Mujeres del teatro nicaragüense

Las célebres mujeres del teatro nicaragüense

Hacer teatro en Nicaragua es andar sobre un camino pedregoso y florecido, es difícil y muy gratificante al mismo tiempo. Es vocación, es entrega y sobre todo compromiso. A propósito del 27 de marzo, Día Mundial del Teatro, queremos homenajear a nuestras teatristas mujeres, que nos han aportado tanto y que gracias a ellas el arte escénico en Nicaragua se mantiene vivo y vigente. Para ellas no ha sido fácil andar ese camino, han superado un sinnúmero de obstáculos pero con grandes recompensas.
Pilar Aguirre
Actriz de teatro, cine y televisión


“La Pilucha” fue una irreverente mujer amante del arte. Talentosa en la actuación en todos sus géneros, pero la comedia era lo suyo. Su capacidad de convertir los dramas en comedia, le permitían provocar con facilidad risas a su público.Ocupó el primer lugar en la escena nicaragüense. En toda la amplitud de su carrera, merecen especial mención sus giras por Centroamérica con la Compañía de Paco García, bajo cuya dirección Pilar pudo desarrollar uno de sus géneros preferidos, el teatro musical.Colaboró con casi todos los grupos que funcionaron en el país. Interpretó el papel de Genoveva en “Los árboles mueren de pie”de Alejandro Casona, obra con la cual la Comedia Nacional nace para la escena nicaragüense. En esta obra, Pilar trabajó al lado de Blanca Amador, Mamerto Martínez y Sucre Frech. Pilar cuenta con actuaciones memorables en obras como “Por los caminos van los campesinos”, del poeta Pablo Antonio Cuadra; “Cosas de papá y mamá”, de Alfonso Pasos; “La Casa de Bernarda Alba” , y “Bodas de sangre”, del español Federico García Lorca.Como reconocimiento recibió, el Junior de Plata como la mejor actriz del año 1961. Homenaje del Teatro de Cámara de Managua, bajo la dirección de Jaime Alberdi por sus 50 años en la escena. En 1990 recibió la máxima condecoración cultural Orden Rubén Darío. Su última actuación en 1992 fue en “La Verdadera Historia de Pedro Navaja”. Como símbolo del arte teatral en Nicaragua se le homenajeó dando su nombre “Pilar Aguirre” a la Sala Experimental del teatro Nacional Rubén Darío y a la Escuela Nacional de Teatro.

Socorro Castellón 
Actriz, profesora, promotora cultural y empresaria teatral

“La Coco” llevó a escena más de 60 obras de teatro. Directora del Teatro Nacional Rubén Darío y fundadora de la Comedia Nacional de Nicaragua, participó en la puesta en escena de más de 50 obras. También, fue una activa promotora cultural y maestra del arte teatral de varias generaciones.

Llevó a escena bajo su dirección y producción artística más de 60 obras de teatro, que trascendieron los escenarios del Teatro Nacional Rubén Darío, llevando este arte a auditorios universitarios, aulas escolares, plazas públicas; un teatro itinerante, que promovió nuevos talentos en las artes escénicas.

Fue una de las primeras becarias del INCH, graduándose en la Real Escuela Superior de Arte Dramático y obteniendo diploma en la Cátedra Tirso Molina de Madrid, aparte de realizar curso intensivo de periodismo en Santander y de interpretar en tres escenarios madrileños —el propio Instituto de Cultura Hispánica, el Colegio Mayor Guadalupe y la Casa del Brasil— “Antes del desayuno”, monólogo de Eugenio O’Neill.

En 1961 se hizo acreedora del premio “Güegüense de Oro” como la actriz joven más promisoria.

Para ella su mejor labor fue impulsar la actividad teatral en centros de enseñanza secundaria, fundando grupos experimentales en el Instituto Miguel de Cervantes, Centro Experimental México, Instituto Nacional Ramírez Goyena y Colegio Faure de Nicaragua.

Gloria Elena de Tercero
Dramaturga, novelista y ensayista, directora de teatro, cantante y crítica de arte.

Autora de numerosas obras narrativas y monografías sobre artistas plásticos, entre las que destacan las novelas ”La casa de los Mondragón”, ”El sueño del ángel”, ”Túnica de lobos”, ”Conspiración” y “Aurora del ocaso”; el libro de cuentos ”El mundo de Cuxi”; el ensayo ”Breve historia de la plástica leonesa”, y tres obras teatrales compiladas en: ”Gritos en silencio”, así como ”Stradivarius” y “Sangre atávica”.

Incursiona en la dramaturgia con su libro más reciente en el 2006, “Gritos en silencio”. Ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de Novela Corta Funisiglo (2001) y el reconocimiento por ser la dramaturga más constante y prolífica de la actualidad, que aportó significativamente a la historia de la dramaturgia contemporánea en Nicaragua (2013).

