Desmemoriados

Historias de la música cubana en un libro

“Me interesa también el nombre pequeño, el que no alcanzó la gran fama”, explica la investigadora Rosa Marquetti.

Por Michel Hernández

La presentación del libro Desmemoriados. Historias de la música cubana, de Rosa Marquetti, es un acto de justicia no solo con la probada dedicación de su autora, sino con todo el universo de la música cubana.

El título, publicado por el sello editorial Ojalá, recoge los textos escritos en el blog Desmemoriados por la investigadora durante varios años. En todo este tiempo su autora, con precisión de cirujano, ha ido rescatando figuras olvidadas de la música cubana y contando anécdotas sobre artistas, que permiten comprender el devenir histórico de una de las expresiones más universales de la cultura cubana.

Myriam Acevedo en Praga. Cortesía: Diana Caso
Myriam Acevedo en Praga. Cortesía: Diana Caso

La presentación de Desmemoriados. Historias de la música cubana, llegará apenas unos meses después que Rosa viera publicada su obra Chano Pozo: La vida, una investigación sobre el influyente músico que marcó precedentes en la percusión y en toda la música insular.

A propósito de la presentación de su nuevo libro, prologado por el poeta Sigfredo Ariel, OnCuba conversó con Rosa Marquetti.

Bebo Valdés ensayando con la orquesta del Batanga en estudios RHC Cadena Azul. 1950.
Bebo Valdés ensayando con la orquesta del Batanga en estudios RHC Cadena Azul. 1950.

¿Cómo surgió la idea de publicar en un libro los textos del blog Desmemoriados?

Un día descubro que Silvio (Rodríguez) había comentado y compartido una experiencia personal en el trabajo que dediqué a la gran pianista Zenaida Manfugás. No sabía que él era lector de mi blog, y descubrirlo me llenó de alegría. De ahí surgió su propuesta de compilar y publicar en un libro, a través de Ediciones Ojalá, una parte de los ya numerosos trabajos de Desmemoriados.

Para mí esta propuesta suya ha sido trascendental, así como su valoración, respeto y apoyo a Desmemoriados. Me honra que este texto sea publicado por una editorial tan comprometida y exigente como Ediciones Ojalá, y agradezco a Silvio, entre otras cosas, la total libertad que, como editor principal, me dio en la selección y ordenamiento de los textos, las imágenes que los acompañan, y el trabajo tan profesional y amoroso de las personas del equipo de Ojalá.

María Cervantes y Bola de Nieve. Cortesía: Ramón Fajardo Estrada
María Cervantes y Bola de Nieve. Cortesía: Ramón Fajardo Estrada

También resalto la maravillosa sinergia que pude establecer con la editora Haydeé Arango y la diseñadora Pilar Fernández Melo, quienes desde sus respectivos ámbitos se involucraron de manera profunda y exquisita en el universo que aborda Desmemoriados.

¿Cuál es para ti la principal importancia de la publicación de un texto como Desmemoriados?

En las plataformas y sitios de internet hay mucha música cubana, pero no se puede decir lo mismo sobre trabajos informativos, históricos, valorativos realizados desde Cuba. La presencia de estos materiales realizados en otras latitudes ha sido importante, pero me parece que aún acusa un desbalance respecto a la circulación del elemento sonoro y también en cuanto al enfoque y abordaje de músicos y hechos que no son necesariamente los más conocidos o famosos.

A mí, en Desmemoriados, me interesa también el nombre pequeño, el que no alcanzó la gran fama; el del músico de atril no tan conocido o de un cabaret o emisora radial de otra categoría.  Por eso, junto a los nombres más conocidos, pero poco difundidos y recordados hoy día como los de Miguelito Cuní, Celeste Mendoza, María Cervantes, Carlos Embale, Freddy, La Lupe y Moraima Secada, están en el libro las historias del Chori, de Pilar Morales, Cheo Marquetti, Dandy Crawford, Miriam Acevedo, Maggie Prior, Guapachá, personajes a los que muy poco se ha recurrido para hacer más perdurable su aporte a nuestra música.

Están también otras figuras legendarias, pero casi desconocidas en Cuba, como las muy grandes Graciela o Zenaida Manfugás, el percusionista Armando Peraza, o incluso la santiaguera Numidia Vaillant, quien triunfó en París y que fue, hasta donde se sabe –siempre digo esto, porque la información es un ente vivo– la primera pianista cubana de jazz.

Entre los veinte trabajos que componen este volumen de Desmemoriados… está también la referencia a determinados momentos de la historia de la música popular cubana, como fue la creación del ritmo batanga por Bebo Valdés y las circunstancias que influyeron en su fracaso.  O como el fenómeno de Los Bailadores de Jazz de Santa Amalia, historia deliciosa y relevante donde las haya.

Chori con sartén. Playa de Marianao. 1960. Fotograma del Noticiero ICAIC Latinoamericano # 7.
Chori con sartén. Playa de Marianao. 1960. Fotograma del Noticiero ICAIC Latinoamericano # 7.

Es importante tener en cuenta algo: en este volumen, y en Desmemoriados en general, no hay un ordenamiento por importancia o trascendencia: son historias investigadas y expuestas para enriquecer el conocimiento e invitar a la escucha de la música.

Siempre quise publicar en papel y en mi país, si no todos, al menos algunos de los trabajos que he escrito en mi blog, porque, como sabes, todavía son muchos acá los desconectados y me interesa llegar con estas historias a muchas más personas.

Freddy
Freddy

¿Será publicado solo por Ojalá o habrá otras ediciones además?

En Cuba será editado por Ojalá. Hay un primer proyecto surgido de unos amigos colombianos, amantes de la música cubana, que se concretó en 2016, pero solo ha circulado en Colombia y la selección de textos es diferente.

*Las fotos que acompañan el texto, cortesía de Rosa Marquetti, solo habían sido publicadas en las décadas de los 40 y 50.

OnCubaNews

También podría gustarte