Escuela de marimba

Esta sede educativa quedará bajo la gestión de la Marimba de Concierto de Bellas Artes y su director Fernando Vásquez, institución que trabaja por impulsar el proyecto desde el año 2001.

La Escuela Nacional de la Marimba permitirá la profesionalización de marimbistas, compositores y fabricantes de ese instrumento.

El edificio tiene tres niveles: en el primero se encuentra un museo dedicado a la marimba y en el segundo se ubican un auditorio, cuatro salones de clase y un vestíbulo adornado con un retrato del Maestro Efraín Recinos, cuyos bocetos fueron la base del diseño arquitectónico del inmueble.

“Hice el diseño partiendo de bocetos de Efraín -Recinos- los cuales guardo como tesoro. Tuve una gran amistad con él, solíamos almorzar los viernes y hablamos de arte y arquitectura. Un día me pidió que trabajara en este proyecto, así que elaboré unos planos, él los vio y estuvo de acuerdo”, señala Augusto Vela, arquitecto encargado del diseño del edificio de la Escuela Nacional de la Marimba.

El arquitecto cuenta que la construcción del edificio comenzó en 2006, cuando él y Recinos pusieron la primera piedra juntos; sin embargo, la obra quedó abandonada por diez años hasta que se retomó en 2016.

“Par mí es la realización de un edificio emblemático, no es frecuente hacer este tipo de arquitectura, se hico pensando en integrarlo a la estructura del complejo que ya existe. El edificio es un homenaje a nuestro instrumento nacional, esto le da al país un legado importante”, explica Vela, quien agrega que el diseño del edificio tiene un estilo propio que no corresponde a ninguna corriente arquitectónica.

La ceremonia de inauguración contó con la presencia del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, el ministro de Cultura y Deportes, José Luis Chea Urruela y los arquitectos Lorena Recinos y Augusto Vela. (Foto Prensa Libre: Pablo Juárez Andrino)
La ceremonia de inauguración contó con la presencia del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, el ministro de Cultura y Deportes, José Luis Chea Urruela y los arquitectos Lorena Recinos y Augusto Vela. (Foto Prensa Libre: Pablo Juárez Andrino)

Agrega que la idea de fundar la escuela nace de que la marimba es uno de nuestros principales símbolos de identidad y no se le estaba dando la importancia suficiente, por lo que la edificación de esta sede se trata de una dignificación del instrumento.

Lorena Recinos, hija Efraín Recinos, dijo que existía un plan más ambicioso para el  Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

“Se hizo un plan maestro donde testaba incluido el instituto de la marimba -ahora Escuela Nacional de la Marimba- con la escuela de teatro y una escuela de artes plásticas”, comenta Recinos.

La idea es que el centro cultural fuera un lugar en donde convergieran varias formas de arte, por lo que le inauguración de la Escuela Nacional de Marimba, es un avance importante para ese esfuerzo, según la hija de Efraín Recinos, quien también es arquitecta.

“Siento mucho orgullo y alegría porque se haya terminado. Mi padre estaría muy contento. A él le gustaban los espacios como este, además el edificio hace buen uso del exterior con sus miradores que lo hacen un área habitable”, explica la arquitecta.

Recinos agrega que el diseño cumple con los requerimientos técnicos y estéticos. Además, destacó que está basado en el diseño de una marimba y sigue el concepto del centro cultural que busca integrase con el cielo.

El ministro de Cultura y Deportes, José Luis Chea Urruela, dijo que la Escuela Nacional de Marimba está completamente equipada y lista para comenzar operaciones y que ahora depende de Vásquez que se le dé un buen uso a las instalaciones.

“Le damos la bienvenida a la marimba a su casa, la obra tomó un año y medio y costó cerca de Q 7.5 millones. Aquí habrá espacio para investigación histórica, cultural y documental del instrumento nacional que es la columna vertebral de nuestra identidad musical”, refiere Chea Urruela.

El evento también contó con la presencia del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, quien agradeció el trabajo de todas las personas que trabajaron para hacer posible la Escuela Nacional de la Marimba.

Prensa Libre

También podría gustarte