Cumple años La Colmenita, compañía cubana de teatro infantil de alcance regional

Foto: Kaloian Santos Cabrera

Historia de La Colmenita

La Colmenita, Compañía Infantil de Teatro de Cuba tiene sus orígenes en el grupo teatral La Colmena, creado por Carlos Alberto Cremata (actual director) en el año 1990.

En 1989, Iraida Malberti y Carlos Alberto (Tim) Cremata (madre e hijo) dirigen un gigantesco espectáculo acuático, que se llamó “Sinfonía para una Perla, en Mar Mayor” en la base náutica de la Casa Central de las FAR.

Al transcurrir unos meses de aquel show náutico, se decide formar un pequeño grupo de actores para trabajos fílmicos con algunos de los que más se destacaron en el espectáculo, y se le pide a Cremata, entonces estudiante de tercer año, en la especialidad de Dirección Teatral del Instituto Superior de Arte de Cuba, que los adiestrara con ejercicios de actuación. Y es entonces, que un 14 de Febrero de 1990 (“Día de los Enamorados” o de “Saint Valentine”) se reúnen los primeros 14 integrantes que fundaron el Grupo.

Foto: Kaloian Santos Cabrera

Así, de forma natural, fue apareciendo un Grupo de Teatro que comenzó con el montaje de la comedia cubana “Dios te Salve, Comisario” y alcanza su punto culminante con los exitosos estrenos de “Aura”, “Bululú y Medio” y “Los Balcones de Madrid”.

Carlos Alberto Cremata alternaba funciones, a principios de los 90, como guía del naciente colectivo, y guionista de la Serie Televisiva “Cuando yo sea Grande” junto a Iraida Malberti (Directora de la Serie). Una noche de edición comenzaron a soñar cómo hacer con los niños de la serie representaciones teatrales; y fueron esos (los protagonistas de la Serie), los primeros niños y niñas que formaron La Colmenita.

Durante casi una década La Colmena y La Colmenita trabajan como Compañías estrechamente unidas donde coexisten adultos, niñas y niños en un mismo empeño, hasta que un 2 de Abril de 1994 se ofrece la primera función teatral de “Meñique” (adaptación de nuestro Héroe Nacional José Martí, del francés “de Laboulaye”), solo con niñas y niños ante más de cinco mil personas en el Teatro “Karl Marx”. Luego se sucedieron los estrenos de “Humanoides” y “Fábula de un País de Cera” en el Teatro Nacional de Guiñol.

En el año 1995, se produce una larga temporada de presentaciones en la Casa de Modas La Maison con los espectáculos infantiles «El Gato con Botas», “La Niña de las Nieves” y «Ricitos de Oro y los Tres Ositos»; que posteriormente comienzan a programarse en los Teatros “Karl Marx”, Teatro Nacional de Cuba, “Sauto” de Matanzas y “La Caridad” de Santa Clara. Ese mismo año se perfilan los “Montajes de Campaña” de todas las puestas para grandes salas capitalinas, con el propósito de llevarlas a los rincones más alejados de la geografía cubana.

Foto: Kaloian Santos Cabrera

En 1995 también se producen representaciones Teatrales-Musicales para el Festival Nacional de la Canción Infantil “Cantándole al Sol”, auspiciado por la Organización de Pioneros José Martí, que se convierte, a partir de 1997, en un Festival Internacional.

El 1ro de Junio de 1996, Día Internacional de la Infancia, se estrena en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba el Gran Musical Infantil «La Cucarachita Martina»; considerada una puesta en escena muy importante en la historia de la Compañía, que luego se representara con mucho éxito (de crítica y público) en Japón, España, Bélgica, Panamá, Venezuela, Estados Unidos, y en casi todas las regiones de nuestro país. Luego se estrena el espectáculo “Señor Arcoiris” con Liuba María Hevia, y “El Concertazzo de La Colmenita”.

El período comprendido entre los años 1997 y 1999 fue decisivo en la labor de extensión de la Compañía, la intensa promoción de la actividad de la misma aumenta la demanda de niños y niñas para integrarla, por lo que se crean los llamados Talleres Colmeneros como respuesta a dicha necesidad.

