Muralismo y protesta

Murales como medio de protesta

Las imágenes, además de ser un primigenio método de comunicación de los seres humanos, han sido y siguen siendo eficaces en la transmisión de mensajes. Desde las cuevas de Altamira hasta los emojis,  podemos comprobar el gran poder de transferencia de información que les acuerpa.

Su nivel de importancia es tal, que han pasado los siglos y seguimos dibujando para expresarnos, seguimos ideando métodos gráficos para condensar sentimientos y también para protestar.

El arte en general y el muralismo en particular han estado presentes en los 103 días de protesta que han vivido hasta hoy los nicaragüenses contra el gobierno del presidente Daniel Ortega.

En estos más de tres meses hemos visto cómo el icónico cantautor Carlos Mejía Godoy puso su capacidad creadora al servicio del pueblo y ha musicalizado las principales tragedias, como la muerte del joven Álvaro Conrado, así como también ha exaltado la gesta de los obispos al colocarse al lado de los jóvenes y mediar por una salida pacífica al conflicto.

Además, otros cantautores y poetas han llevado al arte estas líneas dolorosas de la historia contemporánea que le está costando sangre al pueblo.

A la par hemos visto florecer nuevos murales en diversas ciudades, en los que por medio de la pintura se expresa el rechazo a la represión y a la forma en la que el Gobierno está actuando. Así los muros se han convertido en lienzos, en los que diversos artistas que tomaron los pinceles como el arma de protesta, han logrado plasmar la realidad del país.

Las paredes de la parte frontal de la Universidad Centroamericana (UCA) se han convertido en un medio de desahogo, en Diriamba, Estelí y León también hay murales notables que sintetizan la lucha que se lleva a cabo.

No obstante, con mucha atención vimos que esta semana en México se creó un mural de grandes dimensiones dedicado a Nicaragua, el cual tenía como figura particular a Alvarito Conrado.

Este proyecto fue desarrollado por el Movimiento Internacional de Muralismo X,  el cual para sorpresa nuestra nació en Jinotepe, Carazo, exactamente en las cercanías del ya emblemático colegio San José.

Wilbert Medrano nació en el seno de una familia obrera, del barrio San José, en Jinotepe, fue  instructor de artes en World Vision. En 2003  migró a México con propósito de abrirse paso en el mundo del arte, sin pensar que el asunto sería más grande de lo esperado.

Allá tuvo espacio para exposiciones en galerías y museos, es autor de murales en Tizayuca, declarado Patrimonio Cultural del municipio y autor de los murales del bicentenario mexicano declarado Patrimonio Cultural del Estado.

Tuvimos la oportunidad de conversar con su fundador Wilbert Medrano, acerca de este arte y del homenaje que rindieron a Nicaragua.

¿Qué es el muralismo para vos?

Es como una película documentativa, informativa, con un propósito de formación y de crear  conciencia.

¿Cuál es el rol del muralismo en el siglo XXI?

Como toda propuesta artística, el muralismo no está ajeno a desarrollar evoluciones, de tal forma que cada vez surgen desarrollos de técnicas o combinación de las mismas, en búsqueda de una propuesta que facilite la comprensión  o la información o la rebelión.

¿Cómo nació el Mimap X?

Hace unos años llegábamos a Nicaragua todos los diciembres y se hacía convocatoria por las redes sociales para participar en los cursos de arte público que se impartían. Al finalizar el curso, se entregaba el certificado de participación y el estudiante debía donar un muro a la comunidad, aquí surge la idea de formar un colectivo con el propósito de rescatar espacios.

Fue así que el 10 de enero del 2013 en las calles de Jinotepe se funda el Mimap X, por un maestro de artes y sus 3 hijos. Ese maestro soy yo y con ellos asumí la responsabilidad de fundar un movimiento que sirviera como puerta a artistas nacionales, sin embargo, artistas de otros países de América Latina, empezaron a solicitar información para integrar dicho movimiento.

Mis hijos son Greengher, Kendra y Bryanth Medrano. Cuando regresamos a México, donde me desempeño como director de la Escuela de Artes Tlacuilo, dejé en manos de mi hija Greengher la responsabilidad del naciente movimiento, y 6 meses después se fundó el Mimap X México con la artista mexicana Belém Ortega Araiza, mi esposa.

