Juan Caputo: «La programación de Bahía Teatro se piensa federal y diversa»

El Festival Internacional de Teatro se realiza entre el 11 y 19 de Mayo en Bahía Blanca

Por Daniel Cholakian – NodalCultura

Entre el 11 y el 19 de mayo se desarrolla la 14ª edición de Bahía Teatro, festival que permite el encuentro de artistas locales, nacionales y de América Latina, proponiendo un espacio de construcción cultural colectiva a partir de la exhibición de los trabajos, los debates y la apertura de los espacios de reflexión.

El Festival se lleva a cabo en Bahía Blanca, ciudad costera al sur de la provincia de Buenos Aires. Con una actividad cultural muy intensa a partir de un conjunto de colectivos de arte y gestión, la ciudad se moviliza alrededor de este ya tradicional encuentro escénico.

Este año se destaca la presencia del escritor y guionista Pedro Saborido y el artista plástico Miguel Rep, que cerrarán el festival con un trabajo conjunto. Mientras Saborido presente su charla titulada “Humor Político, Bahía Blanca y Sexo”, Rep dibujará en vivo. El espectáculo se realizará el domingo 19 de mayo a las 19 hs. en el espacio de arte El Peladero, en las calles Hernandarias y Remedio de Escalada. Por su parte Saborido dictará el seminario “Cualquiera puede ser creativo” en el que se propone destruir la idea de la creatividad como patrimonio exclusivo del talento natural y el concepto de la creación como atributo “mágico y especial”. El mismo se dictará el sábado 18 de mayo y requiere inscripción previa.

Pedro Saborido y Miguel Rep

Juan Manuel Caputo, director Bahía Teatro, es parte del colectivo de creadores y gestores de la ciudad y desde la creación del mismo, en 2006, convoca de un modo abierto y generoso a participar del mismo. Eso permite que en esa semana se produzcan encuentros, debates, intercambios, muestras espontáneas en espacios abiertos. Esta dinámica permite que sea mucho más que un conjunto de muestras individuales.

“El festival no tiene sede propia, así que los espacios culturales son fundamentales. No pensamos a los espacios como lugares circunstanciales para realizar funciones sino como anfitriones de los grupos que harán sus obras o participarán de las charlas”, sostiene Caputo en una charla con Nodal Cultura. En la misma conversamos sobre esta nueva edición, sobre la potencia estética de aquel teatro que no se ve en la capital argentina, del colonialismo porteño impulsado por la Secretaría de Cultura de la Nación y también sobre el impacto de la crisis económica del país en el festival y en particular la gravedad del cierre del Teatro Municipal de Bahía Blanca.

¿Cómo caracterizarían la programación de esta nueva edición de Bahía Teatro? ¿Hay algunas claves de lectura que permitan atravesar lo que veremos?
Diversa, plural y tan popular como el fútbol… no populista, popular. No hace falta lectura académica, ni lectura social, ni lectura política y mucho menos elitista. El arte atraviesa sin distinción de raza, credo, religión o nivel educativo; trasciende los prejuicios individuales y colectivos; así ayuda a tener una lectura más aguda, y no seguir mandatos o falsas ilusiones que nos imponen directa e indirectamente. El arte es amplio en todo su esplendor. Entretener es lo último que hace, rompe barreras emocionales y estructuras de pensamiento. No hay claves, basta con ser humanos.