El 20 de Junio de 1997 nace La Colmenita de Alamar, con el propósito de satisfacer las necesidades culturales de los niños y niñas del Municipio Habana del Este. A este le sigue, el 22 de Agosto, La Colmenita de Santa Clara con el objetivo adicional de trabajar la rica dramaturgia para niños que se gesta en el centro del país.
El 20 de septiembre de 1997, a raíz de la I Bienal “Identidad” dedicada a Ada Elba Pérez, en un pequeño pueblo de Sancti Spíritus, surge una de las agrupaciones más originales de la Compañía: La Colmenita de Jarahueca. El 14 de Noviembre emerge La Colmenita de Plaza.

En octubre de este mismo año la Compañía pasa a ocupar el espacio que hoy le sirve de Sede, una casona en el corazón del Vedado, y estrena “Los Niños cantan al Che”.

En 1998 La Colmenita se integra al Ministerio de Cultura como un proyecto del Consejo Nacional de las Artes Escénicas.

El 14 de Marzo de 1998, surge La Colmenita del Ministerio de la Construcción y el 9 de Septiembre La Colmenita de Cayo Hueso, para el trabajo con niñas y niños en desventaja social.

En este período se realizan funciones con y para las niñas y niños con necesidades especiales físico – motoras, con retardo psíquico y parálisis cerebral.

El 22 de Diciembre de 1998 nace uno de los Talleres más increíbles de la Compañía, La Colmenita de Boyeros, integrada por niñas y niños de la enseñanza regular de este Municipio, dirigido por Mabelita, una niña con necesidades especiales físico-motoras, y el 14 de Diciembre de este mismo año surge La Colmenita de Playa.

En 1999 se produce el nacimiento de La Colmenita de la Escuela Especial de Discapacitados Físico-Motores “Solidaridad con Panamá”.

El 5 de Marzo de 1999, gracias al apoyo de la Oficina del Historiador de la Ciudad se crea La Colmenita de la Habana Vieja.

El actual Taller del Combinado Poligráfico Gramma tiene sus antecedentes en el Taller Coral de La Colmenita, que surge en Octubre de 1999 con el propósito de crear un coro infantil que apoyara los espectáculos de la Compañía

Este año se producen importantes giras artísticas a las provincias Pinar del Río, Habana, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Las Tunas y Sancti Spíritus, con el propósito de visitar comunidades y asentamientos poblacionales poco frecuentados por delegaciones artísticas; así como poblados importantes y poblaciones cabeceras de Municipios y Provincias.

En 1999 se realiza la histórica coproducción con el prestigioso grupo teatral norteamericano “Bread & Puppet Theatre”; liderados por su guía, el conocido artista plástico y director teatral Peter Schumann.

En agosto de este año se realiza la primera gira internacional colmenera a la República de Haití.

1999 marca sucesos inolvidables para la Compañía: como la multitudinaria función de “Meñique” en el Stadium “Capitán San Luis” de Pinar del Río, para más de 25 mil espectadores, y la primera puesta en escena en idioma inglés, con motivo del Primer Encuentro Cuba – EE.UU.

El 28 de Enero de 2000 se crea, con la colaboración de La Colmenita de Alamar, el Taller con niños sordos e hipoacúsicos de la escuela especial “René Vilches Rojas”.

En el año 2000 se realizan giras internacionales a Japón, España, y la República Bolivariana de Venezuela; se realiza una larga temporada en la legendaria sala de teatro Hubert de Blanck con “Fábula de un País de Cera” y culminan coproducciones importantes: se realiza la puesta en escena de “Pedro y el Lobo” de Serguéi Prokofiév con la Orquesta Sinfónica Juvenil de Cuba, bajo la dirección Musical de Guido López Gavilán; con el Grupo de teatro Belga “Les Mordus du Theatre” se produce “Sueño de una Noche de Verano” de William Shakespeare y el estreno del espectáculo “Proyecto del Sol” con un grupo significativo de pedagogos, niños y niñas de Los Ángeles, EE.UU. De igual modo se producen talleres y montajes conjuntos con el famoso Doctor en Medicina y Clown Norteamericano Patch Adams.

