La prestigiosa Cinemateca Uruguaya abrió su 37° Festival Cinematográfico Internacional

Arrancó con “Synonymes”, ganadora del Festival de Berlín

En marcha el 37° Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay hasta el 28 de abril

La 37ª edición del Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay se realizará hasta el 28 de abril en las tres salas de Cinemateca, la sala B del SODRE, la sala Hugo Balzo, la Sala Zitarrosa y Life 21, y funciones gratuitas en la sala Tomás Berreta.

La programación incluye el reciente Oso de Oro de la Berlinale, “Synonymes” (2019), película con la que el prestigioso cineasta israelí Navad Lapid vuelve a poner en tesitura los cimientos del nacionalismo extremo que gobierna su país, informó Cinemateca uruguaya.

“Synonymes” se disputará los premios de la competencia internacional con otras de las películas triunfantes en Berlín, la italiana “La paranza dei bambini” (2019), historia sobre los jóvenes cachorros de la Camorra con aclamado guion de Roberto Saviano, basado en su propia novela, y dirección de Claudio Giovannesi, y la china “So Long, My Son (2019)”, de Xiaoshuai Wang, poderoso drama que se hizo con los dos premios de interpretación en la Berlinale.

También competirán títulos triunfadores en Rotterdam, Karlovy Vary, Venecia y Cannes, junto con films “descubrimientos” del propio festival.

foto Lemebel
«Lemebel» de Joanna Reposi Garibaldi

En la competencia internacional, compuesta por 15 títulos, el festival anuncia las obras de dos de los grandes creadores del cine de la última década, el mexicano Carlos Reygadas, de quien se estrenará la controvertida “Nuestro tiempo” (2018) y el rumano Radu Jude, cuya película “I Do Not Care If We Go Down in History As Barbarians” (2018), ganadora en Karlovy Vary, ajusta cuentas con la desmemoria histórica de Rumania.

Otro autor de relevancia, aunque su cine no se haya estrenado hasta ahora en nuestro país, es el norteamericano Dan Sallitt, quien presentará “Fourteen” (2019), una indagación de la amistad y del dolor que ha situado a Sallitt entre los autores más aclamados del año.

Otras de las películas que se presentarán en la competencia iberoamericana, son: la nueva película de la chilena Dominga Sotomayor, “Tarde para morir joven” (2018), la ópera prima de la argentina Romina Paula, “De nuevo otra vez” (2019), y el film del brasileño Gabriel Mascaro “Divino amor” (2019).

Competencia por Derechos Humanos

Asimismo, Cinemateca informa que en la competencia por Derechos Humanos, estará la nueva película de Nanni Moretti, “Santiago, Italia” (2018), documental que se centra en un aspecto concreto sucedido tras el golpe militar contra Salvador Allende: la odisea de los refugiados en la embajada italiana en los momentos inmediatos a la asonada.

También una doble presencia española: “La causa contra Franco (2018)”, de Lucía Palacios y Dietmar Post, estrenada justo cuando en España se reabre la posibilidad de exhumar al dictador de su mausoleo, y “El entusiasmo” (2018), una relectura de la transición política española desde la siempre preterida visión del anarquismo, dirigida por Luis E. Herrero.

foto El proceso
«El proceso» de María Augusta Ramos

El festival contará también con algunas de las óperas primas que se han erigido ya en películas-acontecimiento en el panorama de festivales. Tal es el caso de la rumana “Monsters” (2019), de Marius Olteanu, reciente ganadora en el Festival de Sofía, la iraní “Dresagge” (2018), de Pooya Badkoobeh, y la sueca “Hamada” (2018), acercamiento singular al olvidado pueblo saharaui, con dirección de Eloy Domínguez Serén, detalló Cinemateca.

