Argentina: Presentan proyecto de ley de cupo femenino en la música

Por Lucía Cholakian Herrera

Los números son contundentes. Cuando las Músicas Unidas comenzaron a reunirse, relevaron los datos de presencia femenina en festivales y ciclos musicales en Argentina. Sobre una base de 46 festivales, los resultados arrojaron que las mujeres tienen una de las presencias mas bajas de la región sobre los escenarios: menor a 20%.

El primer paso fue en el encuentro. Celsa Mel Gowland, ex-vicepresidenta del INAMU -Instituto Nacional de Música- convocó a un bloque de debate a propósito del “Día del músico” en el mes de enero, a partir de reclamos y demandas de paridad que ya venían circulando en el círculo de las mujeres músicas y sus redes sociales. Fue allí donde comenzó el proceso de identificación de estas desigualdades y su impacto real en el trabajo de las mujeres músicas en el país. Y el proceso evidenció que la presencia femenina en escenarios es una deuda histórica. Como explicó Patricia Sosa durante la presentación del proyecto, “hace más de 40 años que estamos en esto. BA Rock en el 82, estoy subiendo al escenario y dos tipos me agarraron de los hombros y me dijeron ‘las minitas de los músicos van abajo’, y me tiraron al público”

Esta demanda política no es aislada, sino que forma parte de un proceso mayor que implica el reconocimiento de los derechos de las mujeres en su integridad, como parte del avance del movimiento feminista. El reclamo de las mujeres músicas es, ni más ni menos, que un reclamo por sus derechos laborales, por el acceso al trabajo, la igualdad de participación en espacios relativos a su profesión, por el desmantelamiento del sistema simbólico y mediático que sustenta las desigualdades bajo las cuales las mujeres son excluidas o incluidas en menor medida que los varones en los festivales musicales.

Fue el proceso iniciado por Gowland el que derivó en la presentación de una ley de cupo femenino para festivales y ciclos musicales, realizada el martes 16 de octubre en el Salón Illia del Senado Argentino. Las músicas fueron acompañadas por la Senadora Anabel Fernández Sagasti (FPV-Pj de Mendoza), que durante el evento afirmó: “tras la irrupción del feminismo como nuevo actor social y político, comenzó a discutirse esta ley. Solo hay un 13% de representación femenina en recitales. Logramos quince firmas en la Cámara, tenemos que lograr se vote antes del 15/11”. Quienes presentan el proyecto aseguraron que esperan que la ley sea aprobada por unanimidad.

En términos prácticos, la ley establece términos de cupo para los festivales y ciclos nacionales, poniendo como vara mínima el 30% de mujeres o bandas compuestas en un 30% o más por mujeres en la grilla de todos los festivales. Será el INAMU el organismo que oficie de autoridad de aplicación, recaudando multas a aquellas productoras o curadoras/os que no cumplieran con las demandas establecidas en la ley. Y, como establece su último artículo, aquellas multas serán reinvertidas en la promoción de bandas de músicas y músicos emergentes.

Otro dato no menor arrojado en el análisis de las Músicas Unidas es que es en el caso de los festivales de rock en el que la desigualdad alcanza su punto máximo: el 100% de los festivales tienen menos del 5% de solistas mujeres o bandas lideradas por mujeres en sus grillas de programación. Esto reafirma la pertinencia de la ley, ya que demuestra que la exclusión de las bandas de mujeres o con 30% de presencia femenina es una actitud sistemática y establecida en ciertos circuitos musicales. Por si hace falta aclararlo: hay muchas mujeres músicas en el ámbito del rock. Que representen sólo el 5% en los festivales del género es, por lo tanto, una decisión. Por lo tanto, debe ser atendida con una política firme que la transforme. Como explica Mel Gowland, “de momento, sólo una discriminación positiva como es esta ley puede lograr que no tardemos otros cien años para superar este desequilibrio”

También podría gustarte