Se producen giras artísticas a las provincias de Guantánamo, Holguín, Santiago de Cuba, Las Tunas, Camagüey y Granma, con énfasis en las comunidades y asentamientos poblacionales pertenecientes al Plan Turquino.

En el 2001, se suceden varios estrenos: “La Muñeca Negra” (Ballet que se estrenó en el Gran Teatro de La Habana), “Así Cantamos” (coproducción con la Cantoría “Solfa”, en homenaje a Carlos Cano), “El Mundo al Revés” (coproducción con el Grupo Musical “Moncada”), “Concierto Cuento” (con María Escribano y Orquesta de Cámara de España) y “Las Aventuras del Capitán Plin”.

La Compañía realiza giras a la República de Panamá y Bélgica; presenta su versión de “Sueño de una Noche de Verano” en el X Festival Internacional de Teatro de La Habana, y se produce la histórica presentación de todas las Colmenitas ante un millón de personas en la Plaza de la Revolución, el 6 de Octubre de ese mismo año.

Se producen presentaciones en comunidades de las provincias Pinar del Río, Matanzas, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Santiago de Cuba, Granma, Holguín, Guantánamo y el municipio especial Isla de la Juventud.

En el 2002 se realiza una inolvidable función con el Odin Theater de Dinamarca (dirigido por Eugenio Barba) en el Stadium del Hospital Psiquiátrico de Boyeros, se logra la coproducción con el Deep Mountain Theater Group (de Vermont, EE.UU) y se realizan giras internacionales a Alemania (VII Festival Mundial de Teatro de Niños, Lingen, 2002) y a España. Continúa el programa de giras nacionales a las provincias occidentales y centrales de nuestro país y se produce el montaje y estreno, junto a La Colmenita de la Escuela Especial para niños discapacitados físico-motores “Solidaridad con Panamá”, de la función histórica para la Delegación que encabezara el ex Presidente de EE.UU James Carter, en visita oficial a Cuba.

En el año 2003, se produce la primera visita a los Estados Unidos, con una gira artística por todo el Estado de California. Se estrenan los grandes espectáculos: “Ajiaco de Sueños”, “Vienen los Payasos a La Colmenita” y “Blancanieves y los Siete Enanitos”. Se realizan giras nacionales a las provincias de Pinar del Río, Sancti Spíritus, Guantánamo y Granma.

El 4 de Septiembre de 2003 la sede de La Colmenita sufrió un incendio de grandes proporciones, que causó serios daños al inmueble, la destrucción y deterioro de gran parte del vestuario, la pérdida total del Estudio de Sonido y de toda la memoria musical de la Compañía. A solo 14 días del incendio y de su secuela material y psicológica se produce el Estreno Mundial de “Ajiaco de Sueños”, puesta en escena con que se inauguró oficialmente el XI Festival Internacional de Teatro de La Habana, con una extraordinaria acogida del público y de la crítica especializada.

En el año 2004 concluye el proceso de recuperación de la Sede de la Compañía gracias al apoyo de las autoridades y entidades gubernamentales. Se produce la filmación, montaje y edición del Primer largometraje de ficción de niños y para niños, que se produce en nuestro país con el nombre de “Viva Cuba”; película que atesora más de 35 Premios Internacionales, coproducida por La Colmenita y donde participan como actores todas las niñas y niños de la Compañía.

Este año se realiza el Estreno Mundial de la coproducción “Mañana con Ventana al Sur” con el Grupo People’s Little Theater de la hermana República de Bangladesh y se produce el estreno mundial de “El Guatecazo”, como espectáculo teatral de clausura del Festival Nacional de Repentismo Infantil. Se realizan giras artísticas a las Provincias de Pinar del Río, Habana, Matanzas, Villa Clara y Ciego de Ávila.

En el 2005 La Colmenita realiza una Gira Artística a Dinamarca, donde representa a Cuba en el Festival Internacional “Hans Christian Andersen 2005”; la primera visita artística a Francia con presentaciones en el exclusivo “Centre des Arts” de la capital parisina; y realiza su quinta visita a España, presentándose en 25 ciudades de la península ibérica. También produce el Estreno Mundial de “Pinocho”, y realiza su sexta visita a España, con actuaciones en otras 20 ciudades de ese país.

