Nuevamente Cosquín

El Festival de Cosquín 2019 abrirá con un homenaje a Mercedes Sosa

El próximo sábado desde las 22 hs, comenzará a vivirse la edición número 59º del Festival Nacional de Folclore de Cosquín, que durante 9 lunas recibirá a los máximos exponentes folclóricos latinoamericanos. La apertura estará a cargo de León Gieco, Víctor Heredia, Teresa Parodi y Peteco Carabajal, quienes homenajearán a Mercedes Sosa a diez años de su partida. Pero también el festival tendrá el festejo de los 60 años de trayectoria en la música nacional de Los Manseros Santiagueños.

La tradicional celebración, que este año comenzará una semana más tarde de lo habitual, se extenderá entre el próximo sábado 26 y el domingo 3 de febrero. A lo largo de las 9 lunas el escenario recibirá a Abel Pintos, Soledad, El Chaqueño Palavecino, Los Tekis, Peteco Carabajal, Chango Spasiuk y Raly Barrionuevo. Luciano Pereyra, además de Peteco y los salteños de Canto 4, se destacan en la segunda luna (27 de enero), titulada «Folclore Enamorado», en tanto el convocante Sergio Galleguillo, junto a Néstor Garnica y Facundo Toro sobresalen en la programación del 28.

El día 29 de enero el escenario «Atahualpa Yupanqui» tendrá la presencia de Abel Pintos, además de la de Nahuel Pennisi y Leandro Lovato. Ese día Los 4 de Córdoba festejarán sus 50 años de trayectoria junto Las Pastillas del Abuelo -una de las sorpresas de la programación. En tanto el miércoles 30, también tendrá en escena a Los Carabajal y a Los Manseros Santiagueños.

Aires norteños impregnarán el clima del último día de enero en Cosquín, con Bruno Arias y Los Tekis como números principales, mientras que el chileno Nano Stern, Pedro Aznar, La Charo y Barrionuevo le dan un perfil de sofisticación a la séptima noche.

El Chango Spasiuk festejará sus 30 años en la música el 2 de febrero. Ese día también será el turno de La Bruja Salguero, acompañada por Eruca Sativa, otra de las sorpresas de la grilla del Festival Nacional de Folclore, además de Spasiuk y el Dúo Coplanacu; y el Chaqueño, más Los Nocheros, serán dos de los encargados de darle un cierre que promete masividad.

El Diario de Carlos Paz


La Trova Rosarina se rearma para la primera noche de Cosquín 2019

Juan Carlos Baglietto, Silvina Garré, Jorge Fandermole, Adrián Abonizio, Rubén Goldín y Fabián Gallardo revivirán en la apertura del Festival Nacional de Folclore de Cosquín 2019, en la noche del sábado 26, una porción del camino trazado por la denominada Trova Rosarina y su enorme aporte a la canción argentina.

«Nos hemos distinguido por ser distintos al resto y constituimos una pequeña corriente musical y poética que rara vez se da en un mismo espacio geográfico y temporal y desde ella y con intuición, ganas, un poco de suerte y mucho fervor, hemos fabricado un pequeño mosaiquito dentro del gran mosaico de la cultura nacional’, sostuvo Abonizio en una entrevista con Télam.

La llegada de la Trova Rosarina a Cosquín para retomar una senda que se cortó como singular movimiento a mediados de los 80 a partir del álbum de Baglietto «Tiempos difíciles» (1982), fue impulsado por el Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe como delegación provincial en el tradicional festival folclórico cordobés.

Baglietto apuntó: «Nos encantó que tengan en cuenta no solamente lo que fuimos sino lo que somos. Tuvimos la libertad de plantear artísticamente lo que pensamos que era lo mejor para esta actuación y eso implicó responder a las expectativas del público que tiene en la memoria lo que hicimos en los 80, pero también lo que hacemos y eso es lo que vamos a mostrar».

Garré confió, por su parte: «Recibí la propuesta con mucha alegría y no dudé ni un segundo en aceptarla ya que me sentí honrada por tal reconocimiento y feliz de volver a cantar con mis compañeros de la Trova».

¿Qué influencia tuvo que la reunión se haya proyectado para ser parte del Festival de Cosquín?

Baglietto: «Cosquín plantea un desafío en sí mismo y una presión extra por ser un escenario muy exigente que siempre te genera alguna duda. Pero vamos con una cosa que es absolutamente sólida, somos seis solistas trabajando en conjunto para mostrar una cosa que no está muy presente en los grupos populares que es armar voces y vamos a salir airosos y felices».

