El ceviche como patrimonio

Perú postulará un elemento de la cocina peruana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Con el objetivo de reconocer y contribuir a la salvaguardia de las tradiciones, técnicas, espacios, portadores e insumos de la culinaria del Perú, el Ministerio de Cultura elabora un expediente para postular un elemento distintivo de la cocina peruana para ser reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de Unesco.

El ministro de Cultura, Rogers Valencia sostiene que esta es la primera postulación de un elemento de la cocina peruana a la lista de la Unesco, para ello, en los próximos días un Grupo de Trabajo Multisectorial, definirá el contenido del expediente de candidatura del elemento de la cocina peruana.

Para ello han revisado las opiniones y aportes de más de 22 especialistas de distintas disciplinas, relacionada a la cocina peruana y prácticas alimentarias.

Luego de la elección del elemento, y culminado el expediente final, un equipo especializado del Ministerio de Cultura enviará la propuesta a Unesco.

Entre los elementos que pueden ser considerados está: el cebiche, causa, pachamanca, etc. Así como el ají, limón, productos andinos y amazónicos entre otros.

El enfoque que se aplica en esta postulación se diferencia por su mirada hacia la promoción de la diversidad cultural, el reconocimiento de nuestras tradiciones culinarias, y la necesidad de preservar nuestra extraordinaria variedad de recursos.

Cabe indicar que, en la actualidad existen 20 expresiones culturales de todo el mundo relacionadas con cocina e inscritas en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de Unesco.

El Perú lidera los esfuerzos de salvaguardia en la región con nueve expresiones inscritas en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de Unesco, entre las que se encuentra el Sistema Tradicional de Jueces de Agua de Corongo y la Festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno.

Gestión


Cebiche: conoce su historia y sus variantes regionales en Perú

A propósito del anuncio del Ministerio de Cultura sobre la postulación de las prácticas y significados asociados a la preparación del cebiche peruano a la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco, recordemos la historia de este embajador de la gastronomía peruana en el mundo y sus variantes regionales.

La existencia del cebiche tiene siglos de historia, y según investigaciones se habría originado hace más de 2,000 años en la civilización Tallán, que surgió y se desarrolló en la actual región Piura. Otra importante cultura como la mochica preparaba este plato, a base de pescado fresco, marinado con el jugo fermentado de tumbo, una fruta cítrica del norte peruano similar a la maracuyá.

Durante el imperio incaico, la preparación del cebiche conoció otras técnicas, dado que el pescado era macerado con chicha, bebida considerada sagrada y que se obtenía de la fermentación del maíz junto con otros vegetales oriundos del Perú como la jora.

Durante la conquista española, diversos cronistas reportaron que a lo largo de la costa peruana se consumía el pescado con sal y ají, otro de los insumos estelares cuya biodiversidad brinda sustento a la gastronomía peruana.

Con la presencia hispánica se añadieron dos ingredientes de la costumbre culinaria mediterránea: la naranja agria y la cebolla. Las mujeres moriscas que llegaron con Francisco Pizarro reunieron el jugo de naranjas agrias, el ají, el pescado y algas locales, con lo cual el cebiche derivó en un nuevo plato llamado “sibech”, que en lengua árabe significa “comida ácida o cítrica”.

A mediados del siglo XX, apareció en Lima una nueva forma de hacer cebiche, cambiando la naranja agria por el limón sutil, procedente del norte peruano, especialmente el cultivado en la localidad piurana de Tambogrande, y se redujo el tiempo de marinado o cocción con este cítrico. Al plato se le agregaron complementos como camote, choclo, cebolla, lechuga y perejil picado, yuyo o alga marina, con los cuales el cebiche adoptó una identidad que lo distingue como potaje auténticamente peruano.

Esta receta se impuso posteriormente como estilo en la capital del Perú y se convirtió en la receta base de este plato que ha conquistado paladares en todo el territorio nacional, donde también su preparación adoptó ingredientes de cada región, y se ha convertido en el abanderado de la cocina peruana en el planeta.

Cebiches regionales

A continuación, repasemos algunas preparaciones de cebiche en las regiones del país.

Arequipa

El cebiche de camarones es uno de los platos típicos de esta región, cuya gastronomía es considerada una de las más importantes del Perú gracias a su variedad y sabores que conquista paladares.

En esta variante, el ingrediente estrella son los camarones de río, crustáceos que reemplazan al pescado y le confieren al plato un sabor deliciosamente singular. Otros ingredientes utilizados para preparar cebiche son las lapas (moluscos marinos), criadillas (testículos del toro hervidos), y una diversidad de mariscos y pescados que se obtienen del rico mar peruano.

Loreto

El cebiche que se prepara en esta y otras regiones de la Amazonía peruana (San Martín, Ucayali, Madre de Dios, Amazonas, Huánuco, entre otros), reemplaza al pescado de origen marino por aquellos que se pescan en los ríos amazónicos (paiche, dorado, bagre, doncella, entre muchos otros).

La carne de estas especies hidrobiológicas se marina con cítricos selváticos como el camu camu, y se combinan con plátano frito, delgadas láminas de chonta (tallo de un tipo de palmera amazónica comestible), ají charapita, pijuayo, sachatomate, sachaculantro y otros ingredientes que los cocineros deseen innovar. El resultado es un suculento cebiche con identidad amazónica.

Piura

En la tierra del eterno sol el cebiche que destaca es el llamado “Chinguirito”, preparado con carne seca deshilachada de guitarra, una especie de raya oriunda de la bahía de Sechura, la cual se marina con zumo de limón de Tambogrande, ají limo y cebolla roja.

El resultado es un suculento potaje regional que se acompaña con chifles (plátano frito en delgadas láminas) y zarandaja, un tipo de frijol que se cultiva en el norte peruano.

Tumbes

El cebiche de conchas negras es el potaje estrella de la culinaria tumbesina. Se prepara este molusco que se reproduce en los manglares y se marina con limón de Chulucanas, se sazona en cebolla roja, ajos y rocoto, uno de los ajíes emblemáticos del Perú.

El jugo obtenido de la mezcla de los ingredientes y que se mezcla con las conchas negras convierte a este potaje en una delicia que la tradición popular le atribuye propiedades afrodisiacas.

Platos derivados

Destaca el “Tiradito”, una variante del cebiche de pescado, inspirada probablemente del “Sashimi” japonés. La diferencia respecto del clásico cebiche radica en el corte de la carne, que se hace en finas láminas.

Leche de tigre y de pantera. Son preparaciones basadas en el jugo resultante de la preparación del cebiche. En el caso de la leche de tigre se prepara con el jugo del cebiche hecho con pescado de carne blanca, mientras que la leche de pantera se obtiene de la mezcla de los jugos del cebiche de pescado y del cebiche de conchas negras. En todos los casos se sirven puros en copa o vaso, pero también mezclados con trozos de pescado, mariscos como langostinos, y cancha o maíz serrano frito.

Agencia Andina

También podría gustarte