Semillas contra el despojo

“Colectivos autónomos son gérmenes de vida en un mundo de destrucción”

Por Jorge Caballero

Dentro de la sección Hecho en Jalisco del 34 Festival Internacional de Cine en Guadalajara, se presentó el documental Semillas contra el despojo, dirigido por María Antonieta de la Puente Díaz y producido por Mónica Gallegos Ramírez, antología de tres historias unidas por la temática la defensa del territorio, la lucha contra el despojo y la creación del mundo otro.

En la cinta se sigue a la comunidad indígena Mezcala, del comité de barrio Comité Salvabosque del Nixticuil, y a la cooperativa de mujeres Las Papatistas. Las formas colectivas y autónomas de organización son semillas de vida en un mundo de destrucción, expresó De la Puente Díaz, quien agregó que para hacer Semillas contra el despojo busqué tres historias. Al principio quería abarcar más, pero por cuestiones narrativas sólo incluí tres; fuimos descartando con base en la afinidad ética y política de los casos.

Otro motivo por el que se decidió abordar tres historias en su documental, señala la arqueóloga de profesión, es que estuve viviendo un año en Bolivia, Perú y Ecuador, donde me topé con muchas historias que aquí no veía; vi muchas resistencias tanto en pueblos como en ciudad. Cuando regresé, decidí contar una historia con tres de resistencia y posicionamiento político, en el sentido que son colectivos que ya tienen muchos años de trabajo, con la certeza que me daban de concluir la película.

Explicó que se tardó cinco años en hacer este trabajo y que su visión cambió progresivamente conforme transcurrió el tiempo. “Cambió muchísimo. De entrada, para hacerlo documental fue la película argentina Relatos salvajes contar cada historia por separado, pero conforme me fui acercando a los casos a lo largo de tres años de grabación y dos de edición, regresamos al guion para ver qué nos funcionaba y qué no. Respecto de mi perspectiva, pensé en darle más énfasis al despojo; conforme me fui acercando a la lucha decidí darle más voz a la organización de los colectivos y el trabajo que desarrollan. La perspectiva viró hacia la esperanza, de saber que otro mundo es posible y que ya está cambiando”.

Producción autónoma

En tanto, la productora Mónica Gallegos Ramírez, después de agradecer al primer círculo de participantes en Semillas contra el despojo, dijo: “Entendemos este trabajo como autónomo, por el hecho de que no recurrimos a recursos públicos de apoyo al cine mexicano. Pienso que si miramos la realidad con un poco de calma, cualquier documental es militante, porque la realidad que vivimos es desgarradora, nos penetra y fragmenta.

Recoger estas tres historias desde diferentes ángulos e intereses nos da cuenta de una realidad brutal. De una u otra manera el énfasis de este documental es ver lo que se está haciendo frente al panorama de despojo, lucha y sobrevivencia. Hay que comenzar a tejer estas nuevas redes de relaciones que nos salven y salven a la Tierra.

Semillas contra el despojo ofrecerá tres funciones más dentro de la edición 34 del festival de cine de Guadalajara, de las cuales una será al aire libre en la pantalla Bicentenario el martes 12 a las 19 horas.

Jornada

También podría gustarte