Gallardo: «Que este encuentro se plantee en Cosquín es una sorpresa para mí y nunca imaginé que iba a estar allí, pero por supuesto que es un desafío».

Fandermole: «Cosquín es un acontecimiento muy importante y cada uno de nosotros reconoce el valor que tiene como espacio de permanencia y renovación de la música argentina. Pero es importante mencionar que no nos estamos reuniendo estrictamente para Cosquín ya que hubo juntadas previas durante 2018 para una sala del Hospital Centenario y para la Fundación La Higuera. Y quizás eso haya motivado a dar este nuevo paso».

Sobre la continuidad de este proyecto juntos, Adrián Abonizio remarcó: «Mientras dure, estará perfecto como pasa con una fiesta o con un cumpleaños. Siento que si no los hubiese conocido a ellos y a ella, si fuera odontólogo o verdulero, sería fana y es muy bueno sentir admiración por tus compañeros».

Por otra parte, desde este sábado, la TV Pública Argentina presentará, en vivo y en directo, desde la Plaza Próspero Molina de Cosquín, el Festival Nacional del Folclore.

La nueva edición del Festival Nacional de Folclore comenzará con «Traigo un pueblo en mi voz», el homenaje a Mercedes Sosa en el que participarán León Gieco, Peteco Carabajal, Liliana Herrero, Julia Zenko, Víctor Heredia, Bruno Arias, Nahuel Pennisi, La Bruja Salguero, José Luis Aguirre y Nadia Larcher, con la dirección musical de Popi Spatocco.

El Liberal


Luis Barrera: Cosquín es emblemático para artistas de todos los géneros musicales

La edición del Festival de Cosquín que empezará mañana lo encuentra a Luis Barrera en su cuarto año de gestión al frente de la selección de músicos que pisan el escenario del festival. No está solo en su tarea de programación, lo acompaña un equipo de consulta  y debate con el que logra –dice- equilibrar las decisiones de lo que finalmente se plasma en la grilla.
En esta entrevista cuenta qué balance hace de estos años, y responde sobre la cuestión de género (un tema en boca de todos) y la repetición de artistas consagrados en todas las grillas festivaleras.

Ha incorporado aires nuevos al festival. ¿Qué balance hacés de estos años como programador de Cosquín?
Uno cuando habla de balances tiene que poner muchas cosas en juego. Es el cuarto año de la gestión que lidera Gabriel Musso como intendente y presidente de la comisión en la cual he sido parte, siempre trabajando en equipo. Creo que el balance es positivo, por haber impulsado una apertura hacia diferentes opiniones, hemos podido realizar algunos cambios que felizmente han sido bien criticados tanto por la prensa, por el público y por los artistas. A nosotros también nos ha dado muchas satisfacciones. Eso nos genera nuevos desafíos, tener que estar a la altura de las circunstancias, porque estamos frente a un área muy sensible del festival. Hemos cumplido los objetivos que nos hemos trazado y seguimos manteniendo la misma línea de trabajo que cuando comenzamos.

Vivimos un momento de crisis económica. En Jesús María, pudieron bajar costos con la ayuda de los artistas ¿Cómo manejó Cosquín este tema?
El momento que vive el país económicamente es muy difícil. En los últimos años ya hemos tenido mucha colaboración de parte de los artistas, de poder siempre llegar a un acuerdo. De todas maneras todos lo que hemos querido emprender en esta edición en cuanto a lo artístico lo hemos podido concretar y si algo no se ha logrado, no ha sido por una cuestión económica. La idea de festival que tuvimos se ha plasmado bien. Y también el programa “De fiesta Todo el año”, y “Cosquín Capital del Folklore” que ya quedaron instalados, y creo que logramos que la gente se interese por venir al festival.