El Festival tiene mucho del teatro bonaerense y también de otras provincias que no se ve en la ciudad de Buenos Aires y que, muchas veces por esto mismo, no es tenido en cuenta. Pero es una escena vital que tiene su propia experiencia y su propia búsqueda ¿Qué no ven los porteños y de qué se pierde el país por la centralidad de la capital en la agenda teatral?
Cualquier endogamia se pierde de otras miradas. Capital Federal es tan endogámica que siento que un día de estos van a explotar por su propia retroalimentación! Allá hay mucha influencia de la TV, el cine y el denominado Teatro Comercial, por lo que predomina una forma de hacer teatro: el naturalismo, el metateatro y actuar las didascálicas están  a la orden del día. Pero esto no es lo único que se puede hacer ni significa que el “mejor teatro” esté en Capital Federal como han dicho por ahí.
En el resto del país existen otras formas de creación, otras problemáticas y grandes artistas que le podrían dar vuelta la cabeza a más de uno. Hace poco debatíamos con unos colegas sobre una acción aparentemente federal que impulsa el Ministerio de Cultura de la Nación,  unos cursos gratuitos que se dictarán en todas las provincias del país con reconocidos directorxs, actores y dramaturgxs; lo curioso de esta gran iniciativa es que de 24 artistas, solo 1 es del mal llamado interior, el resto son todos de Buenos Aires, y la mayoría son reconocidos principalmente en Capital, cruzan la Gral. Paz y no se los conoce. En relación con esto podemos hablar de una colonización cultural con una mirada centralista y exitista, que lleva desde Buenos Aires, “lo que está bien” ó “lo que se debe hacer” en artes escénicas al interior del país, como si en el interior no hubiese artistas de la talla de Bartís, Kartún o cualquiera de los que se han elegido para estos cursos.
Me pregunto ¿Qué pasaría si fuese al revés? ¿Qué pasaría si directores, dramaturgos y actores del resto de las provincias irían a dar talleres gratuitos a Buenos Aires? ¿Qué pasaría con el teatro porteño? Arriesgo una respuesta: se horrorizarían los porteños, sobre todo lxs críticxs. Lo sé por experiencias personales y de amigos teatreros. Pasa lo mismo con otros apoyos que salen desde el Ministerio de Cultura de la Nación, si uno observa la distribución de proyectos que se ven beneficiados, el porcentaje más alto siempre es de Capital y algunos pocos de otras provincias; esto no es porque no haya actividad en el resto del país, es por la mirada centralista a la que hago referencia;  lo mismo sucede con los festivales, hay algunos festivales que sobresalen por sobre otros y no por ser “mejores” sino porque en su programación resalta el teatro porteño o sus gestiones están apuntadas desde y hacia Capital.

Fellini Zirkus Boluvard

Es llamativo como se repiten las propuestas, hay un cierto circuito de festivales elitistas disfrazados de abiertos y populares. Creo que en todo esto tenemos responsabilidad los mismos hacedores, pero también tienen una gran responsabilidad los medios de comunicación, no de todos, pero de una parte importante, siempre posando sus miradas sobre los mismos creadores o los mismos festivales, se les da espacio siempre a los mismos y al público siempre le llega la misma información; me sigo preguntando: si sabemos que vivimos en una sociedad centralista y exitista… ¿Por qué todes alimentamos esto? ¿Es más cómodo? En algún momento tiene que empezar a transformarse.
Desde los inicios la programación de Bahía Teatro se piensa federal y diversa, no hay temáticas, ni géneros ni estilos que predominen, siempre buscamos abrir, mostrar un abanico de creaciones que provengan de distintas realidades, creemos que es más rico y nutritivo, en principio para Bahía Blanca pero también es un mensaje al resto del país, queremos aportar nuestro grano de arena y decir que existe vida más allá de la General Paz.

La vida de los centros culturales de Bahía Blanca es intensa. ¿Cómo participan tanto los artistas como los grupos del festival? ¿Qué importancia tienen esos espacios para Bahía Teatro?
El festival no tiene sede propia, así que los espacios culturales son fundamentales. No pensamos a los espacios como lugares circunstanciales para realizar funciones sino como anfitriones de los grupos que harán sus obras o participarán de las charlas. Este año contamos con 17 sedes en total, contando también el Circuito Barrial donde los espacios son no convencionales y las funciones gratuitas. Por el festival han pasado una gran cantidad de artistas locales. La presencia local la defendemos a capa y espada, son quienes sostienen las expresiones de artes escénicas durante todo el año y darle lugar en el festival lo consideramos como un empuje y apoyo a esos esfuerzos de artistas auto gestionados. Este año tenemos una invitada especial: la Comedia Municipal de Bahía Blanca. Cumple 25 años y no podía faltar en la programación. Esta comedia es una de las más importantes del país, realiza dos producciones anuales con un director local y un director foráneo; tiene presupuesto para la producción de las obras y para las contrataciones de actores.