En este año se efectúan presentaciones en las zonas más afectadas por los huracanes de la Provincia Pinar del Río, y se realiza una función especial para la Clausura del Festival “Castellana 2005” con niños y niñas artistas aficionados de todos los centros del país con Síndrome de Down y otras patologías.

La Compañía inaugura oficialmente en el 2005 su nueva Sala de Teatro de la Orden Tercera del Convento de San Francisco de Asís, en La Habana Vieja, gracias al empeño de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

En el año 2006 se produce el nombramiento de “La Colmenita”, por Resolución Ministerial del Ministerio de Salud Pública, como Centro de Promoción de Salud en Cuba.

Este año se presenta la delegación colmenera cubana en el VIII Festival Mundial de Teatro hecho por niños, celebrado en Alemania. La Compañía también clausura el 1er Festival Internacional Latinoamericano y Caribeño de la Organización Mundial de Teatro AITA IATA, y realiza una histórica función especial en la XIV Cumbre de los Países No Alineados, celebrada en La Habana. Se realizan dos giras internacionales, a la República Dominicana (invitados especialmente por la Primera Dama de la República) y a España (invitados por la Delegación de Juventud del Ayuntamiento de Sevilla). La Compañía realiza giras artísticas a las provincias de Pinar del Río, Habana y Matanzas.

En el año 2007 se realiza la primera visita de La Colmenita a la República del Ecuador, invitados por el Ministerio de Cultura de ese hermano país, para inaugurar las Jornadas Culturales del gobierno de Pichincha.

Se produce en este año el Estreno Mundial de la puesta en escena “La Cenicienta…según los Beatles”. Este espectáculo (que en diez meses sobrepasó las cien funciones) fue seleccionado para el cierre oficial del verano 2007 en Cuba, para lo cual se realizaron cuatro funciones en el Teatro “Karl Marx” que convocaron a más de 24 mil espectadores.

En el mismo período la Compañía estrenó “Secretos Cantados”, un nuevo Concierto Musical teatralizado junto a Liuba María Hevia y su Grupo en el Teatro Karl Marx, que atrajo a más de 13 mil espectadores; produce el estreno del espectáculo “Raspadura y Panela” en coproducción con el Grupo Musical de Niños de Colombia Corporación “Cantoalegre”, y realiza una jornada de actuaciones con la Banda de Jazz “Big Band Ribe” de Dinamarca, así como dos nuevas giras internacionales a España y Portugal. Se efectúan giras artísticas a las provincias de Pinar del Río, Habana, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Camagüey, Las Tunas, Santiago de Cuba, Granma, Holguín, Guantánamo y al municipio especial Isla de la Juventud.

El 3 de Octubre de 2007 se le otorga a la Compañía la condición de Embajadora de Buena Voluntad de UNICEF, constituyéndose así como la primera agrupación cubana y primer grupo teatral en el mundo que ostenta dicha distinción.

La Colmenita junto al ministro de cultura y patrimonio de Ecuador, Raúl Pérez Torres

En el 2008 se produce el Estreno Mundial de “La Cucarachita Martina y el Circo, Corazón Adentro” en Caracas (Venezuela), con motivo del lanzamiento de la Misión Bolivariana “Cultura, Corazón Adentro” en presencia del Comandante Hugo Chávez Frías y otros miembros del Gobierno Bolivariano. El elenco de La Colmenita junto a figuras destacadas del Circo Nacional de Cuba, el Circo Venezolano y más de 60 niñas y niños de esa hermana nación; ofrece tres funciones multitudinarias en el Gran Poliedro de Caracas para más de 30 mil espectadores, transmitidas a todo el país por las emisoras TVes y Venezolana de Televisión. La Colmenita regresa nuevamente a Venezuela, un mes después, para actuar en un mega show televisivo con motivo del aniversario de la Misión Bolivariana de atención a la Discapacidad.

En este mismo año se realiza la primera visita histórica de La Colmenita a Turquía donde participa con las puestas en escena: “La Cenicienta, según los Beatles” y “Los Cuentos de Andersen” en el IV Festival Internacional “Little Ladies, Little Gentlemen” de Ankara, y estrena el nuevo espectáculo “Acerca del Vivir”; con poemas de Nazim Hikmet y canciones de Silvio, Pablo, Teresita Fernández y Rita del Prado en Ankara y Estambul.