Este año hay tres homenajes que son deuda: el de Mercedes Sosa, el de Zitto Segovia y el de Jorge Marziali. ¿Cómo se gestaron?
Desde que empezamos a estar al frente de esta área siempre buscamos en el calendario las fechas que han sido representativas, y eso da pie para convocar espectáculos que puedan ser atractivos. Siempre el rol del festival ha sido reconocer a las figuras que han dado mucho. No nos ha gustado hacer una producción conjunta, con figuras invitadas y un repertorio acorde, teniendo en cuenta las regiones. En esta edición haremos el homenaje a Mercedes Sosa, que veníamos hablando desde hace dos años con Fabián Matus, su hijo y la Fundación, entendíamos que la mejor fecha iba a ser ésta, en donde ya se cumplían 10 años de la desaparición física de La Negra.
En el caso de Zitto (Segovia) es reconocer a un artista que marcó un antes y un después en la música de su provincia a través de su carrera. Ganó un pre Cosquín en la sede Chaco, salió  revelación y luego fue consagración. Nos pareció oportuno recordarlo, a 30 años de ese premio, como creador de obras fundamentales de nuestra música. Lo mismo que con Jorge Marziali, teníamos una propuesta de Marita Londra y su hijo, que venía ya desde hace tiempo, no habíamos podido incluirla en la edición anterior, así que en esta la hicimos y sumamos a José Luis Serrano que estuvo con él en los últimos momentos. Pudimos compartir con Jorge su tarea de jurado en el enero del año pasado y es una figura muy querida por nosotros.
Hay un nuevo debate, que es el de género, y el festival ha sido señalado como uno de los que tienen bajo porcentaje de presencia femenina en el escenario (siempre hablando de números centrales).

¿Por qué es tan difícil lograr una equivalencia o al menos un acercamiento en cantidad a los músicos varones, habiendo tantas mujeres cantoras y músicas con propuestas excelentes?
Es un tema muy delicado para hablar libremente, hay que tener cuidado para hacer afirmaciones sobre este tipo de cosas que se vienen dando en los últimos tiempos. Intervienen muchas variables para que el artista pueda llegar al escenario. Hablo en particular de Cosquín, pero entiendo que debe ser en la mayoría de los festivales. Creo que no se puede atribuir solamente a una cuestión de género, creo que hay muchas dificultades en los artistas para poder llegar a diferentes espacios. No tengo respuestas de por qué se hace difícil conseguir una igualdad de género, analizamos las carreras de los artistas que están en ascenso o que tienen muchos años de trayectoria, y vemos que para llegar adonde están pasaron muchos años trabajando, salvo algunos fenómenos que lo lograron de un año a otro. Lleva mucho tiempo lograr el reconocimiento del público y Cosquín no escapa a esa regla. Creo que tendríamos que juntarnos y charlar para lograr que todos tengan su espacio. Hemos intentado hacer una apertura desde el festival para todas las expresiones y creo que se han dado momentos lindos a la hora de incluir representaciones artísticas de diferentes formas

¿Qué arriesga Cosquín incorporando artistas de otros géneros como Eruca Sativa  o Las Pastillas del Abuelo? Nano Stern (cuyo último disco nada tiene que ver con la música latinoamericana, más bien ligado al rock). Al igual que el año pasado sucedió con Aristimuño.
No tiene que ver con medios económicos. En la mayoría de los casos, son artistas que han crecido tocando nuestra música y quizá lo que hagan pase por otros géneros, pero se mueren por estar. Y ocurre que a veces en alguna fecha en particular o algún aniversario de otro artista desean invitarlos, y ellos se sienten halagados. Con el correr de los años, cada vez se hace más emblemático el escenario para muchos artistas de todos los géneros. Se gana en demostrar que la música tiene un lenguaje único. El que viene de otro género, llega con respeto y disfruta ser parte.

En tu opinión, ¿podrá Cosquín algún día lograr despegarse de los artistas que recorren todos los festivales (algunos taquilleros, no todos) y arriesgar una grilla con nuevas propuestas folklóricas, nuevos compositores sin ser encajonados en una noche temática?
Se critica mucho, sobre los artistas que tienen más de 20 años de carrera y siguen estando en todos los festivales. Me parece que se trata nada más ni nada menos de artistas que el público pide, los requiere y los acompaña.   Nosotros dentro de la organización estamos realizando este encuentro para que la gente venga a disfrutar y si la gente que paga entrada, viene a disfrutar de la fiesta, creo que hay que trabajar conjuntamente con ellos y buscar el bien común. A quien más vamos a tratar de complacer siempre es al público. Por eso, este reclamo es contradictorio. Creo que hemos convocado además diferentes expresiones de todo el país, para distintos públicos. Ocurre que en  los festivales como el nuestro además de lo artístico para poder llevarlo adelante, tenemos que pensar en que tienen que ser solventados, y tenemos que cubrir todos los costos a partir de la venta de entradas, el principal ingreso, por lo tanto necesitamos que el espectáculo que proponemos sea acompañado por la venta de entradas, y aunque tratamos de equilibrar, la prioridad es esa.

El Diario de Carlos Paz


Programación completa

También podría gustarte