Desde sus primeras obras, Gloria Elena Espinoza de Tercero ha encontrado en la dramaturgia, su búsqueda como mujer para problematizar la conciencia traumática. Sus obras se caracterizan por la construcción de una dramaturgia psicológica que propone siempre lugares cerrados donde surgen catarsis y procesos de concienciación de una realidad problemática, la cual sumerge a los personajes en estados alterados de conciencia (locura, enajenación, evasión), adentrando al lector/espectador en esa belleza estética de la tragedia humana. Es recurrente en sus obras la preocupación por la condición de la mujer a través de discursos que pesan en sus protagonistas, mujeres que buscan aclarar su existir mediante un diálogo de conciencia; como sucede en las obras que componen “Gritos en silencio” o a los modelos de explotación machista en “Stradivarius”.

Lucero Millán
Actriz, directora, docente y dramaturga de teatro.

Trabajando desde el concepto “Menos es más,” Lucero Millán lleva cerca de 40 años aportando al quehacer escénico nicaragüense, desde que llegó en 1979. El grupo de teatro Justo Rufino Garay, el cual dirige, ha logrado vivir del teatro, manteniendo una cartelera permanente de espectáculos teatrales, cine y demás actividades escénicas y ha formado a más de 500 actores a lo largo de los años. Por otro lado funda el Festival Internacional de Teatro, Monólogos, Diálogos y más, considerado uno de los eventos de teatro más importante del país, que desde 1995 ha presentado al público nicaragüense espectáculos de primer nivel de calidad internacional, homenajeando figuras importantes de la cultura nicaragüenses.

“La virgen que suda”, “A golpes de corazón”, “Escenas de mi ciudad”, “Dulce compañía”, “La ciudad vacía”, “Ay amor ya no me quieras tanto”, “Sopa de muñecas”, “La revuelta”, “La frontera”, “Mordazas”, son algunos de los montajes que ha escrito, actuado y/o dirigido, su última obra: “Francisca”, escrita y actuada por ella y dirigido por René Medina Chávez, rinde homenaje a las mujeres del norte de su tierra, a las mujeres nicaragüenses y a los internacionalistas que aportaron tanto a este país desde que llegaron en los 80s. “Quería hablar con orgullo de una nueva identidad que se va construyendo, el punto de partida de la obra fue un sentimiento, como una especie de huequito o como vacío, de sentirme en un territorio de inseguridad, de pertenecer a dos territorios y al mismo tiempo en ninguno”.

 

Con sus montajes ha viajado por más de 25 países, participando en diversos e importantes festivales de teatro y ganando numerosos reconocimientos por su labor artística. Sus textos dramáticos se han leído y puesto en escena en más de 10 países, ha sido presidenta de CELCIT (Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral) filial Nicaragua, jurado de Casa de las Américas en Cuba, ha realizado talleres y conferencias teatrales en diversos países de Latinoamérica y Europa y ha sido consultora en temas de participación ciudadana y teatro.

Eveling Martínez

Actriz de teatro, cine y televisión, directora teatral, bailarina de tango, pianista, cantante, declamadora, locutora y escritora.

Eveling Martínez es una artista incansable, siempre activa y en búsqueda de espacios en donde mostrar sus multifacéticas aristas. Comenzó su carrera artística muy joven, aprendió a tocar el piano a  los 6 años, recibiendo las primeras lecciones con su abuela materna doña Berta Ramírez Bravo de Orozco. “Yo soñaba con ser concertista. A los 9 años tocaba en público en los Estados Unidos y aquí me presenté en el Cine González.” Luego fue escogida por la actriz y directora teatral Socorro Bonilla Castellón para aprender a declamar en la escuela secundaria y ahí comienza su introducción a las artes escénicas. Debuta con el personaje de Felisa, en “Los Árboles Mueren de Pie”, de Alejandro Casona, con la Comedia Nacional, ganado con su interpretación el premio Junior de Plata como mejor actriz debutante en 1965.


A partir de ahí comienza una vida actoral muy prolífica, interpretando diversos personajes en montajes como: “Antígona”, “Por los Caminos van los Campesinos”, “La Asamblea de las Mujeres”, “El Nacatamal de Oro”, “Los Fusiles de la Madre Carrar”, “La Soledad Tiene Un Nombre”, “Un Tango para Managua”, “El Más Querido” y “La verdadera historia de Pedro Navaja”, considerada por la crítica especializada de Franz Galich y Frank Jarquín Anaya  como la mejor puesta en escena de los 80s. Eveling ha trabajado con grandes directores nicaragüenses como Socorro Bonilla, Alberto Icaza y Alfredo Valesi y se ha presentado en diversos festivales en Latinoamérica, Estados Unidos y Europa.

Funda en 1989 el grupo Teatro Talía de Nicaragua, junto a Pilar Aguirre, Pedro Galarza, Raúl Orozco, Gonzalo Zapata, José Arias, Salomón Morales, Mayra Santos, Carlos Maturana Santos y Xiomara Centeno, realizando numerosos montajes presentados en diversos festivales en Latinoamérica. En 1995 recibe el premio Güegüense de oro y la Orden Independencia Cultural Rubén Darío en 2008 por sus aportes artísticos y culturales en nuestro país. “Siento que siempre quiero algo más y lo único que puedo dejar es lo que he aprendido”

………..

Y tantas más que siguen insistiendo, exigiéndose más en sus presentaciones, superando obstáculos, retándose para apostar por nuevas propuestas estéticas teatrales para este público, que a veces es escaso pero siempre hambriento de teatro.

La Quimera

También podría gustarte