Se produce en Julio de 2008 la participación de la Compañía en el X Festival Mundial de Teatro hecho por niños, en Moscú (Rusia). En el año 2008 se crea La Colmenita de Moa (Holguín, Cuba) y La Colmenita de Sevilla (España).

Este año, en coproducción con la Casa Productora de Telenovelas de la Televisión Cubana, comienza un proceso de filmación de las principales obras del repertorio de la Compañía; bajo la dirección general de Iraida Malberti. Se produce el lanzamiento del número “príncipe” de la Revista de La Compañía de Teatro Infantil La Colmenita, gracias al patrocinio del Grupo Excelencias.

La Compañía realiza presentaciones en zonas seriamente afectadas por los huracanes de la Provincia de Pinar del Río y el Municipio especial Isla de la Juventud, así como en comunidades de las provincias de la Habana, Matanzas, Cienfuegos, Ciego de Ávila y Holguín.

La Colmenita


“El objetivo de la Colmenita siempre fue unir niños y familia a través del arte”: Cremata, fundador del proyecto, con los elencos colmeneros de El Salvador

El fundador del proyecto cubano Colmenita, Carlos Alberto Cremata, visita de nuevo El Salvador para ser testigo de los logros y avances que se obtienen con los niños que ya son parte de los elencos colmeneros salvadoreños.

Tras meses de preparación, los más de 500 infantes realizarán por primera vez en la historia de la Colmenita un Festival Nacional de Teatro Infantil. Como asegura Cremata, “ni en Cuba ha existido jamás un Festival Nacional de todas las Colmenitas de un país”, siendo nuestro terruño el primero en organizar un evento de esa importancia para los niños y familias salvadoreñas.

Desde su experiencia en la aplicación del programa la Colmenita, ¿cuáles serían los beneficios que El Salvador hereda implementándolo con los niños?
Tenemos muchas Colmenitas en Cuba y en varias provincias cubanas. La capital hay 12 Colmenitas y varias en el mundo, en varios países. Hay 21 Colmenitas en Venezuela, seis en Buenos Aires, pero ni en Cuba, es una noticia que quiero darles, ni en Cuba ha existido jamás un Festival Nacional de todas las Colmenitas de un país,¡ni en nuestra propia tierra!, y esto es algo que nos regala El Salvador a nuestra experiencia colmenera.
El Salvador nos regala esta posibilidad gracias al apoyo extraordinario del presidente (Salvador Sánchez Cerén) a la cultura salvadoreña. Que puedan reunir en un festival, muy bien organizado, 14 Colmenitas de varios departamentos del país y con varias puestas en escena, eso realmente marca una pauta para nosotros, nos da una lección de algo que vamos a hacer a partir de la experiencia vuestra, ustedes que nos van a dar todo para la organización.
Yo creo que el objetivo de la Colmenita siempre fue unir niños y familia a través del arte. Ya lo hemos hecho en Cuba y en otros países. En el caso de El Salvador, nosotros compartimos con ustedes canciones que le pertenecen a todos los niños. Son las canciones del imaginario infantil, sobre todo latinoamericanas e iberoamericanas. Compartimos cuentos infantiles, alegría, optimismo, cultura.
Yo estaba viendo los videos de los ensayos y es exactamente lo que hacemos en Cuba, es exactamente lo que yo creo que les pertenece y lo merecen todos los niños del mundo, sobre todo los nuestros de países humildes, con escasos recursos. A veces no tenemos los recursos pero sí tenemos la alegría de vivir, la necesidad de contarnos historias, compartir poesía, canciones y eso es lo que está pasando en El Salvador. Nosotros solamente queremos compartir con el niño salvadoreño una forma de ser que haya tenido algún resultado, un camino andado y se está haciendo de una forma ejemplar, lo puedo decir como fundador del proyecto.