La Red 21


Relatos extraordinarios: empieza el 37º Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay, y seguimos con las recomendaciones

Por Agustín Acevedo Kanopa

Sinónimos: Un israelí en París (Nadav Lapid, 2019) | Flamante ganadora del Oso de Oro en la última Berlinale, Sinónimos es una curiosa, a veces grave, a veces graciosísima reflexión sobre la puja interna de nacionalidades en los migrantes. Una cámara que por momentos adquiere un pulso frenético y por otros más moroso y adepto a espacios más amplios sigue a Yoav, un israelí que viaja (o más bien escapa) a París queriendo borrar todo atisbo de su antiguo país. Sin embargo, la extraña negación de Yoav (que ni se permite pronunciar una palabra en hebreo, como si quisiera borrar cualquier rastro de su anterior yo en su lengua, y carga un diccionario de sinónimos franceses que lleva consigo para todos lados) también incluye a la ciudad de París, a la que quiere conocer de forma casi metafísica, huyendo de sus más evidentes encantos, como si fuera Ulises atándose al mástil para escapar del canto de las sirenas (cruza diversos puentes evitando mirar el Sena, y se enfrenta a la Catedral de Notre Dame como a un monstruo al que sólo se le puede mantener la mirada pocos segundos; una escena que genera una extraña resignificación tomando en cuenta el reciente incendio). Pero más que nada, lo fascinante de Sinónimos es la novel actuación de Tom Mercier, un personaje que se relaciona con lo francés como Jean-Paul Belmondo se relacionaba con lo estadounidense en Á bout de souffle (Jean-Luc Godard, 1960), y que siempre juega al borde de la imprevisibilidad, algo poco visto en el cine de los últimos años.

Petra (Jaime Rosales, 2018) | Petra tiene todos los ingredientes para ser tanto una tragedia griega como una telenovela. Sin embargo, la ausencia de pathos y los estallidos sordos de violencia que la parten en dos la asemejan más al cine de Michael Haneke, todo con ayuda de una narración episódica no lineal, como un cubo de Rubik en el que cada giro de los personajes termina dando con un nuevo color del desastre. Cuando Marisa, la esposa de un afamado artista plástico, le pregunta a la joven Petra (Bárbara Lennie) qué es lo que busca con su arte, ella le responde “la verdad”. La respuesta tiene un doble fondo porque, por un lado, parece otra más de esas pomposas declaraciones de principios que les gusta proclamar a los artistas, pero también alude a la búsqueda del padre que emprende la protagonista. Sin embargo, lejos de ser un mero subterfugio, el tema de la verdad atraviesa todo el film: una verdad que es dolorosa y que puede ser tan mortífera como sus sucesivos encubrimientos, y que engloba no sólo lo intrincado de los secretos y el entramado familiar, sino también el lugar del arte entre su rapto inspirador y su reproducción industrial, y, casi como un fantasma que crece por debajo, la alegoría sobre el desentierro de cuerpos de las fosas comunes de tiempos del franquismo.

El día que resistía (Alessia Chiessa, 2018) | Una niña y sus dos hermanos menores esperan el retorno de sus padres en una solitaria casa rodeada por un bosque. En un comienzo, todo transcurre plácida y alegremente entre juegos y esa forma algo torpe que tienen los niños a la hora de gestionarse en un mundo sin adultos, pero de a poco vamos viendo cómo el tiempo pasa y los padres no aparecen. Muchas películas seguirían el camino de migajas de esta premisa para hacer hincapié en los artilugios de una historia de supervivencia, pero detrás de la ambientación de época poco clara y de las lejanas referencias a Hansel y Gretel, a El día que resistía la rodea algo mucho más siniestro, casi de terror metafísico, completamente devastador.

La flor (Mariano Llinás, 2018) | Difícilmente haya habido, en la última década de los festivales de cine en Uruguay, una película tan esperada como La flor. De 14 horas de duración (organizada en tres funciones, a proyectarse el martes 23, el miércoles 24 y el jueves 25), toma parte de los recursos narrativos ya esgrimidos en Historias extraordinarias y los lleva a su grado paroxístico. En esa mezcla bien borgeana entre lo experimental, lo metanarrativo y el sencillo placer de las historias de aventuras, a lo largo de su carrera Mariano Llinás ha logrado dar con su peculiar marca de fábrica, conjugando el placer espectatorial casi infantil con reflexiones profundas sobre el artificio de lo narrativo sin que se vea una sola costura en la continuidad entre estos dos elementos. En esa especie de Decamerón argentino narrado a partir de seis capítulos actuados por las mismas protagonistas (con diferentes roles y en historias que, al igual que en Historias extraordinarias, nunca llegan a solaparse de forma explícita), las 14 horas de La flor prometen ser una de esas experiencias que desbordan el contenido cinematográfico, una especie de suceso que, independientemente del resultado final, podrá habilitar el “yo estaba ahí” de muchos de los que acudan a las tres funciones durante el festival.

La Diaria


Programación Completa

También podría gustarte