Fue así como establecimos la sede central en México de este movimiento integrado por 12 países: Costa Rica, Panamá, El Salvador,  Bolivia,  Colombia,  Argentina, Chile,  Perú,  Francia,  Italia,  Nicaragua y  México.

¿De qué manera articulan los trabajos siendo los integrantes de diversos países?

Al principio nuestro propósito era rescatar los espacios para las comunidades, además de que en los eventos internacionales a los que se nos invitaba participábamos con el propósito de demostrar al mundo  el muralismo nicaragüense, esto a su vez sirvió para posicionarnos entre los escenarios Internacionales como uno de los mejores movimientos muralistas, siendo sus líderes una mexicana y un nicaragüense, este último como presidente de dicho movimiento.

¿Quién realizó el mural en homenaje a Nicaragua?

Somos organizadores de los encuentros de Muralismo X, y este año se preparó una Cruzada de Muralismo en 3 ciudades en el estado de Hidalgo, que consta de 3 semanas de ardua labor artística, el sexto encuentro en Zimapán, el séptimo en Tepojaco, este encuentro dedicado a Nicaragua, y el octavo en Mineral de la Reforma, Pachuca, dedicado al deporte.

La solidaridad de los artistas participantes fue evidente cuando todas las mañanas yo ponía mi celular y miraban todos, los acontecimientos de Nicaragua, ellos vieron llorar a mis hijas y a mí, por causa de la impotencia.

Esto hizo que los artistas participantes de forma individual dedicaran sus obras a Nicaragua, les conté la situación de la primera víctima de la dictadura Orteguista, de Álvaro Conrado, sin saber que Higer Oriente, uno de los mejores artistas urbanos de México y delegado internacional del Mimap X México, se quiso solidarizar con nosotros y cuando nos tocaba la ronda habitual que los organizadores hacemos en cada muro para sus registros documentados, me llevé la sorpresa de la ofrenda de este artista, que me conmovió e hizo llorar a la delegación del Mimap X de Nicaragua, lo realizó en 24 horas y fue el primer artista en concluir su muro en el evento.

¿Cómo se visualiza desde México la crisis que atraviesa Nicaragua?

A pesar de los conflictos que este país tiene, el pueblo mexicano no deja de observar a Nicaragua. Somos muchos nicas aquí y nos estamos moviendo para hacer eco a la comunidad internacional, razón por la que también ya recibimos amenazas por parte del  Gobierno, pero los mexicanos  cuando llegamos a un lugar y se dan cuenta de que somos nicas se acercan para darnos palabras de aliento.

Nos dicen: “Oye Nicaragua, estamos con ustedes, fuerza, resistan, ustedes son ejemplo de valentía para nosotros”….

Arte perseguido

Los murales en Nicaragua tienen mucha fuerza, incluso, en el plantón cultural que se realizó para conmemorar los 100 días de resistencia cívica, la pintura cobró un rol protagónico en la planta baja del paso a desnivel de la Centroamérica.

Además de un muchacho que estaba pintando en el momento el rostro de Álvaro Conrado, muchos jóvenes usaron pintura blanca y azul para pintar sus huellas en el asfalto, otros empezaron a dibujar mujeres con huipil y diversas imágenes como símbolo de protesta.

En varios puntos de Managua existen desde dibujos de gran tamaño hasta mensajes combinados con el rostro del presidente Ortega, en los que se alude la lucha del pueblo.

En Diriamba existe un mural de gran tamaño realizado por cuatro jóvenes artistas, el cual se presenta bajo el título de represión y en él se observa un tributo a los niños muertos durante el período de protestas, además del rostro de un joven al que le tapan la boca, pero aún así no lo callan.

Sin olvidar la presencia de los agentes policiales representados con el rostro de una calavera. En Estelí también hay un artista que tomó la pintura como método de lucha, pero prefirió no hablar de sus obras por motivos de seguridad, ya que es de sobra conocido que los autores del mural diriambino han sido perseguidos y dos tuvieron que huir.

El Nuevo Diario

También podría gustarte