Cine y energía renovable

Con bicis y celdas solares proyectarán cintas mexicanas en sitios donde no hay salas

Por Jaime Whaley

Cine Móvil Toto es una iniciativa que lleva películas nacionales a las comunidades del país. Proyecta con energía renovable, es decir, con bicicletas adaptadas para generar electricidad. Recorrerá unos 50 mil kilómetros y llegará a más de 50 millones de mexicanos que viven en localidades donde no se tiene acceso a salas de cine, explicó Roberto Serrano, fundador del ciclo, que efectuará gira del 2 de noviembre al 5 de marzo.

En otro uso de la bicicleta, Serrano y Diego Torres emprenderán un periplo por el sureste del país para presentar por quinto año su ciclo de cine nada convencional, autosustentable.

Armados con una pantalla, bocinas, proyector, una celda solar y cuatro pedaletas, que es lo que hace a este cine, y a bordo de una camioneta, la pareja de apasionados del cinematógrafo se aprestan a ir de saltimbanquis por 90 localidades de Chiapas, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

La experiencia no es nueva para Torres, quien antes se dedicó al cine comunitario y luego convenció a Serrano, un ingeniero de audio, para emprender la aventura.

Las funciones se dan al aire libre con acceso gratuito para todo público que tiene, a la vez, la oportunidad de participar, pues el espectador proporciona la energía para el sistema de audio al accionar las pedaletas, mecanismo de tracción de una bicicleta montado en un especie de trineo de madera fijo que da el sustento al sonido.

Sucesoras de Dora

El pedaleo, que debe ser constante, lo hace el público que hasta se pelea por el honor de darle a los pedales de los aparatos sucesores de Dora, como nombraron a la bicicleta con la cual se comenzó el trabajo hace cinco años. Gracias a ese instrumento y a la celda solar, prescinden de combustibles contaminantes.

Para que no haya voces lánguidas o de tono golpeado, los ciclistas deben observar atentamente el semáforo regulador: el azul indica que hace falta meterle leña, el verde es signo de que todo está bien y el rojo señal de que es tiempo de disminuir el esfuerzo.

La compañía Cine Móvil Toto cuenta con el auspicio de tres patrocinadores principales: el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), Aeropuertos del Sureste y la Fundación Helvex.

Antes de las funciones, que son anunciadas por medio de un altavoz, el público escoge, entre tres títulos, la cinta de factura mexicana a exhibirse en formato devedé. La decisión final es mediante un democrático aplausómetro. Se estima que unas 18 mil personas asisten a las proyecciones.

Esta modalidad de cine itinerante tiene también lugar en África, Uruguay, Francia e Inglaterra, donde además de los largometrajes se exhiben cortos sobre los beneficios del uso de la bicicleta.

A principios de 2018 el pedaleo en territorio nacional fue por Jalisco y Aguascalientes. Se tiene el compromiso en la capital con el Reclusorio Femenil para 2019. Además, hay planes de internarse en Centroamérica.

Jornada

 

También podría gustarte