Desde su punto de vista, ¿cómo la Colmenita viene a aportarle a la cultura de un país como el nuestro?
Yo he observado que en El Salvador no existe esa riqueza de cultura infantil. Nos pasa en nuestros países que muchas veces los niños consumen la música de los adultos que las propias; les arrebatamos su derecho de crecer con su música, con sus canciones y, en el caso es especifico de un país con ese nivel de violencia, lo que realmente puede salvar, en primer lugar, es la cultura. Cuando hay cultura desde la infancia, yo estoy convencido a que puede ayudar muchísimo a que eso disminuya en los caminos del aprendizaje y de la enseñanza. En resumen, desde la cultura es realmente que se puede empezar a pensar en salir de esos niveles de violencia.

¿Qué cambios se pueden esperar en un niño que participa en el programa de La Colmenita y que se les imparten estrategias de convivencia y participación?
Nosotros apostamos a cambios extraordinarios. Nosotros tenemos en Cuba cambios extraordinarios en niños autistas, discapacitados físico-motores, en sordos hipoacúsicos, ciegos y débiles visuales. Los cambios son tremendos en los infantes.
Tenemos, en la misma Colmenita, una de las niñas principales del proyecto central de Cuba, que es una niña con síndrome de Down, que empezó como muchos otros con síndrome, pero ella de quien le hablo, que se llama María Carla Sánchez, empezó con un nivel de la enfermedad muy fuerte y actualmente es una de las niñas principales que hace texto en los espectáculos.
Tenemos una niña magistral que era autista, muy dañada, y actualmente es la que maneja el idioma inglés y es la que lo traduce todo. Es la principal actriz en las obras bilingües.
Las historias que los maestros han narrado aquí son ejemplares. Mientras más es la necesidad del niño, mayor es el cambio, la sorpresa y la esperanza de poder llegar. Aquí han pasado cosas extraordinarias, en un pueblo que tiene no solo habitantes sino niños maravillosos, como son todos los niños del mundo.
Nosotros hemos trabajado con niños en Bangladesh, Turquía, Rusia, Panamá; siempre en lugares que más se necesita. Por ejemplo, en Sevilla, primer mundo, España, de pronto se ven niños de los barrios de las drogas que están sometidos a niveles de violencia y los ejemplos son elocuentes, elementales cuando a las personas y, sobre todo, a los niños se les ofrece estos resortes de cultura, convivencia, amor, poesía, ternura, todo eso que está en los cuentos infantiles, inevitablemente los ocupas en el beneficio dentro del amor, de la ternura y los desocupas en el tiempo libre para dedicarse a las cosas que el ser humano no debería dedicarse jamás, como lo es la violencia.

¿Y qué opinión  merece que en El Salvador se esté pensando crear 50 Colmenitas? Imagínese cuando en el 2019 estén formadas y se haga un festival aun más grande.
Colmenita es el nombre de proyectos que tenemos que hacer, como hace el presidente Sánchez Cerén, hacer lo imposible por llenar a toda la infancia de proyectos culturales que realmente le pertenezcan a los niños. Eso es lo que hay que hacer exactamente para que el niño no crezca solamente en contacto con la violencia o con lo que hemos hecho del mundo los adultos, que no es un paradigma ni un ejemplo para el crecimiento de la infancia.
Hay que llenarlo de cultura, ternura, de aprendizaje, amor, cuentos, canciones, paz y convivencia. Ese es el camino. Lo reconoce todo el mundo pero no hay solo que reconocerlo, hay que hacer acciones concretas. Esta vez se llama Colmenitas, estoy seguro que son semillitas que luego se van a llamar como se llaman ustedes, Coro Presidencial del Buen Vivir, en El Mozote. Eso existía en El Salvador. Nosotros traemos otra herramienta para compartirla y nos llevamos la herramienta de cómo organizar un Festival Nacional de Colmenitas. Eso lleva una logística muy seria. Nosotros nunca lo habíamos intentado. Ustedes lo han hecho y eso es un ejemplo para nosotros.