¿Cómo impacta en esta edición el cierre del Teatro Municipal?
Que se cierre un teatro en cualquier parte del mundo impacta negativamente en la humanidad.
Bahía Teatro cuenta con el apoyo de la Municipalidad de Bahía Blanca el cual agradecemos pues sin este apoyo sería muy difícil llevar adelante este festival, que lleva 14 años ininterrumpidos.
Sin embargo no podemos dejar de lado que en un año de crisis, donde el gasto en teatro es de lo primero que se descarta en una familia, con una inflación de más del 40%, con aumentos en todas las áreas, con la moneda devaluada y con los apoyos ajustados en relación al año pasado, no contar con el Teatro Municipal como sede principal del festival nos ha complicado mucho la realización de BT. Para nosotros el Teatro Municipal es la casa central del festival, por lo que este significa en la comunidad. Este año tuvimos que bajar algunas obras de la programación, por cuestiones técnicas y espaciales que nos brindaba este Teatro pero no otros escenarios. Tampoco podemos realizar ninguna mesa de debate o taller en otros espacios del teatro. Perdimos la posibilidad de habitarlo. Es una verdadera pena su cierre, simbólicamente es muy fuerte tener semejante edificio emblemático “cerrado por tiempo indefinido” tal y como anunciaron las autoridades municipales.
El cierre se produjo a raíz de un informe de la Universidad Tecnológica Nacional sobre algunas irregularidades, principalmente con la parte eléctrica del escenario, de acuerdo a las normas de seguridad que han cambiado de unos años a esta parte; se podría haber aprovechado el verano para avanzar en estas cuestiones, ya que el teatro está sin actividades, como ha sucedido en otras oportunidades. Pero no se hizo. El informe no dice que hay peligro de derrumbe o de riesgo en otras áreas del teatro. No se sabe porque entonces se suspenden todo tipo de actividades. En el 2008 con el festival tuvimos que programar funciones en la Sala Payró, porque en la sala mayor estuvieron refaccionando el foso por completo y tuvieron que agregar columnas abajo del escenario. Esa fue una obra muy grande, pero el teatro se mantuvo abierto y funcionando como el polo cultural que es y debe seguir siendo.
Los artistas bahienses amamos ese teatro, queremos que esté en las mejores condiciones  pero no lo queremos cerrado sin plan de obra y sin plan de contingencia para los artistas que realizan sus actividades allí, que por cierto son muchísimas. Se presentan espectáculos, se dictan talleres, se realizan festivales de danza, música, circo, teatro, hay charlas, encuentros, paseos y mucho más. Esperamos se resuelva lo antes posible esta situación.

La Compañía de arte contemporáneo Pseudónimo Cia (Chile) presentará «Ejercicio 3. El encuentro» el sábado 18

¿Qué significado tiene en esta edición la participación de Pedro Saborido en el festival?
Una alegría y un honor enorme. Pedro Saborido es una persona extremadamente creativa y sus propuestas son muy teatrales, aunque el formato en que las presente sea la TV; Tato Bores y Peter Capusotto dan cuenta de lo que digo. Estará brindando junto a Miguel Rep que dibujará en vivo una charla titulada “Humor Político, Bahía Blanca y Sexo”; Pedro también dictará un taller de escritura creatividad, el mismo pidió que sea accesible por los tiempos que estamos viviendo, aun sabiendo que puede haber gente que pague un precio alto para tomar su taller. Estamos muy contentos de poder compartir esta nueva edición con estos dos grandes como son Miguel Rep y Pedro Saborido, de seguro no pasarán inadvertidos en la historia de Bahía Teatro.

También podría gustarte