Comedia sin censura

‘Martes de open mic’ del bar Beerman se han convertido en un escenario para talentos de la comedia stand up.

El comediante de stand up, Esteban ‘el Ave’ Jaramillo y el propietario del bar Beerman, Daniel Benavides están en desacuerdo sobre cómo nació la idea de los martes de micrófono abierto u open mic. “Mi versión es que yo le mandé un correo a este man diciéndole ‘hagamos un micrófono abierto’ con las reglas”, cuenta el Ave entre risas.

Benavides, en cambio, asegura que es algo que buscaba desde hace tiempo: “Para mí siempre ha sido súper importante hacer cosas que vayan más allá del negocio: fomentar la escena y ese tipo de cosas; y como siempre es súper difícil fomentar la escena de la música, por ejemplo, porque los vecinos te joden, la propuesta cayó como anillo al dedo”.

Así empezó esta iniciativa de ‘Martes de open mic’ en Beerman(Calle el Batán y 6 de Diciembre) que se ha convertido en un semillero para nuevos comediantes. “El open mic es una especie de cantera para nuevos comediantes  y también un gimnasio para los comediantes que ya están”, asegura Benavides. Este espacio permite a profesionales, novatos o quienes hacen el humor como hobbie probar su material de manera gratuita.

“Lo más bacán es que ha salido un montón de gente de acá”, comenta.  La propuesta, aseguran ambos amigos, ha tenido gran acogida. Según el Ave, “a mí me tocaba al inicio darme las vueltas por todas las mesas y a veces no completábamos la lista” ahora hay gente que se queda afuera.

Crear espacios
El propietario de Beerman cree que en una ciudad tan grande como Quito debería haber más variedad de propuestas escénicas: “Cosas más de vanguardia, más divertidas y más estúpidas”.

“Para la movida del stand up hacía falta ful un espacio así”, dice el ‘Ave’. El comediante empezó con el stand up hace diez años, cuando casi no existía un público para este estilo de humor. “Si yo tenía 10 shows al año, era un buen año”, explica. Aunque ahora  establecimientos como Beerman, Aurora, La Fábrica Beer Machine, Brasa Viva y  Casa Toledo han apostado por el stand up.

Esto ha permitido que se desarrollen diferentes estilos dentro de esta rama, como el ‘one liner’ (chistes de una línea) o el stand up político. Para Benavides, la aparición de nuevos públicos para la comedia se debe simplemente a que “somos una cultura chistosa”.

Comedia sin censura

° “Estos open mic son sin censura extrema- asegura Daniel Benavides, dueño de Beerman- que me parece importante porque vivimos en una época de extrema intolerancia”. El comediante Esteban ‘el Ave’ Jaramillo concuerda en que existe una línea delgada entre lo que se considera humorístico y lo que resulta ofensivo.

“A mí me pasó”, admite.  Se metió en problemas por un chiste “y yo después pensaba, ‘claro, no hay que dejarse’”. Para el ‘Ave’, el escenario más íntimo del open mic permite llegar al límite del humor. Por esto, Benavides explica que, en su establecimiento “mientras estás en ese escenario tienes la libertad de hacerlo”. “Estamos en una sociedad que tiene que enfrentarse a eso de que el humor es inofensivo, el humor es ficción”, recalca el Ave.

También podría gustarte