En su opinión, ¿Cómo beneficia este programa a la población salvadoreña?
Me siento muy orgulloso. Llegué a la aduana, me bajé, aterricé en el aeropuerto y la persona de la aduana me dijo: “Y usted ¿a qué viene?”,  y yo le dije “A un festival aquí en El Salvador”, y me decía: ¿Pero de qué banda de música?  Y yo le decía: no, de una cosa que se llama la Colmenita. Al de la aduana se le iluminó la cara y dijo “¡Colmenita!, sí lo conozco”.
Para mí, que soy el fundador de algo que pensé para veinte niños en el año 1990, en La Habana —un grupito de 20 niños que se ha ido multiplicando como los panales de abeja, en el mundo animal. ¿Qué son las abejas? Exactamente eso, son los campos de seres diminutos que le dan miel a la vida, que le aportan polen—, para mí es muy hermoso. Lo que da es evidente, da posibilidad de compartir la cultura, la infancia en paz, en amor, canción, melodía, danza.
En lo que debemos hacer es en la estirpe, es compartir la vida, la parte hermosa, que es una de las partes más visibles del arte, la cultura; pero ese arte compartido de la infancia indudablemente da alejarse de la ignorancia, que es la madre de todos los males, de la violencia, las drogas, todas esas cosas que nos hacen la vida más difícil.

¿Cuáles serían sus recomendaciones para los padres y los niños que están dentro del programa?
Para las familias, que hagan como las abejitas: que sigan multiplicando esa posibilidad de convivir sin violencia, de convivir en canción. Si eso se hace como ha pasado en Cuba y en otros países, va a ser más difícil aportar seres humanos-abejitas a ese mundo horrible de la violencia.
Es vivir ocupado en el amor, eso es todo.

Ministerio de Cultura de El Salvador


La Colmenita argentina hace soñar a niños en hospital de Buenos Aires

El núcleo argentino de la compañía cubana de teatro infantil La Colmenita llevó amor, alegría y magia a los niños internados en el capitalino hospital de pediatría Juan Pedro Garrahan, donde regalaron su arte en una puesta muy singular.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.Los pequeños artistas que integran este proyecto comandado en esta nación austral por la joven Malú Tarrau, quien desde niña forma parte de la agrupación fundada por Carlos Alberto Cremata, hicieron sonreír y bailar a los niños con La cucarachita Martina, una obra donde no faltan canciones clásicas del repertorio cubano.

Este fue el regalo de reyes de La Colmenita Argentina para esos pequeños que se encuentran en el hospital, que por un día de sus vidas mejoraron sus corazones con esta medicina para el alma, a la que también aportaron su grano de arena junto a la Fundación Pediátrica Fupea, varios padres.

Con la deliciosa historia de la presumida cucarachita Martina, quien finalmente es conquistada por el Ratón Pérez, donde también tienen cabida ingeniosos personajes como un gallo gaucho, un chivo canchero, un prepotente oso y un ratón mexicano, los niños colmeneros llenaron de amor a ese Hospital, en una velada emocionante.

Fundada en esta nación austral hace nueve años, La Colmenita, Embajadora de Buena Voluntad de Unicef, cuenta hoy aquí con dos sedes, una en el barrio porteño de San Telmo y otra en Banfield, en la zona sur del Gran Buenos Aires, y está integrada por más de 50 niños músicos.

Según explicó a Prensa Latina Tarrau, anteriormente realizaron una función similar en el Hospital Tobar García y aspiran a realizar una gira por varios centros pediátricos.


Recientemente la realizadora argentina Luciana Mazza realizó el documental Luces y duendes sobre la historia de la agrupación, que cuenta hoy con subsedes en varias naciones hermanas como Venezuela, México, El Salvador y Colombia.

Siempre con Cuba


Felicita presidente cubano a compañía teatral infantil La Colmenita

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, felicitó este viernes a la compañía de teatro infantil La Colmenita en ocasión de su aniversario de fundada.

La Colmenita creada el 14 de febrero de 1990 es embajadora de buena voluntad de la Unicef y cuenta con prestigio y reconocimiento por sus actuaciones en diversas partes de la nación caribeña y del mundo, incluyendo su presencia en congresos e importantes eventos internacionales.

“Feliz cumpleaños para nuestra Colmenita. Un proyecto de amor así, tendrá siempre razones de celebración en el Día del Amor y todos los días”, escribió Díaz-Canel en su cuenta de la red social Twitter, en la que acumula más de 94 mil seguidores.

Radio Habana Cuba

También podría gustarte