nuclea a los teatros públicos, entre ellos el San Martín —donde se iba a estrenar la obra; puntualmente en la Sala Martín Coronado—, contó la noticia y aseguró: «Compartimos con ustedes que esto significa para el teatro un problema grave puesto que el proyecto se encuentra en estado avanzado: contratos artísticos, vestuario y escenografía terminada. Pero principalmente nos convoca a reflexionar sobre ciertos aspectos tales como qué significa hoy que un actor sea cis-varón, qué hacemos con la voluntad de un artista si la misma transgrede nuestros valores y nuestra legislación, entre muchos otros interrogantes».

«Hemos intentado encontrar la manera de mantener en nuestra programación esta obra cuya fuerza política y filosófica es tan conmovedora. No obstante, consideramos que aceptar este planteo significaría poner en peligro a la obra, al equipo artístico, al mismo Complejo Teatral y a su público. Estaríamos convalidando un planteo anacrónico, absurdo y anti-artístico, con el cual definitivamente disentimos. Nos encontramos trabajando en encontrar algún punto de acuerdo que nos permita continuar con el proyecto tal como fue concebido. Si esto no fuera posible, la obra no será estrenada», continúa el texto oficial.

Jorge Telerman, director del Completo Teatral de Buenos Aires, le dijo a Infobae Cultura que «esta situación nos tomó de sorpresa y la consideramos anacrónica y discriminatoria». Y agregó: «Seguimos buscando por todos los medios a nuestro alcance la manera de representar la obra en tiempo y forma con su elenco original. Mantendremos informados a todos sobre las instancias de este caso. Queremos presentar la obra con el elenco que ya se encontraba ensayándola».

Por su parte, Enrique Avogadro, ministro de cultura de la ciudad de Buenos Aires, comentó a Infobae Cultura: «Intentamos todos los caminos legales para poder tener esta obra en cartel. Más allá de los deseos del autor original no podemos avalar una situación de completa desigualdad con las actrices. La agenda de género plantea desafíos contemporáneos a la cultura y tenemos que tener la decisión firme de abordarlos».

Esperando a Godot realmente es un clásico. Fue escrita por el autor irlandés a finales de los años cuarenta y publicada en 1952 por Éditions de Minuit. La primera representación sobre el escenario llegó en 1953, un 5 de enero en Francia. Es situada dentro de lo que se conoce como teatro del absurdo y narra, en dos actos, la espera. Así de simple: la espera de un hombre que nunca llega.

Llama la atención este «capricho» cuando estamos en una época de reivindicación de la mujer como figura clave en la historia y el arte. Un pequeño ejemplo es la obra Petróleo, del grupo teatral Piel de Lava, donde cuatro mujeres interpretan papeles masculinos. Ese es apenas un pequeñísimo ejemplo de los tiempos que corren.

Infobae

Comunicado oficial del Complejo Teatral de Buenos Aires
El Complejo Teatral de Buenos Aires comunica que en pleno proceso de ensayos de «Esperando a Godot», recibimos el aviso de revocatoria de la autorización para representar esta obra por parte de la agencia que custodia los derechos de representación de S. Beckett, exigiendo que «Esperando a Godot» sea representada exclusivamente por actores varones.
La versión de esta obra sobre la cual se pidió y otorgó autorización y sobre la cual se encontraba trabajando el elenco (conformado por mujeres y varones) junto al director y equipo creativo, fue estrenada en Buenos Aires en el año 1996, interpretada también por un elenco mixto.
Compartimos con ustedes que esto significa para el teatro un problema grave puesto que el proyecto se encuentra en estado avanzado: contratos artísticos, vestuario y escenografía terminada. Pero principalmente nos convoca a reflexionar sobre ciertos aspectos tales como qué significa hoy que un actor sea varón, qué hacemos con la voluntad de un artista si la misma transgrede nuestros valores y nuestra legislación, entre muchos otros interrogantes.
Hemos intentado encontrar la manera de mantener en nuestra programación esta obra cuya fuerza política y filosófica es tan conmovedora. No obstante, consideramos que aceptar este planteo significaría poner en peligro a la obra, al equipo artístico, al mismo Complejo Teatral y a su público. Estaríamos convalidando un planteo anacrónico, absurdo y anti-artístico, con el cual definitivamente disentimos. Nos encontramos trabajando en encontrar algún punto de acuerdo que nos permita continuar con el proyecto tal como fue concebido. Si esto no fuera posible, la obra no será estrenada.
Los mantendremos al tanto.
También podría gustarte